Empresas chinas pretenden iniciar "segunda oleada" de inversiones en América Latina

China ok




Empresas chinas, como la automotriz Lifan y la constructora CRCC, dijeron el viernes en Uruguay que quieren invertir en desarrollo tecnológico en América Latina. Ante esto, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) afirmó que comenzará una ''segunda oleada" de inversiones del gigante asiático en la región.

China es uno de los principales socios comerciales de Chile, Brasil, Argentina, Perú y Uruguay, a los que les compra mayormente materias primas.

Sin embargo, en el encuentro empresarial China-Lac, que se desarrolla en el balneario uruguayo Punta del Este, algunos de los principales ejecutivos de ese país dijeron que apuntarán ahora a la inversión en desarrollo tecnológico.

"Queremos ser líderes en la industria automotriz", dijo Mu Gang, presidente de la automotora Lifan, que tendría la intención de desarrollar autos eléctricos en Uruguay.

"Lifan está dispuesto a incorporar nueva tecnología en este continente. Queremos tener un papel decisivo para ayudar en la redefinición de la investigación para tener un mejor conocimiento de los consumidores locales", añadió.

Para el BID, América Latina está en una "segunda oleada" de inversiones, luego de un período de expansión entre 2000 y 2016 en el que el intercambio entre China y Latinoamérica se multiplicó por 17.

"La inversión extranjera de China es de más de 100.000 millones de dólares en América Latina y el Caribe", dijo a Reuters el jefe de la División de Comercio e Inversión del BID, Fabrizio Opertti.

"Pero ya no es China con soja, carne, petróleo o cobre, sino que también con software. China está invirtiendo en energías renovables y está haciendo investigación y desarrollo. Hay una segunda etapa de inversión en la región", agregó.

El vicepresidente de la China Railway Construction Corporation (CRCC), Yu Weiping, destacó que su empresa pretende construir trenes "más inteligentes", con geolocalización.

"Nuestra participación tendrá más tamaño y profundidad. Además de productos y servicios, esperamos incluir tecnología avanzada para producir los trenes más inteligentes de la región (...) Sólo intercambiar productos es insuficiente, tenemos que cooperar en capacidad productiva", concluyó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.