Albemarle paga a Corfo US$467 millones a septiembre por el litio

litio

La estadounidense produjo 38 mil toneladas al tercer trimestre. La cifra es un tercio de lo que produjo SQM. Pero el pago de Albemarle a Corfo por el arriendo de pertenencias equivale al 20% de lo que canceló SQM. La diferencia, dice Corfo, está en los precios de venta. Albemarle afirma que sus contratos a precio fijo están migrando a variables y que en la segunda mitad de 2022 sus precios serán similares a los de su competencia.


Las dos empresas tienen contratos similares para el producto estrella de Chile en 2022. La estadounidense Albemarle lo firmó en 2016; SQM lo hizo en 2018. Ambas por cambios en el contrato que negoció bajo su administración el exjefe de Corfo en el segundo gobierno de Michele Bachelet, Eduardo Bitran. Hasta antes de esos cambios, las empresas pagaban una cifra equivalente al 6,8% de sus ventas. La renegociación estableció una tabla de pagos que llega al 40% marginal cuando el precio supere los US$ 10 mil la tonelada métrica. Y como la demanda por litio se disparó en el mundo por el auge de la electromovilidad y el uso intensivo de las baterías de litio, el precio ha llegado a sobrepasar los US$ 50 mil.

Entre enero y septiembre, SQM pagó a Corfo por concepto de arrendamiento de las pertenencias mineras en el salar de Atacama el equivalente a US$ 2.307 millones, según sus últimos balances.

El otro gran productor es Albemarle, que en el tercer trimestre pagó US$ 261,7 millones, cifra que se suma los US$ 200 millones del primer semestre, respondió Corfo consultada por Pulso. Así, en total Albemarle ha pagado a Corfo por sus pertenencias en el salar de Atacama, donde las dos compañías operan, unos US$ 461 millones entre enero y septiembre. La cifra equivale al 20% de lo que pagó SQM, lo que resulta natural: la estadounidense produce menos que la chilena.

Sin embargo, proporcionalmente paga menos que SQM, si se consideran los volúmenes de ambas empresas. Entre enero y septiembre, SQM produjo, según sus balances, unas 114 mil toneladas de litio. Por trimestre fue así: 38 mil toneladas entre enero y marzo, 34 mil toneladas en el segundo trimestre, y 42 mil entre julio y septiembre, el mejor trimestre de su historia.

Albemarle, en cambio, produjo 38 mil toneladas entre enero y septiembre de LCE (carbonato de litio equivalente), según respondió Corfo a Pulso.

Así, la cifra de Albemarle representa el 33,3% de lo que produjo SQM desde el salar de Atacama. Un tercio, pero con otra salvedad: SQM produce también hidróxido y no solo carbonato de litio, que tiene un precio mayor.

¿Por qué, entonces Albemarle pagó entre enero y septiembre el 20% de lo que pagó SQM si en realidad produjo el 33% de lo que produjo su competidor?

Corfo respondió lo siguiente: “En relación a la proporcionalidad de las rentas pagadas a Corfo entre ambas, éstas están en función a la venta de productos y no a la producción, por lo tanto, es relevante indicar que la proporcionalidad es un factor que depende exclusivamente de los precios promedios que las empresas venden sus productos a sus clientes finales”.

Los precios a los que Albemarle vende a sus clientes no son públicos. Sí los divulga SQM, la empresa que tiene como accionistas principales a Julio Ponce y la china Tianqi. En el primer trimestre vendió a US$ 38 mil la tonelada, en el segundo, a US$ 54 mil y en el tercero volvió a subir a otro récord de US$ 56 mil.

La diferencia, según observadores de este mercado, podría radicar también en otro asunto: SQM ha elevado rápidamente su producción y tiene un porcentaje cada vez más alto que vende en el mercado spot, cuyos precios son más altos. Así, la proporción de su producción que vende a precios fijos es menor y su precio promedio, más alto. Al cierre de 2021, el 50% de sus volúmenes estaban contratados a precios fijos. Al primer semestre de este año, SQM informaba que el 70% de sus volúmenes de venta tienen precios variables, el 15% estaba en renegociación y otro 15% estaba contratado a precios fijos. Al tercer trimestre ya no detalló esos porcentajes.

En total, ambas compañías han pagado a Corfo casi US$ 2.800 millones en 2022. Y resta el cuarto trimestre, que mantiene precios internacionales robustos y se mantendrían así durante 2023, ha pronosticado SQM. Los montos pagados son mucho más auspiciosos para el Fisco que lo previsto por Corfo. A fines de octubre, José Miguel Benavente, vicepresidente ejecutivo de Corfo, estimaba cifras que ya fueron ampliamente superadas. “Corfo cerraría el año contractual 2022 con cerca de US$ 2.500 millones entre SQM y Albemarle. Para 2023 se espera recaudar entre US$ 1.400 millones y US$ 1.800 millones”, dijo Benavente a Pulso.

La respuesta de Albemarle

La explicación de Albemarle apunta a lo mismo: las diferencias de producción y precios. La estadounidense apunta que tiene autorización para extraer 442 litros por segundo de salmuera versus los 1.700 de SQM. “Esta diferencia explica en parte las distintas cifras de producción y, por tanto, de aportes al Estado”, dice Ignacio Mehech, VP de asuntos corporativos y country manager de Albemarle, a Pulso.

La compañía asegura que el acuerdo de 2016 hace que Albemarle pague a Corfo la mayor comisión por litio mundial, superior en más de 300% a la de otros países. Las tasas, que llegan hasta el 40%, se calculan sobre el precio pagado por los clientes finales, precisa.

Y es ahí donde explica parte de la distancia con SQM. “A diferencia de otras empresas, que tratan de vender sus productos principalmente en el mercado spot, Albemarle ha desarrollado alianzas estratégicas de largo plazo con las principales empresas de la cadena de suministro de vehículos eléctricos”, dice. Pero eso está cambiando. “Nos hemos movido de manera exitosa desde precios fijos a la fijación de precios basados en índices, por lo que nuestros precios están aumentando sustancialmente, pero con un retraso en comparación con el mercado spot”, agrega Mehech.

Albemarle explica que hasta el primer semestre muchos de esos contratos a precio fijo seguían vigentes, pero que recientemente informó a inversionistas “importantes aumentos de precios en comparación con el segundo trimestre e indicamos que nuestras ventas aumentarán sustancialmente en el último trimestre de 2022″.

“Estimamos que en la segunda mitad de este año nuestro precio y el de la competencia serán muy similares”, agrega Mehech, quien precisa que, por ello, los pagos de Albemarle al Estado de Chile aumentarán más de 14 veces con respecto al año pasado.

“Además, al año 2043 habremos hecho la mayor contribución del sector privado a investigación y desarrollo, la que llegará a US$ 300 millones”, concluyó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.