Banqueteros: “El gobierno nos discrimina arbitrariamente al no dejarnos operar y será responsable de la quiebra de 9 mil pymes”

Para la Asociación, el problema de fondo radica en que sectores similares como los restaurantes ya se encuentran operando con aforos proporcionales a sus metros cuadrados, mientras que en el caso de los banqueteros y productores de eventos la capacidad se determina por el máximo de asistentes a cada actividad.




La Asociación de Banqueteras y Centros de Eventos de Chile (ABACH) califica de “discriminatoria” la normativa sanitaria que restringe el número máximo de asistentes a actividades realizadas por productoras de eventos y banqueteras y responsabiliza al gobierno de la quiebra de quiebra de 9 mil pymes.

Y es que para la Asociación, el problema de fondo radica en que sectores similares como los restaurantes ya se encuentran operando con aforos proporcionales a sus metros cuadrados, mientras que en el caso de los banqueteros y productores de eventos la capacidad se determina por el máximo de asistentes a cada actividad y no por el tamaño del recinto.

Es es al menos el principal reparo que pone la representante del gremio Sofía Jottar, quien reitera que mientras “el gobierno reguló actividades como restaurantes, bares y ceremonias otorgándoles aforos por m2 en relación a sus instalaciones, para nuestro sector, en cambio, no ha usado la misma vara”.

“Para el gobierno, un living de 25 m2 y una carpa de 300 m2 son lo mismo que un centro de eventos de 1.000 m2 que tiene 6 metros de altura. Evidentemente hay una falta de información técnica importante porque las condiciones espaciales y de ventilación son muy diferentes”, argumenta la líder del gremio quien a la par, agrega que "el gobierno nos discrimina arbitrariamente al no dejarnos operar y por eso será responsable de la quiebra de 9 mil pymes”.

Desde la Multigremial de emprendedores, -organización de la que también son miembros los banqueteros-, su presidente Juan Pablo Swett, dice que la quiebra de estas pymes se traduciría en la destrucción de 250 mil empleos en el sector. Estima que esto, implicaría también perder al menos US$1.500 millones en infraestructura de centros de eventos y otros US$1.200 millones en inversión de centros de producción.

Para evitar este escenario, los banqueteros plantean que además de que se use el mismo criterio que para los restaurantes, se les apoye con la reincorporación parcial al trabajo, se extienda los beneficios de la ley de Protección al Empleo y se les exente del pago de contribuciones y patentes municipales durante el periodo de prohibición de trabajar. Asimismo, solicitan que no se les exente también del pago del impuesto a la renta del ejercicio 2020-2021 y acceso preferente a créditos Fogape.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.