Las ventas de viviendas en EE.UU. extendieron su poderoso repunte hasta agosto

Las ventas de viviendas anteriores aumentaron 2,4% en el mes de agosto. Una casa en venta en el condado de Nassau, Nueva York. FOTO: WANG YING / XINHUA / GETTY IMAGES

Las ventas aumentaron un 10,5% anual, colocando el mercado inmobiliario del verano muy por delante de los niveles de ventas del año pasado.




Las ventas de viviendas aumentaron en agosto por tercer mes consecutivo, impulsadas por la sólida demanda de viviendas de lujo y un repunte en las ventas del noreste que mantuvo caliente al mercado.

Las ventas de viviendas de propiedad anterior aumentaron un 2,4% respecto al mes anterior a una tasa anual ajustada estacionalmente de seis millones, dijo el martes la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Eso se basó en un aumento del 24,7% en las ventas de viviendas de julio, que fue el aumento mensual más fuerte jamás registrado, desde 1968.

Los compradores de viviendas han regresado con fuerza desde fines de la primavera, cuando disminuyeron los bloqueos relacionados con la pandemia del coronavirus, se reanudaron las puertas abiertas y las tasas hipotecarias ultrabajas ayudaron a estimular las ventas. Con muchos estadounidenses trabajando desde casa, los compradores buscan más espacio y aceleran los planes para dejar las ciudades abarrotadas por los suburbios o por áreas más rurales, dicen los agentes inmobiliarios. Otros compradores de vivienda se han mudado para vivir más cerca de sus familiares.

Los economistas y expertos en vivienda esperan que las ventas se mantengan fuertes hasta fin de año. La Reserva Federal ha señalado que espera mantener las tasas cercanas a cero durante al menos tres años más, y también se espera que las tasas hipotecarias se mantengan bajas. Muchas empresas han indicado que un gran número de estadounidenses seguirán trabajando desde casa incluso después de que se desarrolle una vacuna contra el coronavirus, lo que podría seguir impulsando las compras de viviendas.

“El volumen de ventas podría comenzar a disminuir a fines de 2020, pero dadas las condiciones actuales, es poco probable que disminuya demasiado”, afirmó Matthew Speakman, economista de Zillow.

Esa es una buena noticia para la economía estadounidense, que ha luchado durante la pandemia. El mercado de la vivienda ha sido uno de los pocos signos de fortaleza y las ventas de viviendas también pueden ayudar si los consumidores gastan más en artículos para el hogar y renovaciones.

Sobre una base anual, las ventas aumentaron un 10,5% en agosto, colocando el mercado de la vivienda de este verano muy por delante de los niveles de ventas del año pasado. El auge de las ventas fue más pronunciado en el segmento superior del mercado. Las ventas de viviendas con un precio de más de US$1 millón aumentaron un 44% a nivel nacional y un 63,1% en el Sur.

“El sector de la vivienda de lujo simplemente está despegando”, expresó Lawrence Yun, economista jefe de NAR.

Hay una demanda de viviendas más grandes y caras, ya que los compradores más ricos buscan la mayor cantidad de espacio posible para trabajar desde casa y en caso de que sus hijos tengan aprendizaje remoto este año escolar. Debido a que los precios de las viviendas han seguido aumentando durante la pandemia, algunos propietarios existentes se están aprovechando de la venta con ganancias y colocando el capital directamente en casas más grandes y caras, señaló Odeta Kushi, economista jefe adjunta de First American Financial Corporation.

Las ventas fueron más fuertes en la región noreste durante agosto, aumentando 13,8%. A eso le siguió el Medio Oeste, donde las ventas totales aumentaron solo un 1,4%. El repunte en partes del noreste reflejó la demanda reprimida de los compradores después de que las restricciones relacionadas con la pandemia comenzaron a disminuir en algunos mercados.

Las tasas hipotecarias también están cerca de mínimos históricos. Al 17 de septiembre, la tasa de interés promedio de una hipoteca de tasa fija a 30 años era del 2,87%, según Freddie Mac.

La escasez de viviendas de menor costo disponibles para la venta sigue elevando los precios, lo que dificulta que los compradores de vivienda por primera vez con ingresos más modestos entren en el mercado. El precio medio de venta de una casa existente en agosto fue de US$310.600, un 11,4% más que en el mismo mes del año pasado.

La parte de menor precio del mercado de la vivienda no disfrutó de las mismas ganancias de precios. Las ventas de viviendas con un precio inferior a US$100.000 cayeron más del 20% en comparación con el año anterior, según NAR. Y las ventas de viviendas con un precio de US$100.000 a US$250.000 cayeron un 8,9%. El inventario se está reduciendo para la mayoría de los puntos de precios, pero esto fue especialmente un problema para las viviendas de precios más bajos. “Cuanto más bajo sea el precio, mayor será la disminución del inventario”, dijo Yun.

Como en julio, las viviendas se vendieron a un ritmo inusualmente rápido en agosto. El número promedio de días que una casa estuvo en el mercado antes de venderse fue de 22, frente a los 31 del año anterior.

News Corp., propietario de The Wall Street Journal, opera Realtor.com bajo licencia de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.