Emociones, sueños y risas: grandes libros infantiles para regalar

Ilustración: César Mejías

En la monotonía del encierro, los libros cobraron un merecido protagonismo y pueden ser una gran opción para obsequiar en el Día del Niño. Libreras y editoras recomiendan algunos títulos ideales para estos días, donde la energía está acumulada y los sentimientos un poco confundidos.




Al Día del Niño —como al de la Madre o el del Padre— se le puede discutir su origen comercial o sus intenciones meramente consumistas, pero en este monótono y enclaustrado invierno, sin ver a familiares ni amigos, prohibidos los paseos al parque o a la plaza, la fecha funciona como una pequeña luz de esperanza para los más chicos, quizá la única que puedan tener actualmente en el horizonte.

Pero no cualquier regalo funcionará muy bien. ¿Una pelota de fútbol para que la chuteen en el pasillo? ¿Un monopatín para dar vueltas alrededor de la mesa de centro? Los libros, que siempre han sido un gran obsequio, hoy pueden tener un nuevo protagonismo, precisos no solo para encaminar el sueño con una buena historia sino también para identificar y expresar emociones, ahora mismo tan confundidas y alborotadas en adultos y niños.

Tres libreras —Clara Molina, de Librería MilAires, Francisca Silva, de Alapa, y Paula Fontaine, de Ulla Books, donde también es editora— recomiendan algunos títulos que invitan a explorar los sentimientos y también a salir, aunque sea por un rato, de este interminable letargo.

¡Un virus con corona salió a pasear! (Cuentos para crecer, 2020)

Escrito por Sofia Chas.

Aunque a la fuerza todos hemos comprendido cómo actúa y de qué forma debemos protegernos del coronavirus, para los niños puede resultar todavía confuso y enredado: los padres se lo explican de una forma, la tele de otra, llega información por redes sociales y alguien dice algo por WhatsApp. “En este contexto”, dice Clara Molina, “la escritora Sofía Chas y múltiples ilustradores crearon el novedoso libro ¡Un virus con corona salió a pasear!, donde se puede aprender el origen de la pandemia, las formas de contagio y prevención, los objetivos del aislamiento social y la espera del retorno a la rutina, entre otras aristas, conectadas de forma creativa y entretenida. Un cuento que servirá de testimonio para muchas generaciones”.

(En MilAires se realiza el pedido directamente por su WhatsApp)


¿Cómo te sientes? (Kalanadraka, 2012)

Escrito e ilustrado por Anthony Browne.

El inglés Browne, una superestrella de la literatura infantil, presenta una vez más a sus clásicos chimpances, esta vez reflexionando sobre las emociones. En sus páginas, dice Francisca Silva, de Alapa, pasan retratados los gestos de “diferentes situaciones que pueden suceder en el día a día de los niños: hay primates aburridos, solos, preocupados, confiados, enfadados, tristes, culpables, avergonzados o alegres. Es un libro abierto, que da una gran libertad para ser leído y, de pasadita, hablar sobre lo que los niños sienten o les pasa”.


El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza (Beascoa, 2015)

Escrito por Werner Holzworth e ilustrado por Wolf Erlbruch.

“En esta época de cuarentena, en que los niños pequeños perciben con sus antenas que algo no anda bien, recomendaría libros que los hagan reír a carcajadas”, dice Paula Fontaine, de Ulla Books, librería y editorial especializada en literatura infantil. Y según ella, hasta los 5 años no hay nada que le dé más que los temas escatológicos: “hablar de caca, pipí, poto y peos es irresistible”. Este ya es un clásico, publicado en Alemania hace más de treinta años y que hoy se sigue imprimiendo en docenas de idiomas. “Su estilo repetitivo, las onomatopeyas para imitar el ruido de las cacas de los diferentes animales al caer y un final levemente vengativo son ingredientes que no fallan: los niños querrán que se los lean una y otra vez”. Otro libro que Fontaine sugiere sobre este oloroso tema es El pedo más grande del mundo.


¡Estoy muy enfadado! (Beascoa, 2020)

Escrito por Begoña Ibarrola.

Escrito e ilustrado por la española Begoña Ibarrola, este tomo de cuentos es protagonizado por niños y niñas que se enojan cada vez que se enfrentan a la frustración. Pero su gracia, dice Clara Molina, de MilAires, es que “aquí encontraremos el remedio para salir del enojo y echarlo fuera de nosotros. Luego de tanto tiempo de encierro, nuestros niños han manifestado muchas emociones, algunas incluso desconocidas por ellos mismos. Con estos cuentos, más de alguno o alguna se sentirá identificada”.


Las emociones (Edelvives, 2019)

Escrito por Alice Le Hénand e ilustrado por Thierry Bedouet.

Este título interactivo forma parte de la colección Soy mayor, que aborda los primeros actos y vínculos sociales de los niños y niñas con su entorno. “Las emociones”, dice Francisca Silva, “nos muestra situaciones cotidianas que pueden ser identificadas con sentimientos que brotan, como una pena, el rechazo a una comida, la alegría ante la novedad, un temor a lo desconocido o un grito enojado”. El libro tiene lengüetas que ayudan a mostrar dos caras —la positiva y la negativa— de una misma escena. “Recomiendo que la lectura sea mediada por el adulto, para que así dialogue con el niño o niña y se pueda entender esta dualidad”.


¡Vale, buenas noches! (Andana, 2016)

Escrito por Jory John e ilustrado por Benji Davies.

El insomnio, un problema que muchos creen exclusivo de los adultos, también está afectando a los niños. “Muchos están con dificultades para dormir”, apunta Paula Fontaine. “Para ayudarlos a relajarse y dejar venir el sueño, también hay varios libros”, dice. Uno de ellos es este cuento, escrito por el multipremiado autor norteamericano Jory John. “Trata de un pobre oso que solo quiere dormir, pero su amigo Pato, con su entusiasmo y sus ideas de cosas para hacer, no lo deja”. Un verdadero libro para la hora de acostarse.


¿De qué color es un beso? (Algar Editorial, 2015)

Escrito e ilustrado por Rocio Bonilla.

El éxito mundial de El monstruo de colores, el cuento en el que una criatura atormentada ordena sus emociones según distintos tonos, ha dado pie a muchas otras historias donde se juntan los sentimientos con los colores. En este caso, Minimoni, una curiosa niña, intenta definir el color que podrían tener los besos. “Es un precioso cuento ilustrado que nos permite hablar de las emociones. ¿Qué sentimos cuándo damos besos? ¿Con qué color podemos definir esa emoción?”, dice Clara Molina.


La campeona mundial de mantenerse despierta (Bárbara Fiore Editora, 2019)

Escrito por Sean Taylor e ilustrado por Jimmy Liao.

Siguiendo con los cuentos sobre somnolencia, este es un exitoso título ilustrado por Jimmy Liao, uno de los artistas más prestigiosos del rubro infantil. “Aquí”, explica Paula Fontaine, “una niña con su imaginación hace todo lo posible por lograr que sus peluches se duerman. La gracia es que no es un niño el que no quiere o no puede dormir, sino que son los peluches. Los dibujos, además, son geniales”.


El árbol de los recuerdos (Nube Ocho, 2013)

De Britta Teckentrup

Con el coronavirus nos hemos visto obligados a hablar de la muerte, un tema con el que no todos se sienten muy cómodos. “Este cuento toca ese delicado asunto, pero desde la tristeza o la lamentación, sino desde su aceptación, de forma natural y llena de esperanza”, dice Clara Molina. La historia la protagoniza Zorro, un animal ya viejo pero que ha tenido una vida larga y feliz. Muy cansado, se retira a su lugar favorito del bosque, contemplándolo por última vez antes de cerrar los ojos para siempre. Búho, que lo ha visto todo desde el árbol, al igual que el resto de los animales baja para acompañar a su amigo. Aunque sabe que su hora ha llegado, no puede evitar estar triste. “A medida que se alimentan de recuerdos”, agrega Francisca Silva, “la memoria se hace más fuerte, y en su lugar brota una planta que crece fuerte y se vuelve guarida para otras especies del bosque”.


Corazón de Melón, ¿Qué sientes cuando sientes? (Editorial SM, 2016)

Escrito por Joyce Courbis e ilustrado por Carles Ballesteros

Sin duda una de las mayores riquezas que tenemos son nuestras emociones y en este contexto mundial donde los niños pueden no entender en profundidad lo que ocurre y lo que sienten, este libro es una invitación a detenernos en cada emoción y generar espacios para que nuestros hijos e hijas puedan navegar en este del mundo de sentir. A través de un lenguaje poético nos permite de una manera concreta, posicionar al niño o la niña con colores y sensaciones corporales que los estimulan a dilucidar lo que sienten.

«Soy Melón!!!

Un muñeco particular,

Y te ayudo a explorar.

Ubicando el corazón,

Donde sientes cada emoción..»


*Todos los precios de los productos de este artículo están actualizados al 5 de agosto de 2020.

Comenta