Argentina en sus horas claves

En las próximas semanas entraremos en tierra derecha a las elecciones presidenciales en Argentina (y de otros cargos, entre ellos la de gobernador de Buenos Aires). Un anticipo de éstas será lo que pase el 11 de agosto, donde se realizará un buen ensayo general, con las elecciones primarias (PASO).



En las próximas semanas entraremos en tierra derecha a las elecciones presidenciales en Argentina (y de otros cargos, entre ellos la de gobernador de Buenos Aires). Un anticipo de éstas será lo que pase el 11 de agosto, donde se realizará un buen ensayo general, con las elecciones primarias (PASO).

Como es de público conocimiento, el mercado tiene un pronunciado favoritismo por la reelección del actual presidente y su compañero de fórmula Miguel Angel Pichetto por sobre la opción de la dupla Fernández-Fernández. En ese escenario, la opción de reelección del Presidente se ha venido materializando con un constante y progresivo repunte, asociado a una marcada mejora, en el margen, de variables claves como la estabilidad del tipo de cambio y la disminución de la inflación: en este punto, el alza de precios de alimentos (que afecta especialmente a los más pobres) lleva dos meses consecutivos por debajo de la inflación total, algo muy sensible en materia electoral. Por el lado de la actividad, los brotes verdes se esparcen a despachos de cementos y un número de sectores que avizoran que el "invierno polar" vivido en el último año, ya quedó atrás.

Adicionalmente, no se puede dejar de mencionar la verdadera revolución energética que está viviendo el país. Tal vez el mejor ejemplo de cómo una política pública bien diseñada y ejecutada puede tener efectos tan relevantes y en tan corto tiempo. Hace tan sólo tres años, la energía representaba la principal importación y hoy ya tiene un pequeño superávit. A este paso, en pocos años Argentina va a superar a Venezuela (algo no muy difícil), y mientras el presidente mexicano siga empecinado en excluir a los privados en el sector de hidrocarburos, superará también a México en el futuro próximo. Chile es uno de los grandes beneficiados recibiendo gas a un precio muchísimo menor, pero para Argentina significa un cambio tectónico.

Lo anterior no se puede mirar de forma aislada: lo que está ocurriendo en Brasil tiene un impacto directo en la situación de Argentina. En este caso, la reciente aprobación en primera instancia de la tan necesaria reforma previsional sumado al buen performance de sus mercados accionario, de renta fija, y la fortaleza relativa de su moneda, es sin duda un impulso tremendo para el país transandino.

Los últimos acontecimientos y muchas encuestas parecen indicar que la relección del presidente Macri va camino a concretarse (en primera vuelta, incluso). Si esto finalmente se materializa podríamos esperar un espectacular rally en los activos argentinos y la consolidación de un repunte en la actividad económica para los próximos años, sumándose así al círculo virtuoso pro mercado (no pro negocio) que está viviendo Brasil.

Comenta

Imperdibles