Los gigantes de la tecnología se enfrentan a nuevas reglas en Europa, amenazados por enormes multas

Europa Estados Unidos Union Europea

Los proyectos de ley propuestos serían las leyes de Internet más ambiciosas del bloque desde el RGPD.




Los funcionarios europeos quieren nuevos poderes para supervisar el funcionamiento interno en las grandes empresas de tecnología como Facebook Inc., respaldado por amenazas de multas multimillonarias, mientras buscan expandir su papel como ejecutores de tecnología global.

El brazo ejecutivo de la Unión Europea propuso dos proyectos de ley el martes, uno centrado en contenido ilegal y el otro en comportamiento anticompetitivo, que permitirían a los reguladores en algunos casos imponer multas de hasta el 6% o 10% de los ingresos mundiales anuales, o dividir grandes empresas de tecnología para detener ciertos abusos competitivos.

Los proyectos de ley no mencionan ninguna empresa específica pero, tal como están redactados, es probable que una o ambas se apliquen a varias grandes empresas de tecnología de EE.UU., incluidas Google de Alphabet Inc., Amazon.com Inc., Apple Inc. y Facebook.

Al mismo tiempo, el Reino Unido, que salió del bloque, dijo el martes que está impulsando una legislación similar que cubre lo que llama “daños en línea”. Crearía un deber de cuidado que requeriría que las empresas de redes sociales y los motores de búsqueda tomen medidas para evitar que una variedad de material ilegal o potencialmente dañino se propague en sus plataformas, o enfrentar multas de hasta el 10% de los ingresos globales anuales.

El Reino Unido también está buscando nuevas reglas de competencia para las plataformas en línea dominantes, incluidas las facultades para que una nueva unidad de mercados digitales de su regulador de competencia suspenda, bloquee o revierta las decisiones de los gigantes tecnológicos e imponga multas por incumplimiento.

Juntas, las dos ramas de la legislación representan la mayor expansión potencial de la regulación tecnológica global en años. Su objetivo es actualizar leyes de décadas de antigüedad que han protegido en gran medida a las empresas de tecnología de la responsabilidad por las actividades de sus usuarios. Las medidas también crearían un nuevo conjunto de reglas de competencia para un cuadro de gigantes digitales que han sido acusados de ejercer su control de los mercados en línea para afianzar sus propias posiciones y eliminar a los competidores.

“Necesitamos crear reglas que puedan llevar el orden al caos”, afirmó el martes Margrethe Vestager, la zar antimonopolio y de política digital de la UE.

El par de propuestas de la UE ahora comenzarán meses o años de regateo sobre su alcance y detalles, similar a los cuatro años de debate antes de que la UE aprobara su ley de privacidad, el Reglamento General de Protección de Datos, en 2016. Cada proyecto de ley debe ser aprobado por el Consejo Europeo, que representa a los 27 gobiernos nacionales del bloque, y el Parlamento Europeo elegido directamente para convertirse en ley.

Las empresas tecnológicas reaccionaron con cautela a las nuevas propuestas, que aún podrían reformarse o descartarse. Anteriormente, algunos advirtieron contra la creación de un nuevo conjunto de reglas de competencia que podrían obstaculizar la innovación u onerosas obligaciones de moderación de contenido que podrían empujar a las empresas a eliminar contenido legal, sofocando la libre expresión.

Pero Facebook, que se ha quejado de las reglas de moderación de contenido de Alemania, expresó el martes que agradecía la armonización de las reglas de la UE sobre el tema. Las propuestas están “en el camino correcto para ayudar a preservar lo bueno de Internet”, señaló Facebook.

Karan Bhatia, vicepresidente de asuntos gubernamentales y políticas públicas de Google, dijo que le preocupa que las propuestas “parezcan estar dirigidas específicamente a un puñado de empresas y dificulten el desarrollo de nuevos productos para apoyar a las pequeñas empresas en Europa”.

Un portavoz de Amazon se negó a comentar, pero señaló una publicación de blog en la que la empresa decía que el bloque debería garantizar que “se apliquen las mismas reglas a todas las empresas”.

“Esperamos que las negociaciones futuras busquen convertir a la UE en un líder en innovación digital, no solo en regulación digital”, afirmó Christian Borggreen, vicepresidente y director de la oficina de Bruselas de la Computer & Communications Industry Association, que representa a empresas como Amazon, Facebook y Google.

Una victoria para las empresas de tecnología y sus grupos de presión es que la propuesta de la UE mantiene intacto, por ahora, el escudo de responsabilidad básico que protege a los intermediarios digitales de la responsabilidad por el contenido de sus servicios siempre que hagan esfuerzos de buena fe para abordar los problemas. Pero las propuestas agregan niveles cada vez mayores de obligaciones para los intermediarios en línea, en función de su papel en el ecosistema digital y su número de clientes.

Las propuestas legislativas europeas proporcionan un contrapunto a discusiones similares en EE.UU., donde el escudo de responsabilidad similar de la industria de Internet, la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, ha enfrentado críticas de los legisladores. Pero las perspectivas de una reforma de la ley de competencia en Washington siguen sin estar claras. En octubre, un panel de la Cámara liderado por los demócratas sugirió varios cambios legislativos para controlar el poder de las grandes plataformas tecnológicas.

Por otra parte, el gobierno federal ha presentado dos importantes demandas antimonopolio contra Google y Facebook en los últimos meses.

Uno de los dos proyectos de ley propuestos por la UE, la Ley de Servicios Digitales, requeriría que las grandes plataformas tecnológicas que lleguen a más del 10% de la población de la UE cada mes busquen activamente y mitiguen los riesgos de los contenidos y bienes ilegales disponibles a través de sus servicios. Requeriría auditorías externas anuales e impondría nuevos requisitos de transparencia hacia los usuarios y reguladores.

Se podría ordenar a las plataformas grandes que cambien su comportamiento luego de tales auditorías y podrían enfrentar multas significativas si no cumplen, con un máximo más alto que la ley de privacidad GDPR de la UE.

La Ley de Servicios Digitales también facultaría a los reguladores a aplicar las leyes locales sobre contenido ilegal. Una ciudad que requiere que se registre el alquiler de viviendas podría, por ejemplo, solicitar una aplicación para compartir viviendas para eliminar una lista de una propiedad no registrada o solicitar información sobre un anfitrión que no paga impuestos, dijo un funcionario de la UE en una presentación sobre el ley.

El otro proyecto de ley de la UE, la Ley de Mercados Digitales, prohibiría de manera preventiva cierto comportamiento por parte de lo que considera ser guardianes, definidos como empresas con ingresos europeos de al menos 6.500 millones de euros, equivalentes a unos US$7.900 millones, o una capitalización de mercado de al menos 65.000 millones de euros (unos US$79.000 millones), y que atienden a más de 10.000 clientes comerciales activos y 45 millones de usuarios finales activos en el bloque.

Por ejemplo, estas empresas podrían verse bloqueadas por la ley para que no vinculen la capacidad de acceder a uno de sus servicios a la compra de otro servicio básico del guardián. La ley también crearía otras obligaciones hacia las firmas más pequeñas y los usuarios finales, como ofrecer transparencia de precios para los anunciantes en línea y permitir la portabilidad de datos para los usuarios finales.

“Nunca diremos que creemos que esta empresa o aquella empresa es demasiado grande”, dijo el martes Thierry Breton, el comisionado europeo para el mercado interior. “Pero diremos que cuanto más grandes son, más obligaciones tienen que cumplir”.

Los cabilderos se están preparando para luchar por los proyectos de ley. Internet Society, una organización sin fines de lucro que promueve la Internet abierta, afirmó que le preocupa que las propuestas, si se promulgan, crearían diferentes conjuntos de reglas que podrían contribuir a fracturar Internet, señaló el director senior Konstantinos Komaitis.

“Internet no va a morir de un solo corte. Va a morir de 1.000 cortes“, expresó.

Algunos otros grupos dicen que se necesita más regulación dirigida a las grandes empresas de tecnología. Raegan MacDonald, directora de políticas públicas de Mozilla, la organización sin fines de lucro detrás del navegador web Firefox, dijo que apoya nuevas disposiciones para la transparencia en torno a la publicidad en línea para los usuarios de Internet en el proyecto de ley de contenido.

BEUC, una organización que agrupa a los grupos europeos de derechos del consumidor, señaló que las nuevas reglas de competencia en el proyecto de ley de mercados digitales deberían provocar un reequilibrio.

“Las investigaciones sobre competencia pueden ser demasiado lentas para evitar daños irreparables en el mercado”, afirmó Monique Goyens, directora general del grupo. “Es el movimiento correcto de prohibir algunas prácticas desde el principio, en lugar de recoger las piezas después”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.