Cómo elegir toallas para el baño (más allá del precio)

Foto: Denny Muller.

Suaves, turgentes, más delgadas o confeccionadas con técnicas conscientes. La variedad de este indispensable utensilio es más amplia de lo que comúnmente sabemos, y los materiales o el tipo de confección pueden cambiar mucho la experiencia posterior a una ducha. Aquí una guía de orientación.




La experiencia de una buena ducha o baño de tina se eleva —o se desploma— dependiendo de la calidad de la toalla que nos reciba. Hay toallas que son tan suaves y frondosas que incluso una ducha fría en invierno puede terminar haciéndote sentir cómoda si te arropas en ella. Mientras que otras, ya sea porque son viejas o de mala calidad, que apenas entran en contacto con tu piel se sienten como una lija o un trapo que pronto se humedece, capaz de arruinar todo lo grato que fue el baño.

Una buena toalla debe siempre cumplir su objetivo principal: secar lo suficientemente bien. Pero a su vez también debe tener otros atributos, como sentirse bien al contacto con la piel y ser resistente, como para que dure por varios años.

¿Cómo saber que una toalla logrará esas cosas solo al tocarlas en una tienda? Fijándose en algunas de sus características y siguiendo los siguientes consejos.

Según su material y composición

Detalles como la tela son vitales en la elección de una toalla. El material, las fibras, la densidad y cómo se tejió pueden afectar el resultado final. Lo mejor para escoger una toalla es guiarse por la experiencia de tacto: es así como puedes comprobar si la toalla es lo suficientemente suave para tu piel.

Sin embargo, hay que estar alerta. Al menos en The New York Times adviertieron que “los fabricantes agregan suavizantes para hacer que las toallas nuevas sean más esponjosas, por lo que es difícil saber cómo se siente realmente una toalla hasta después de haberla lavado varias veces”.

“Las toallas de fibra más larga y de torsión más baja son las más absorbentes”, aseguran en Apartment Theraphy. Teniendo esto en cuenta, a continuación un listado de los diferentes materiales que podemos encontrar en el mercado.

Algodón

Hay varios tipos de algodón, pero ya con que tenga un alto o completo porcentaje de él garantiza un mínimo de calidad. Entre dos toallas de algodón, ¿cómo saber cuál es mejor? Por la longitud de sus fibras. Mientras más fina y larga estas sean, más capacidad de secado y mayor confort entregará la toalla.

Otro atributo es su peso: entre más pesadas sea la toalla, significa que tiene más fibras y de mayor longitud, por lo tanto secará mejor.

Toalla Fabrics Sábana 700g 100% algodón 90x180cm


Algodón egipcio

Es uno de los materiales de lujo en el mercado, porque la materia prima y sus métodos de abastecimiento son minuciosamente seleccionados. Por lo mismo, las toallas hechas con él son muy codiciadas, puesto que entregan un secado ultrasuave y superabsorbente.

Algodón turco

Más conocidas como foutas, las toallas de algodón turco son duraderas y tienen fibras extralargas que además se secan muy rápido. Eso sí, son mucho más delgadas que las toallas tradicionales, por lo que no necesariamente serán del gusto de todos.

Fouta Homewell 100% algodón 180X90Cm


Algodón orgánico

La particularidad de este algodón está en la forma en que se cultiva, libre de pesticidas y fertilizantes artificiales. Además es cosechado a través de un sistema de comercio justo y luego la toalla es fabricad sin químicos tóxicos o dañinos.

Microfibra

Compuestas de fibras sintéticas superfinas, a menudo con poliéster, las toallas de baño de microfibra son conocidas por su durabilidad y textura extremadamente suave. Comúnmente utilizadas para ir al gimnasio por sus propiedades de secado rápido.

Toalla microfibra ultracompacta Nabaiji 110x175cm


Lino

Otra fibra natural, pero un poco más desconocida en el ámbito del baño. El lino tiene la propiedad de absorber el agua más rápido y es menos probable que la tela se enmohezca porque es naturalmente antimicrobiana y transpirable. Puede ser una buena alternativa para el verano.

Toalla Harmony Java Celadon 100% lino


Bambú

Una opción ecológica son las toallas de bambú, suaves y absorbentes, aunque pueden tardar un poco más en secarse en comparación con otros materiales.

Recicladas

Una variante aún más sustentable es el de la marca Wild Lamas, cuyas toallas se fabrican en un 64% con poliéster proveniente de botellas plásticas recicladas. Son muy recomendables para el secado del pelo o para ir al gimnasio, porque tienen una capacidad de absorción muy alta, además de ser extremadamente livianas.

Toalla de microfibra reciclada Wild Lama 70x150cm


Según forma de fabricación

Ya hablamos de telas, pero el mundo de las toallas no se resume solo a materiales: la manera en la que está confeccionada también tiene una incidencia importante en su rendimiento.

Algodón peinado

Antes de tejer el algodón, se peina para eliminar los desechos y los hilos más cortos. Es así como el resultado son hebras finas y largas que tienen un efecto suave.

Terrycloth (o rizada)

Esta es una de las más vistas en los baños de los hoteles. Están generalmente confeccionadas en base a algodón, por lo que son absorbentes y suaves. Son conocidas como las toallas rizadas, ya que sus hebras son mucho más apretadas que las tradicionales. Como este modelo John Lewis, de 90x165, que es 100% de algodón egipcio y pesa 700 grs.


Tejido de waffle

Son las toallas que tienen un patrón cruzado, similar al de un panqueque waffle. Tienen una buena relación precio/calidad, puesto a que son absorbentes, se secan rápido y no son costosas. Algunas son de mezcla de algodón con poliéster. Son más “aireadas” que las terrycloth, por lo que son una buena alternativa en caso de que tengas un baño con poca ventilación o vivas en un lugar húmedo. Este modelo fue producido utilizando menos agua, por lo que su confección es más consciente con el medio ambiente.

Toalla waffle Zara Home 90x150cm


Fibras de torsión cero

Se compone por algodón de fibra larga tejido sin torsión. Esto crea un producto más ligero y suave, pero que sigue siendo igualmente absorbente.

Algodón hilado en anillo

Se usa una combinación retorcida de fibras cortas y largas, que da como resultado un hilo fino pero duradero. A su vez, el algodón hilado en anillos entrega una sensación de suavidad digna de lujo. Por eso también son algo más caras.

Toallón de baño The Rack Store 100% algodón hilado en anillo 650g 101x203cm


¿Tiene incidencia el peso? Sí

Cuando vitrineas toallas online, te podrás dar cuenta que muchas veces en sus fichas incluyen el peso. Eso sí, este detalle pasa muchas veces desapercibido, como si fuera una característica que no debería importarnos. Pero no, resulta que es muy relevante.

La densidad de la toalla es algo así como el equivalente de la cantidad de hilos en las sábanas. “La densidad de los bucles y el grosor de los hilos determinan el peso total de una toalla”, acuñan en Apartment Theraphy, por lo que “cuanto más pesado es el hilo y más cercanos están los bucles, mayor es el peso de la toalla”.

El rango estándar es entre 300 y 900 gramos por metro cuadrado (GSM en inglés); cuanto menor sea el recuento, más ligera será la toalla.

Que una toalla tenga bajo 300 de GSM no significa necesariamente menor calidad, pero sí menos esponjosidad. En general, ese peso tienen las toallas de secado rápido, como las que se usan para ir al gimnasio.

Si estás buscando una toalla que te haga sentir como en el spa de un hotel, debes buscar desde 800 GSM hacia arriba.


El tamaño

Esto es cosa de gustos o de estados del momento. Las toallas de baño estándar cubren desde los hombros hasta más arriba de las rodillas, entre 68x132cm y 76x142cm.

Sin embargo, hay tamaños más grandes, como la Toalla sábana, que ofrece más superficie, de manera que puedes envolverte como un burrito. En general, estas toallas son de 88x152cm y 100x177cm.

Intenta combinar con el look de tu baño

Cuando estás en el espacio de toallas de una tienda, los colores presentes pueden llegar a abrumarte y muchas veces la decisión de compra se basa en relación al gusto del momento. Pero lo sensato es pensar en los colores del baño en cuestión.

Las toallas blancas son la opción más clásica, seguramente porque combinan con la mayoría de los baños. Son más fáciles de mantener, puesto a que se pueden desinfectar con cloro o agua caliente, sin preocuparte ante una eventual decoloración. Se pueden blanquear, pero se debe tener cuidado ya que a veces pueden poner amarillentas manchas de sudor u de otras procedencias.

Compra de a una

Nadie sabe bien lo que le gusta hasta probarlo, algo aplicable por supuesto al mundo de las toallas, donde no solo la apariencia sino que tu experiencia es la que debe definir a la indicada. Es por eso que varios sitios especializados recomiendan buscar los atributos que tú quieres e ir comprando de a una toalla y con distintas marcas. De esta forma, puedes encontrar la toalla que andabas buscando hace rato, y no tener el clóset lleno de toallas que no te interesa usar.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 6 de abril de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.