Actividad económica retrocede a niveles de 2012 tras histórica caída de 15,3% del Imacec en mayo

Ventas presenciales del comercio en la RM anotan caída histórica y gremio pide medidas al gobierno

Para junio, las expectativas fluctúan entre -18% y -14,5%, con lo que el segundo trimestre cerraría con una baja de entre 15% y 16%. De concretarse, será el peor trimestre desde octubre-diciembre de 1982, es decir, en 38 años. El ministro Briones catalogó el dato de mayo como “una caída monumental”.




Las cifras económicas están siendo malas y lo van a seguir siendo al menos durante junio. Esa es una de las primeras lecturas que se hace luego de conocer que el Índice de Actividad Económica (Imacec) de mayo se contrajera 15,3%.

Esta baja es la mayor desde que existen cifras mensuales, en 1983.

Con esta cifra, la economía acumula una caída de 5,6% entre enero y mayo. En términos desestacionalizados, la actividad volvió a niveles de septiembre de 2012, es decir, casi 8 años perdidos.

Esto da cuenta del impacto que está teniendo en la actividad económica las medidas implementadas para contener la propagación del virus y que están afectando principalmente a los sectores ligados al comercio y servicios.

En el desglose, el Banco Central informó que el Imacec minero creció 1,2%, mientras que el no minero se desplomó 17,0%.

En este contexto, el BC detalló que las actividades más afectadas fueron los servicios y el comercio y, en menor medida, la industria manufacturera y la construcción.

En los servicios, en tanto, destacaron las caídas de educación, transporte, servicios empresariales y restaurantes y hoteles.

Estos sectores son los que precisamente más peso tienen dentro del PIB y son intensivos en mano de obra. Servicios representan el 44,9% del PIB, mientras que comercio y restaurantes y hoteles el 11%. Más atrás se ubica la industria manufacturera con 10%, minería con 9,4% y construcción 7%.

En cuanto al empleo, comercio genera 1,7 millones de empleos, y servicios representa casi la mitad de los puestos laborales que se generan. Por todo esto, el rendimiento de estos sectores es clave para actividad económica y los ingresos de la población.

En términos desestacionalizados, y con respecto al mes anterior, el Imacec minero disminuyó 0,6% y el no minero lo hizo en 3,7%. La serie desestacionalizada disminuyó 3,4% respecto del mes precedente y 15,2% en doce meses. El mes registró dos días hábiles menos que mayo de 2019.

Factor minero

Si hasta ahora la minería era el sector que permitía sostener en algo la economía, la paralización de las actividades en ese rubro por la propagación del Covid-19 hace presagiar un todavía peor junio. “El impacto de la minería es clave para el Imacec de junio. Esto implica un impacto importante en el registro del mes”, señala el académico de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón.

Visión similar es la que presentó Scotiabank quienes señalaron que “las nuevas cuarentenas aplicadas en comunas del norte del país fueron acompañadas efectivamente por restricciones a los servicios asociados a las faenas mineras, obligando a una ralentización de la producción”.

De hecho, las expectativas de los economistas fluctúan entre -18% y -14,5%, aunque los rangos de caída llegan a -20%. En ese escenario, el segundo trimestre se encamina a registrar el peor crecimiento desde que hay registros con una caída del orden de 15% (aunque podría sobrepasar incluso el 16% en el peor escenario). De concretarse esta estimación, este sería el peor trimestre desde el último cuarto de 1982, el cual, según registros de la época, anotó una contracción de 16,1%. El tercer trimestre de ese mismo año la baja fue de 19%.

Con esto, para el año en su conjunto, el mercado se acerca más al piso del rango que fijo y fluctuan entre -6% y -7,5%.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, sostuvo que, si bien la caída fue menor al 18% que esperaban algunos, “no hay que perder la perspectiva, 15,3% es una caída monumental”.

Con todo, subrayó que esta “se asocia a medidas de confinamiento, a restricciones a la movilidad de las personas (…) En abril aproximadamente un 11% de la población estuvo en cuarentena en nuestro país, mientras que en mayo esa proporción subió a 30% y en el mes de junio será aún más alta, por lo que esperamos que estas negativas cifras se repliquen e incluso empeoren en el mes de junio”, explicó.

El BC subrayó que “es relevante señalar que las cifras entregadas en esta oportunidad podrían estar sujetas a mayores revisiones que las registradas históricamente, las cuales serán difundidas de acuerdo al calendario de publicaciones y revisiones de Cuentas Nacionales”.

Comenta