Reseña | HP Omen 16: una sobria bestia gamer

⭐⭐⭐⭐★

Este modelo, de la línea de computadores gamers de HP, resume con elegancia y sencillez todas las necesidades que puede llegar a tener un videojugador exigente. Aunque su pantalla podría haber sido mejor, en el resto solo deslumbra, sin excesos ni estridencias.




El mercado de los laptops para gamers, si bien es de nicho, resulta excepcionalmente importante para un fabricante de computadores. Mal que mal, estos aparatos son la excusa perfecta para armar la máquina más poderosa posible y desde todo punto de vista, ya que eso es precisamente lo que demanda un videojugador exigente: poder crudo y sin límites.

Por ende, todo esfuerzo experimental que intente ir más allá computacionalmente (procesadores, tarjetas gráficas, enfriadores, batería, pantalla, etc.) se plasma en estos aparatos, donde nada parece ser excesivo y todo añadido es bienvenido. Por lo mismo, usualmente están en la parte más alta de la lista de precios.

Es interesante constatar que, últimamente, casi todos los grandes fabricantes de computadores en el mundo poseen sus submarcas específicas para este público. Estas suelen tener un gran arrastre entre los usuarios, como si de equipos deportivos se tratara, incluyendo comunidades específicas de fanáticos y foros de discusión sobre los modelos y las mejoras anuales que se van realizando. Es todo un mercado que va mucho más allá de la venta final.

En el caso de HP, uno de los mayores fabricantes de computadores del planeta, su submarca gamer es Omen. Fue creada en mayo del 2016, y poco a poco la división fue creciendo hasta transformarse en una pieza fundamental de las líneas de negocio de HP. Para confirmarlo, el 2021 adquirieron HyperX, la división de accesorios gamer del fabricante de memorias Kingston, lo que solidificó aún más el compromiso con el mundo de los videojuegos.

El HP Omen 16 es el último modelo de la marca. Balanceado, sobrio, potente y funcional, es una muy buena máquina para correr videojuegos, dependiendo de la configuración. En términos estructurales, el equipo sigue siendo el mismo que sus antecesores; las principales novedades están en la actualización de sus componentes.

Especificaciones técnicas:

  • Tamaño: 369.32 mm x 247.90 x 22.61 mm
  • Peso: 2,32 kg
  • Pantalla: LED Full HD (1920 x 1080) IPS de 16,1″ (40,9 cm), 300 nits
  • Tasa de refresco: 144 Hz
  • Procesador: Intel Core i7-12700H
  • Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce RTX 3060 (6GB GDDR6)
  • Memoria: 16GB RAM DDR5-4800
  • Almacenamiento: 512GB / 1TB PCIe NVMe M.2 SSD
  • Batería: 83 WHr (Hasta 8 horas)
  • Conectividad: Intel Wi-Fi 6E AX211, Bluetooth 5.2
  • Puertos: 1 HDMI 2.1 / 3 USB-A / 1 USB-C / 1 MicroSD / 1 entrada audio jack 3.5mm / 1 Ethernet
  • Sistema operativo: Windows 11 Pro (Home Edition)

Unboxing: sobriedad es el juego

El embalaje, en comparación con la competencia, no destaca demasiado. Es blanco, con el logo de la marca a los costados y una manilla plástica para transportarlo. Una vez abierta la caja, tenemos el computador (envuelto en una tela con la marca), las guías de papel obligatorias —entre otras cosas, ahí viene el año de garantía— y una caja lateral con los componentes, cables y accesorios respectivos. Nada del otro mundo, aunque sí reconocemos un gran y buen detalle: incluye mouse.

En general, el look del computador no dista mucho de otros similares. Lo más interesante, en ese sentido, son algunas pequeñas diferencias o innovaciones, como acentos de color en los bordes o alguna tecla especial en el teclado, y que hacen que la esencia misma de la marca esté reflejada en el producto.

No se aprecian, eso sí, elementos llamativos que resalten: no hay juegos de luces ni inscripciones, pero eso también es un punto de sobriedad que muchos usuarios, seguro los mayores, sin duda van a valorar. El Omen 16 es elegante, clásico en su diseño, maduro incluso. Y tiene su peso al levantarlo: más de dos kilos.

Podríamos decir, incluso, que no destaca mayormente: construido de aluminio y plástico rígido reciclado en color negro, sólo destaca el reflejo de un diamante en el centro, junto a la inscripción de la marca.

La clave de su diseño, en realidad, está en la disipación de aire. Al momento de abrirlo y de ver más de cerca sus costados, se aprecia claramente la intención de que el aire circule lo más y mejor posible entre sus piezas internas. También se aprecia un sobrio “16″ marcado en la parte inferior del teclado, en el descanso de la palma. Es un bonito detalle, que le agrega estilo y personalidad, nuevamente sin atraer demasiado la atención.

Cómodo teclado y gran conectividad

Lógicamente, el teclado mecánico posee su propia luz y sistema RGB, para quienes quieran personalizarlo con más color. Pero no viene por defecto, salvo las teclas direccionales, apartadas del QWERTY; bien al mantener esa esencia de austeridad. Aparte de eso, la experiencia de tecleo fue muy agradable, con un buen espaciado y suavidad al presionar cada tecla. El trackpad, por su parte, es notoriamente amplio, incluso para estándares de esta categoría. Muy cómodo.

Al costado izquierdo nos encontramos con una entrada USB-A y la entrada para un puerto de red Ethernet. Por el medio, notamos tres entradas y salidas de aire escalonadas, mientras que en la parte inferior hay una entrada de audio jack de 3.5 mm (la tradicional) y un puerto para tarjetas microSD.

Por el lado derecho tenemos dos puertos más USB-A y las respectivas ventanas de ventilación, además de una entrada Thunderbolt/USB-C multipropósito, un puerto HDMI 2.1 (ideal para videojuegos) y la toma de corriente. Me gusto eso: una muy buena variedad de puertos para accesorios y correctamente distribuida.

En resumen: en un mundo donde el computador más colorinche suele ser el que más destaca, el Omen 16 viene a decirle a la competencia que la sobriedad ha llegado al juego.

Pantalla discreta pero gran rendimiento

Vamos a la pantalla. Estamos frente a una muy bonita pantalla de 16,1 pulgadas, que tiene a su alrededor un marco más bien grueso para mi gusto. No es OLED, que ya viene siendo el estándar de la industria, pero es LED Full HD, y alcanza buenos niveles de brillo y contraste. La verdad, en este aspecto HP podría habérsela jugado con un display algo más atractivo.

Durante las semanas que pudimos utilizar la unidad, la experiencia de uso fue bastante buena, principalmente desde el punto de vista funcional. No hubo problemas de software ni recalentamientos. Lógicamente, con un chip Intel Core i7 de 12ª generación, más la tarjeta gráfica (una potente y más que suficiente GeForce GTX 3060) y los 16 GB de RAM, todo corrió sin contratiempos.

Por supuesto, la experiencia con videojuegos fue muy buena, alcanzando niveles muy altos y hasta máximos en gran parte de los títulos con los que fue probada, especialmente en la versión para PC del Spider-Man, original de PlayStation 5. El juego corrió sin dificultades, con una aceptable cantidad de cuadros por segundo: se nota su generosa tasa de refresco de 144 Hz.

El laptop además viene con el Omen Gaming Hub, un programa que está muy bien a la hora de personalizar o tunear la experiencia de juego de manera más específica. En él se puede generar una biblioteca de juegos —para acceder directamente a cada título—, encontrarse con amigos y contactos para jugar en línea y, lo más importante, optimizar el computador para que rinda de la mejor forma posible.

El sonido es entregado a través de dos altavoces estéreo con sistema Bang & Olufsen, que tienen la suficiente potencia y claridad para poder escuchar claramente al protagonista del juego como también los sonidos de fondos, como disparos, explosiones, efectos sonoros climáticos o música incidental.

Veredicto Práctico

A diferencia de muchos laptops que hacen gala de luces y silbidos, el Omen 16 es una sólida y sobria alternativa para quienes busquen poder —incluso hay márgen de mejoras— y buen diseño, con hartos puertos de conectividad, pero sin llamar demasiado la atención.

Puntos en contra son su cámara frontal —solo es HD, con 720p de resolución— y su pantalla —que no es OLED. Pero fuera de eso, es una gran máquina. Y si queda corta, es un buen punto de partida para ampliar la casa gamer.

Además, el detalle de que su diseño es más bien sencillo, por no decir adulto, y un precio que no se eleva por las nubes —considerando todo lo que trae dentro—, el Omen 16 es una estupenda alternativa para quienes quieran aventurarse, sin problemas de performance o potencia, en el mundo del gaming portátil. Y con discreción.

Nota: ⭐⭐⭐⭐★


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 10 de enero de 2023. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.