Lavadora y secadora 2 en 1: ¿valen la pena?

Las aman o las odian. Quizás, tienen más detractores que admiradores, pero sus usuarios, cuando las defienden, lo hacen con razones de peso.




Cuando las inversiones son en productos de línea blanca, he aprendido que es mejor no hacerlas a tontas y a locas. Lo ideal es investigar, preguntar, tomarse un tiempo si es posible y, después, comprar.

Tras varios años de vida útil, mi lavadora está muriendo. Probablemente tenga arreglo pero, como además no tengo secadora, decidí aventurarme en el mundo de las 2 en 1: lavadoras con secadoras incorporadas.

Hasta que una persona cercana se compró una, solo había escuchado malas referencias sobre ellas, pero me dijo que se había llevado una buena impresión. Como no quiero desperdiciar la inversión —digámoslo: baratas no son—, decidí investigar cómo les había ido a quienes tenían una o por qué algunos preferían la versión por separado.

Lo primero que hice fue preguntar por redes sociales, donde recibí buenos y malos comentarios. Lo que supe reconocer es que a los usuarios de estos electrodomésticos les molestan esencialmente tres cosas: uno, el problema nunca es el lavado; dos, se demora mucho en secar; y tres, que la ropa les sale húmeda. Me llamó la atención, eso sí, que la fanaticada de estas 2 en 1 reconocía esos defectos, pero sin embargo seguía viendo a las lavadoras-secadoras como un artefacto positivo. Así que decidí avanzar con mi investigación.

Lo segundo fue hablar con personas que supieran mucho sobre el funcionamiento de estas máquinas. Y hablé con dos expertos de reconocidas marcas: Pamela Castro, experta de línea blanca de LG, y Leonardo Martínez, master trainer de Línea Blanca en Samsung. A ambos les planteé las dudas que surgieron entre quienes me escribieron, además de comentarles las opiniones que había leído en páginas de recomendaciones gringas.

Conclusiones de la investigación:

1. Hay diferencias importantes entre una secadora tradicional y una 2 en 1

Leonardo Miranda, de Samsung, me explicó algo fundamental: aunque ambas secan, son dos tipos de secadoras distintas, con diferentes funcionamientos.

-Secadoras de evaporación o evacuación: Son las clásicas individuales. ¿Cómo funcionan? Toman aire del exterior, que luego pasa por un proceso que lo calienta. Una vez caliente, pasa al interior del tambor, donde se encuentra la ropa mojada. Ahí se carga de humedad y se expulsa al exterior a través de un tubo. Para instalar este tipo de secadoras, es necesario que haya una salida al exterior donde poder colocar el tubo de expulsión del aire húmedo.

Suelen ser más baratas, lo que es una gran ventaja, pero significan a su vez un mayor consumo energético y la cuenta de la luz será más cara. Prácticamente todos los modelos incorporan una gran variedad de programas para secar distintos tipos de tela; sin embargo, al dejar más seca la ropa, también pueden dañarla más.

-Secadoras de condensación: Las que vienen incluidas en las 2 en 1 son modelos de condensación. ¿Qué significa esto? En este caso, el aire se calienta, como nos explica el experto de Samsung, a través de un calefactor eléctrico, convirtiendo la humedad en vapor de agua que, cuando esta se enfría, se recoge en un depósito que hay que vaciar periódicamente (en algunos modelos). Algunas secadoras de este tipo ofrecen la posibilidad de sustituir el deposito de agua por la opción desagüe, que se puede conectar a la salida de agua de la lavadora, evitando de esta manera el tener que vaciarlo constantemente.

2. Respuesta a las dudas más comunes:

-Se demora mucho: La mayoría de los usuarios de este tipo de electrodoméstico criticó la tardanza en secar. ¿Por qué ocurre esto? Justamente por algo que explicamos recién: porque calientan el aire con un calefactor eléctrico que suele tardar más. Leonardo Miranda lo explica así: “imagina que esto por dentro es como un secador de pelo donde tienes dos modos, uno de bajo consumo, que seca más lento y que no te quema el pelo; y otro, de alto consumo, que seca rápido y te daña el pelo”.

-La ropa sale húmeda: Efectivamente, sale húmeda. Según Miranda, con un 3 por ciento de humedad es la cifra con las que las 2 en 1 de Samsung dejan tu ropa. ¿Por qué pasa eso? Simple, por dos razones: la primera, para cuidar la ropa. Volvemos al ejemplo del secador de pelo: ropa completamente seca significa menos durabilidad de las telas, así como el pelo con secador ultra caliente queda dañado. La segunda razón, sistema antiarrugas: con ese 3 por ciento de humedad la ropa sale menos arrugada. Además, es un porcentaje que se evapora rápidamente con solo dejar la ropa afuera unos minutos.

3. Los errores más comunes

De la conversación que tuvimos con Pamela Castro, de LG, descubrimos que la gente comete muchos errores al utilizar estos artículos 2 en 1, pero también al usar lavadoras y secadoras por separado.

-La carga de ropa debe ser según el secado y no el lavado: Estas máquinas especifican los kilos de ropa que puedes lavar y secar. Por ejemplo, algunas dicen 12/9 kilos, lo que significa que puedes lavar hasta 12 kilos de ropa y secar 9. Sin embargo, “siempre hay que meter la carga de ropa pensando en el peso del secado, no del lavado”, aclara Pamela. Además, a la ropa que secamos debemos sumarle el peso del agua.

-Peso no es lo mismo que capacidad: Leonardo Miranda aclara este detalle que es fundamental a la hora de meter una carga, y que está estrechamente relacionado con el punto anterior. El límite de la capacidad de llenado del tambor no significa que llegaste al peso máximo, puedes incluso haberlo sobrepasado. Lo que no hay que exceder es la capacidad de volumen, no de peso. Y lo que ocurre es que las secadoras de condensación necesitan espacio dentro del tambor para poder hacer su trabajo. Por eso, muchas veces la ropa sale literalmente mojada, precisa Leonardo. Un tambor lleno de ropa demora muchísimo más en secar que uno que tiene espacio. Además, se gasta mucha más energía intentado secar una carga gigante, que dos cargas más pequeñas. Para que se hagan una idea, debe quedar al menos un 20 por ciento del tambor libre.

-No leen las etiquetas: Esto es un clásico: la gente no le toma importancia a las instrucciones de las etiquetas de sus prendas, nos cuenta Pamela Castro. A pesar de que, por ejemplo, las lavadoras y secadoras 2 en 1 de LG prometen reducir un 18 por ciento el desgaste de la ropa, explica ella, se siguen metiendo telas no aptas para el secado o el lavado en las máquinas y estas terminan estropeadas. La recomendación es siempre leer las instrucciones de una prenda nueva para saber cómo tratarla. Además, las telas hoy han cambiado su calidad, concuerdan Pamela y Leonardo, y la gente se queda con la experiencia —a veces traspasada por generación en generación— de telas anteriores. La recomendación es no cortar la etiqueta o, al menos, leerla antes de hacerlo.

-Mezcla de telas: Tampoco se le da la importancia que tiene a la separación de las cargas. Un polerón o unos jeans no necesitan el mismo tiempo de secado que una polera o una camisa, tampoco el mismo lavado quizá. Los calcetines y la ropa interior tampoco. Por eso el secado debe pensarse separando telas, es mucho más práctico y tu ropa durará mucho más.

4. Cómo lavar y secar

-Separando cargas en: telas, ropa blanca y color, suciedad y temperatura del agua, dice Leonardo Miranda, de Samsung.

-Cargar la máquina pensando en el secado, no en el lavado.

-Consejo: poner los pantalones siempre con el cierre arriba, para evitar que otras telas se enganchen.

-No exagerar con el detergente, leer siempre instrucciones de cantidades. Más detergente no es sinónimo de mejor lavado.

-No exagerar con el tiempo de secado. La ropa durará más y estará menos arrugada si no queda ultra hiperseca.

¿Por qué debiese elegir este modelo 2 en 1?

Una de estas máquinas 2 en 1 no son para todos. Acá te dejamos algunas razones por las cuales sí debieses tener una:

-Si tengo poco espacio en la casa. Ideal para los que viven en departamentos pequeños o con logias reducidas.

-Si en mi casa no somos muchos. Si son dos, tres o cuatro personas, la cantidad de lavados semanales son pocos. No es necesario que una lavadora y una secadora funcionen todos los días. Si uno se organiza bien, basta con lavar unos 3 días a la semana.

-Si eres de los que —en condiciones normales, por supuesto— nunca está en la casa, una 2 en 1 es perfecto para olvidarse del problema de cambiar la ropa de máquina.

-Porque son ahorradoras. Se demoran, son lentas, pero gastan menos.

Recomendaciones

Para familias pequeñas —o un poco más grandes también—, acá dejamos algunos modelos que, según nuestras investigaciones, son buenos. Recuerden siempre seguir las instrucciones que les dimos anteriormente. Buscamos los precios más convenientes para dejarles la mejor oferta.

Lavadora secadora Samsung 10,5/6 kilos


Lavadora secadora LG 11/7 kilos


Lavadora secadora Midea 13.5/10 kilos


Lavadora secadora Samsung 22/13 kilos

Comenta