Casi toda la cotización de salud en Fonasa se destinará a las cajas de compensación para que paguen las licencias médicas

Las licencias médicas se han disparado. Del 7% que se cotiza para salud, a inicios de 2021 se le entregaba un 0,6% a las cajas de compensación para que paguen el Subsidio por Incapacidad Laboral de los afiliados de Fonasa. Pero el gasto en licencias médicas aumentó, así que desde 2021 esa cifra subió a 3,1%. Sin embargo, eso tampoco fue suficiente, por lo que ahora, mediante un decreto, Hacienda subió el guarismo a 6,45%.




Las licencias médicas se han disparado en el último tiempo. Tanto así, que prácticamente la totalidad del 7% que las personas cotizan para salud en Fonasa, desde ahora se destinará directo a las cajas de compensación (CCAF) para que puedan pagar el Subsidio por Incapacidad Laboral (SIL).

En concreto, Fonasa paga las licencias médicas de sus beneficiarios por dos vías: a través de las cajas de compensación, o mediante pago directo a beneficiarios que trabajen en empresas que no están adscritas a las cajas. Pero es la primera vía la que acapara la mayor parte de esos pagos, ya que en 2020 representó el 81% del total.

Así las cosas, todos los años se destina una parte de la cotización de salud que hacen los afiliados de Fonasa, para que vaya directo a las cajas de compensación, exclusivamente para el pago de licencias. Si sobran recursos, las cajas deben devolver esos montos. Pero en caso de que falten fondos para pagar el SIL, las cajas deben pedirle al Estado que les entregue el monto adeudado. Eso es precisamente lo que ha venido ocurriendo de manera reiterada en el último tiempo.

Bajo este escenario, del 7% que se cotiza para salud, el Estado siempre (desde 1989) había entregado un 0,6% de forma directa a las cajas para que paguen el SIL. Pero como eso no alcanzaba y los montos que las entidades tenían que desembolsar eran tan grandes, finalmente se definió que desde inicios de 2021 se destinaría un 3,1% de la cotización con este objetivo.

Pero eso tampoco fue suficiente, por lo que el Ministerio de Hacienda, mediante un decreto que publicó en febrero pasado, modificó la Ley de Presupuestos para que ese guarismo aumente a 6,45%, es decir, casi la totalidad de la cotización de salud.

Según cifras de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), en 2020 las cajas pagaron $958.515 millones en SIL a afiliados de Fonasa, pero eso aumentó 48,8% en 2021 hasta $1.426.260 millones. Esto, en parte, se explicaría por la pandemia. Al ver el número de licencias que pagaron las cajas, se obtiene que el año pasado subieron 46,9% a 2.786.868.

Desde la Suseso comentan que “el aumento de licencias médicas en 2021 alcanzó una cifra histórica y esto ha tenido repercusiones en el gasto en materia de pago por concepto de SlL”.

Agregan que “esta medida, adoptada por el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Salud, permite asegurar el oportuno pago del subsidio por incapacidad laboral y de las cotizaciones previsionales que correspondan a los trabajadores adscritos a Fonasa, afiliados a alguna CCAF, cuando hacen uso de licencias médicas autorizadas por la respectiva Compin”.

A su vez, desde la Suseso dicen que “en su rol de regulador y fiscalizador de las cajas de compensación, en los próximos días la Superintendencia de Seguridad Social impartirá las instrucciones que resulten necesarias para efectos de supervigilar la correcta utilización de estos recursos, los que deben ser destinados exclusivamente al pago de SIL y cotizaciones provisionales en los términos señalados precedentemente”.

Victoria Beaumont, directora ejecutiva de Fundación Politopedia, comenta que “el gasto en las cajas se ha elevado en los últimos tres años desde 4,8%, hasta superar la cotización legal hoy. Según nuestros datos, en 2019 el gasto en SIL pagado por Fonasa a través de las cajas fue de 4,8%, el año 2020 fue de un 6,1%, y hoy nuestras estimaciones nos dan un monto equivalente al 8% (esto es, todo el 7% de los cotizantes y un adicional que seguirá creciendo)”.

En ese sentido, agrega que “la cifra es histórica y representa un problema de política pública no manejado que pondrá en problemas el financiamiento de una reforma de salud (eliminación de isapres) del próximo gobierno (...) Este escenario amerita una revisión y reforma del sistema a la brevedad”.

Ese fue también uno de los motivos por el cual las isapres en 2021 registraron el peor resultado de su historia. En el caso del sector privado, las licencias médicas subieron 25,7% en comparación al año anterior.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.