Los inversionistas de Ray-Ban deberían mirar más allá de la óptica

ray ban wsj

Leonardo Del Vecchio, quien fundó al propietario de Ray-Ban, Luxottica, recientemente ha sumado su participación del 32% en EssilorLuxottica, la entidad creada a través de una fusión en 2017 con el fabricante francés de lentes Essilor. FOTO: KAI PFAFFE...

El principal accionista, EssilorLuxottica y el inversionista activista, Third Point, están aumentando su participación en el gigante de las gafas, estableciendo una nueva batalla por su control.




Una nueva pelea está llegando en la compañía de gafas más importante del mundo.

El equipo ejecutivo de EssilorLuxottica jugará limpio en el día para inversionista en Londres la próxima semana. Pero las compras de acciones por parte del principal accionista de la compañía y el inversionista activista, Daniel Loeb, ofrecen una imagen más oscura de hacia dónde se dirigen sus batallas por el control.

Leonardo Del Vecchio, que fundó Luxottica, el propietario de Oakley, Ray-Ban y otras marcas de gafas de sol, recientemente gastó 150 millones de euros para aumentar su participación del 32% en EssilorLuxottica, la entidad creada a través de una fusión en 2017 con el fabricante francés de lentes Essilor. Dada la discusión previa sobre quién debería dirigir la empresa, esta puede ser una señal de que el multimillonario italiano no está de humor para comprometerse.

Las presentaciones regulatorias muestran que la compra comenzó cuando se celebró una reunión entre Del Vecchio y Third Point de Loeb, que compró una participación de aproximadamente el 1,2% en la compañía, según una persona cercana a la situación.

Loeb probablemente presionará por una resolución más rápida de la saga de gobernanza, que está retrasando la entrega de los ahorros de costos de la fusión. Las dos compañías planean encontrar un director ejecutivo externo para fines de 2020, dos años después del cierre del acuerdo. El activista también podría hacer campaña por caras nuevas en la junta de 16 miembros de EssilorLuxottica, lo que es ligero para la experiencia global del consumidor.

Es cierto que las compras que hizo Del Vecchio desde principios de agosto representan solo el 0,3% del valor de mercado de 57 mil millones de euros. Él tampoco puede ir mucho más allá. Según la ley francesa, un inversor tan grande desencadenaría reglas de adquisición obligatorias al comprar más del 1% en un año, y sus derechos de voto están limitados en cualquier caso al 31%.

Pero Del Vecchio podría inclinar la balanza sobre cualquier cambio del directorio un poco más a su favor. En mayo, derrotó las propuestas presentadas por inversionistas institucionales, incluidos Fidelity International y Sycomore Asset Management, para nombrar a dos nuevos directores independientes en una votación sorprendentemente ajustada. Cualquier reducción en la flotación libre de EssilorLuxottica hace que sea un poco más difícil para los inversionistas minoritarios forzar el cambio en la empresa.

La explicación inocente es que Del Vecchio cree tanto en la fusión que está dispuesto a comprar las acciones a niveles casi récord, pero esto aumenta la tensión. Los inversionistas no serían prudentes al apostar que el drama por el control de EssilorLuxottica ha terminado.

Comenta