Futuros del dólar adelantan una debilidad de la divisa y mercado apuesta por emergentes

Dólar

Desde Bci estiman que el peso chileno despedirá el año en $660.




Ante la incertidumbre sobre el futuro de la guerra comercial y un menor dinamismo de la economía en el mundo, la semana pasada la Reserva Federal dio señales de un posible recorte en la tasa de interés. Si bien la postura de la Fed presionó al dólar en el mundo, la gran pregunta que ronda en los mercados es si la reciente debilidad se prolongará por lo que resta del año.

En respuesta a las dudas, los contratos futuros del Dollar Index para diciembre despidieron las operaciones de ayer en los 96,09 puntos, mientras que el precio spot se ubicó en los 96,93 puntos.

Y además de los forwards, los grandes bancos de inversión también anticipan que la divisa norteamericana podría iniciar un camino descendente.

Desde Morgan Stanley proyectan que la Fed aplique un recorte en la tasa de 50 puntos base en julio. Considerando esto, el analista de FX Global del banco, Hans Hedeker, adelanta que el dólar parece haber alcanzado un tope.

Con este panorama, el equipo de mercados emergentes de Morgan Stanley destaca que si bien la debilidad del crecimiento global es uno de los principales riesgos a considerar, una Fed proactiva mitigaría los riesgos para las monedas emergentes y mantendría al dólar en una tendencia bajista.

De esta forma, la recomendación de Morgan Stanley es comprar divisas emergentes.

"Nuestros colegas esperan que esto cambie y se han vuelto optimistas sobre las monedas de mercados emergentes (…) El equipo reconoce que el mercado ya se ha movido después de la última decisión del FOMC, pero creen que la postura más agresiva de la Fed debería llevar a una mayor presión a la baja sobre el USD con el tiempo", indica el reporte.

En tanto, desde Wells Fargo son algo más cautos. El analista de monedas del banco de inversión, Erik Nelson, afirma que las perspectivas apuntan a una debilidad del dólar en lo que resta del año, aunque las visiones son mixtas para las monedas emergentes.

"Vemos una debilidad del dólar en el mediano plazo, impulsada principalmente por un crecimiento más lento de EEUU y los recortes en las tasas de la Fed (...) En el margen, uno o dos recortes de tasas pueden ayudar a las monedas emergentes, pero no esperamos que sea una cura para todos. Todavía tenemos una perspectiva mixta para las monedas de los emergentes", dice Nelson.

¿Qué viene para la región?

Según indica el reporte de Morgan Stanley, el equipo de analistas adoptó una posición alcista para las divisas regionales y destacan que el peso chileno se podría beneficiar de algún avance en las negociaciones comerciales.

"En Latam, nos gusta expresar nuestra opinión decreciente del dólar a través de un grupo de monedas beta que creemos que deberían seguir siendo compatibles en el entorno actual (debilidad del dólar). El peso mexicano continúa ofreciendo algunas de las tasas reales más altas en todo el país, mientras que el peso chileno podría beneficiarse de cualquier actualización positiva en el comercio entre EEUU y China", indica el reporte.

Según datos de Bloomberg, los forwards para diciembre de 2019 ubican al peso chileno en $679, mientras que los pronósticos para la misma fecha los posicionan en $688 (ayer cerró en 680,8).

La economista principal de Bci, Francisca Pérez, afirma que la moneda nacional despedirá el año en $660, sin embargo, no estará exenta de episodios de volatilidad.

"Dadas nuestras expectativas de avances importantes en las conversaciones comercies entre China y EE.UU., creemos que debería continuar con una tendencia apreciativa en lo que queda del año, aunque la volatilidad de la moneda se mantendrá elevada y muy sensible a la evolución de esto de las negociaciones comerciales", explica Pérez.

Sobre el desempeño de las monedas emergentes, Pérez concuerda con la perspectiva de un escenario más favorable ante el ciclo de estímulos monetarios de la Fed.

"Las próximas bajas de tasas por parte de la Fed, lo cual presiona a la divisa a depreciarse, a lo cual se sumaría un crecimiento menor en los próximos meses, gran parte de esto va a impulsar las monedas emergentes y éstas tendrán espacio para apreciarse, ante la posible entrada de flujos de capitales", concluye Pérez.

Comenta