Moneda aprovecha caída de la acción y sube su presencia en la minera de los Hurtado Vicuña y Fernández León

Pablo Echeverría, presidente de Moneda Asset Management, es director independiente de Pucobre.

Pablo Echeverría, presidente de Moneda Asset Management, es director independiente de Pucobre.

Desde principios de julio, el fondo Pionero inició una serie de compras. Un experto destaca que la compañía apunta a pasar de ser un actor de la mediana minería a la de gran tamaño.




Moneda Asset Management es conocido en el mercado local por ser un inversionista de largo plazo. Un ejemplo de ello es que lleva más de 10 años participando de la propiedad de la Sociedad Punta del Cobre (Pucobre), compañía minera controlada por las familias Hurtado Vicuña y Fernández León, grupo que a su vez también controla Entel y Consorcio, entre otras firmas.

Y todo indica que la gestora de activos liderada por Pablo Echeverría Benítez seguirá apostando por esta empresa. Lo anterior, ya que desde principios de julio hasta este martes 11 de septiembre Moneda AGF ha comprado, a través de diversas operaciones, más de 374 mil acciones por un monto superior a $1.151 millones (US$1,6 millón). De ese total, ha adquirido 358.100 acciones por $1.100 millones (US$1,54 millón) para Pionero Fondo de Inversión y el resto para el fondo Chile Fund.

Lo anterior, según los hechos esenciales publicados por Pucobre en la Bolsa de Santiago durante ese periodo.

Según comentan fuentes del mercado, como la acción de la firma es poco líquida y es inusual que haya títulos disponibles para transar, sumado a que la caída del precio del cobre por efecto de la guerra comercial ha arrastrado a la baja su valor bursátil, Moneda aprovechó algunas oportunidades de largo plazo para comprar.

En efecto, durante el año la acción de Pucobre ha descendido 6,7% hasta $2.975, al cierre de ayer, mientras que desde julio a la fecha ha retrocedido 7,1%. De este modo, se ubica en su menor nivel desde septiembre de 2017.

Considerando que a fines de junio pasado el fondo Pionero tenía un 6,58% de participación en la propiedad de la minera, con estas operaciones su presencia subió a 6,73%. Debido a esta posición, el vehículo de Moneda tiene a un representante en el directorio en calidad de independiente: Pablo Echeverría. En tanto, el porcentaje del fondo Chile Fund representa menos del 1%.

Consultados en Moneda sobre las razones por las que adquirieron más acciones de la compañía, declinaron hacer comentarios.

El atractivo de Pucobre

Actualmente, la firma ligada a las familias Hurtado Vicuña y Fernández León es un actor de la mediana minería del cobre, con una capacidad de producción de más de 40 mil toneladas de cobre fino por año a través de sus operaciones en la Región de Copiapó. El año pasado produjo 39.000 toneladas de metal rojo fino, invirtió US$86,1 millones y obtuvo utilidades por US$34,1 millones, cayendo 19,2% respecto del ejercicio previo.

Este año ha reportado mejores resultados, ya que en el primer semestre produjo 20,5 mil toneladas de cobre fino, lo que implica un alza de 25% en relación a igual lapso de 2018, al tiempo que sus ganancias se elevaron 102% hasta US$17,7 millones.

También produce subproductos de oro y de plata.

"Pucobre tiene la perspectiva de avanzar desde la mediana minería a la gran minería. Para ello, tiene en carpeta el desarrollo del proyecto El Espino en la Región de Coquimbo, el cual pondría a la empresa en una categoría distinta", afirma Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de la consultora minera Plusmining.

El Espino cuenta con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) desde 2016, tiene una inversión estimada de US$658 millones y su producción anual sería de 42.000 toneladas de cobre fino y de 20.000 onzas de oro. Esta iniciativa, que está en la fase de evaluación técnica económica, entraría en operación en 2022 y permitirá duplicar su capacidad de producción.

En paralelo, la empresa viene desarrollando el proyecto Tovaku en asociación con Codelco, donde se encuentran finalizando la ingeniería de factibilidad, por lo que aún no es ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Esta iniciativa, que estará emplazada en la Región de Antofagasta, contempla una inversión cercana a US$470 millones y una producción anual de 40.000 toneladas de cobre fino en cátodos.

"Otro atractivo es que tiene un management bastante profesionalizado, lo que la distingue dentro del panorama minero nacional", agrega Guajardo, y enfatiza que "considerando que la empresa seguirá creciendo en los próximos años, un buen momento para entrar en ella sería ahora".

Comenta