Pfizer y BioNTech compiten para satisfacer las necesidades globales de una vacuna contra el Covid-19

Los ensayos de etapa final de la vacuna Pfizer-BioNTech podrían comenzar a proporcionar datos que los reguladores necesitarán a finales de este mes. FOTO: ROBIN RAYNE / ZUMA PRESS

El director ejecutivo del socio alemán de Pfizer dice que está luchando por aumentar la capacidad de producción a medida que su vacuna se somete a ensayos en etapa tardía.




El director ejecutivo de la compañía alemana que se asoció con Pfizer Inc. en su esfuerzo de vacuna contra el coronavirus dijo que los dos están compitiendo para aumentar la producción para satisfacer las necesidades del mundo, asumiendo que la inyección obtenga luz verde regulatoria.

Las dos empresas ahora están luchando por ampliar sus capacidades de fabricación, afirmó Ugur Sahin, CEO de BioNTech. Ambas compañías expresaron que confían en que podrán administrar todas las dosis que ya acordaron proporcionar a los gobiernos, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea.

BioNTech y Pfizer se encuentran entre un puñado de empresas en etapas avanzadas de prueba de su vacuna. Se comprometieron a suministrar más de 450 millones de dosis este año y el próximo, dependiendo de los ensayos en etapa tardía que demuestren que la vacuna es segura y efectiva, y los gobiernos dan luz verde a su uso.

El gobierno de EE.UU. realizó un pedido inicial de 100 millones de dosis, con la opción de comprar 500 millones de dosis adicionales. La UE ordenó 200 millones de dosis con opción a otros 100 millones. El gobierno de Japón ordenó 120 millones de dosis y Gran Bretaña ordenó 30 millones.

Todos los pedidos están sujetos a la aprobación regulatoria, y hasta el momento solo se ha revelado el precio del acuerdo en EE.UU., US$1.950 millones.

BioNTech y Pfizer establecieron previamente el objetivo de producir hasta 100 millones de vacunas en todo el mundo para fines de este año. El Dr. Sahin no desglosó dónde irían esas primeras dosis entre sus clientes gubernamentales globales. Sin embargo, ese lote inicial solo sería suficiente para 50 millones de personas, porque la vacuna, conocida como BNT162, consta de dos inyecciones, la llamada vacunación principal y una de refuerzo. Las dos empresas no han revelado cuántas dosis ya han realizado.

Después de que se entreguen estas dosis prometidas, “entonces entraremos en una lucha para proporcionarlas” más ampliamente, señaló el Dr. Sahin. “Hay cantidades gigantescas de dosis de vacunas que se deben suministrar a la gente, y esta es una tarea enorme que llevará tiempo”.

El Dr. Sahin dijo que las dos compañías están aumentando la producción y construyendo una red logística global para continuar suministrando dosis más allá de las ya vendidas. La compañía alemana afirmó en septiembre que había comprado una gran planta de fabricación en la ciudad alemana de Marburg a Novartis. Se espera que la planta, expresó el Dr. Sahin, aumente la capacidad de fabricación de la vacuna Covid-19 a 750 millones de dosis al año para fines de 2021.

Pfizer también ha estado ampliando la fabricación durante meses, solicitando nuevos equipos y comprando materias primas. Planea fabricar las dosis con destino a Estados Unidos en una planta en Kalamazoo, Michigan, y está utilizando una fábrica en Puurs, Bélgica, para la mayor parte del resto del mundo.

Los ensayos de etapa final de la vacuna Pfizer-BioNTech podrían comenzar a proporcionar datos a finales de este mes y los reguladores deberán hacer una llamada sobre si deben autorizarla para uso de emergencia.

“Creo que tenemos una vacuna candidata muy buena, pero ahora tenemos que trabajar juntos para expandir una infraestructura de suministro que haría que la vacuna estuviera disponible a nivel mundial, de modo que todos los que quieran una vacuna puedan recibir una vacuna”, señaló el Dr. Sahin.

Mike McDermott, presidente de suministro global de Pfizer, dijo en una entrevista separada que la compañía confía en entregar los 100 millones de dosis que ha prometido este año.

“La fase uno es llevar sus dosis iniciales a las poblaciones en riesgo y el aumento será bastante rápido (...) En esa primera fase, nos sentimos muy cómodos con el suministro que hemos construido, es decir, la cantidad de dosis que creemos que podemos hacer será bastante eficaz para esas poblaciones”, afirmó McDermott, refiriéndose a las poblaciones de alto riesgo, como los trabajadores de la salud.

McDermott explicó que en la segunda fase de implementación de la vacuna, que tiene como objetivo mediados de 2021, el objetivo es tener la vacuna en los consultorios médicos o farmacias locales de todo el mundo.

El Dr. Sahin señaló que BioNTech también está hablando con otros fabricantes para expandir la producción, junto con Pfizer. McDermott dijo que Pfizer podría potencialmente liberar espacio en su propia red de fabricación para impulsar la producción de vacunas, pero también afirmó que hay una oportunidad para que otras compañías ayuden a producir la vacuna.

BioNTech, una empresa con sede y fundada en Alemania por el Dr. Sahin y su esposa Özlem Türeci, a principios de este año desarrolló más de 20 vacunas candidatas basadas en la nueva tecnología de ARNm que busca programar el cuerpo para crear una proteína que lo ayudaría a combatir el coronavirus.

En marzo, la compañía se asoció con Pfizer, basándose en una asociación anterior para desarrollar conjuntamente una vacuna contra la influenza basada en ARNm. En julio, las empresas iniciaron la última etapa de prueba de la candidata que consideraron más prometedora.

La asociación de BioNTech con Pfizer cubre todo el mercado global excepto China, donde se asocia con Shanghai Fosun Pharmaceutical Co. Los territorios autónomos de China, Hong Kong y Macao ya han pedido 10 millones de dosis.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.