Chile fija las prioridades para su año APEC

Panorámicas de Santiago desde la Torre Entel

El gobierno pretende recuperar la vocación de diálogo y el intercambio de experiencias con la que se creó el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Para ello fijó prioridades a debatir junto a sus compañeros del grupo, las cuales tienen por objetivo extender los beneficios de la economía y encarar los desafíos que impone la tecnología.


En noviembre, los ojos de 21 países que concentran el 57% del PIB mundial estarán puestos en Chile, la sede del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico 2019. La cumbre APEC, a la que llegará de seguro el presidente chino Xi Jinping y tal vez su par estadounidense Donald Trump, será el cierre de un año colmado de eventos a lo largo del territorio nacional, los cuales girarán en torno a los cuatro ejes definidos por el Presidente Sebastián Piñera.

Dos de ellos apuntan a las transformaciones que impone el avance tecnológico a la economía mundial: Sociedad Digital e Integración 4.0. Los otros hacen referencia a las obligaciones de las naciones para alcanzar mayores niveles de desarrollo: Crecimiento Sustentable y Mujer, Pymes y Crecimiento Inclusivo.

"Queremos contribuir al proceso interno conocido como Visión 2020, que busca renovar el trabajo de APEC para la siguiente década", señala a PULSO el SOM Chair APEC, Mathias Francke. En ese marco, detalla que los objetivos son "hacer más eficiente el foro" y "generar una mirada que incluya los nuevos desafíos, que siga avanzando en materia de libre comercio y profundizando la integración regional".

Bajo el lema "Conectando personas, construyendo el futuro", el gobierno pretende afianzar los lazos con el grupo, que abarca al 40% de la población total del planeta y que es fundamental para Chile. Después de todo, el intercambio comercial del país con la región alcanzó el año pasado un máximo histórico de US$ 98.252 millones, gracias a un crecimiento del 14% impulsado por China, Tailandia, Rusia y Estados Unidos.

Sociedad Digital

Las herramientas digitales ofrecen la posibilidad de democratizar el acceso a la economía global, por lo que es importante que se desarrolle una agenda internacional en la materia. Esa es la postura que planteará Chile cuando se aborde el eje de Sociedad Digital en los encuentros de la APEC, marco en el que además pretende que se discutan temas concretos como la mejora de la calidad y cobertura de la infraestructura de telecomunicaciones y la creación de principios regulatorios comunes para el flujo del comercio electrónico.

En esta área, Chile califica como líder de América Latina, con logros como la mayor penetración de conexión a internet en el vecindario. Sin embargo, el país está en deuda en el aprovechamiento de todo el potencial que entregan las herramientas digitales, las cuales "ofrecen una oportunidad inmejorable para diversificar e impulsar aún más la participación chilena en un mundo cada vez más globalizado", señala Nicolás Schubert, coordinador de la prioridad en cuestión.

El abogado de Competencia, Economía Digital, Telecomunicaciones, Comercio Electrónico y Comercio Digital en la Direcon, asegura que "APEC es una instancia privilegiada para incubar ideas, desarrollarlas y nutrirlas con las visiones de los demás, de modo de lograr consensos e ir dirigiendo la práctica internacional", en materia digital.

Bajo esas consideraciones, Chile pretende que se implemente un plan de acción con ganancias a corto plazo, que permitan -a su vez- enfrentar de mejor manera los desafíos del futuro y que quedaron planteados en la "Hoja de ruta de la economía digital e internet", que ya elaboró el grupo. Adicionalmente, se apuesta por el desarrollo de una metodología que permita obtener datos armonizados sobre las economías APEC, convocando el trabajo conjunto de la academia, las empresa y los técnicos especializados.

Mujer, Pymes y Crecimiento Inclusivo

Hay consenso en que aumentar la participación de las mujeres en la economía es uno de los factores clave para reducir la pobreza y asegurar que la población comparta los beneficios del crecimiento. En ese marco, Chile trae por primera vez al foro APEC la discusión para reducir la brecha de género en el mercado y comercio internacional.

Para equiparar acceso y oportunidades, propone trabajar en la identificación y el diseño de estrategias para atraer, retener y promover a mujeres talentosas en industrias masculinizadas como la minería, transporte y energía. Enfocarán sus esfuerzos en acortar la brecha digital que limita la participación de las mujeres en el comercio y alentarán a las economías a aplicar una perspectiva de género en la recopilación, reporte y uso de estadísticas que reflejen la participación laboral de mujeres. Con ese fin se adoptará un plan de acción que contribuya al empoderamiento económico de las mujeres en la región.

En cuanto a las pymes, que representan más del 97% de todas las compañías y emplean a más de la mitad de la fuerza laboral en la región, el país propone una discusión a sus pares para abordar los desafíos regulatorios. En función de aquello, promoverán la integración de las pymes al comercio internacional con iniciativas enfocadas en reducir barreras comerciales al simplificar regulaciones, mejorar accesos y fortalecer la capacidad de las pymes para abrazar los beneficios del comercio globalizado, particularmente en el área del comercio digital y la innovación.

Además, llaman a promover la certificación electrónica y firmas digitales, junto con facilitar el acceso y uso de las tecnologías de la información y comunicación. "Una economía dinámica e inclusiva es solo posible en la medida que asegure igualdad de oportunidades para todos los segmentos de la población", señala Ignacia Simonetti, coordinadora de este eje.

Integración 4.0

"La Cuarta Revolución Industrial está redibujando el mundo del consumo, la producción y el intercambio comercial. Chile, siendo uno de los países más abiertos al comercio a nivel mundial, está en una posición de privilegio para conversar sobre esta agenda", asegura Alfie Ulloa, coordinador de la prioridad de Integración 4.0. Dado ese contexto, se definió este ítem como un tema prioritario con el cual se buscará discutir sobre la automatización de procesos fronterizos, la movilidad del capital humano o temas de futuro que deben agregarse a los acuerdos comerciales.

La intención del gobierno es que se avance hacia una sinergia entre las 21 economías APEC, así como con otros foros de iniciativas de integración, para abordar el impacto que ha tenido la industria 4.0, particularmente en las cadenas globales de valor, con el fin de lograr mayor eficiencia en las fronteras y la logística, en el marco de un comercio inteligente. Así se propone aumentar la movilidad de los talentos, progresar en la internacionalización de las pymes y tomar medidas adicionales para la facilitación del intercambio comercial.

Ulloa plantea que los chilenos tienen mucho que aprender en todas las áreas antes mencionadas. De esta manera, APEC se configura como una gran oportunidad para conocer las buenas prácticas de otras economías y cómo lo están haciendo frente a desafíos similares a los que se encaran a nivel local.

"El foro APEC nos brinda una instancia única para debatir y compartir intereses con nuestros principales socios comerciales en un esquema de cooperación, y para anticipar tendencias que luego serán norma, pero parten en procesos como el APEC. Por ejemplo, queremos discutir sobre análisis de impacto regulatorio en medidas que afectan al comercio, un tema que se enriquece mucho con una discusión plurilateral", agregó Ulloa.

Crecimiento Sustentable

"Un crecimiento económico dirigido a toda la población, que se centra en la calidad de vida, de manera que las personas sean responsables y amigables con el medioambiente", es lo que propone María Alejandra Estrada, coordinadora de la Prioridad de Crecimiento Sustentable, donde se abordarán cuatro puntos específicos.

Uno de ellos es la lucha contra la pesca ilegal, que se está convirtiendo en una preocupación global, distorsionando el comercio de este recurso, con un impacto negativo en las poblaciones de peces, el ecosistema marino y la seguridad alimentaria. Así, Chile propone que la Declaración de Líderes instruya a desarrollar y llevar a cabo un plan de acción para combatirla.

Por otra parte, llama a monitorear la contaminación, específicamente relativa a los desechos marinos, identificando y desarrollando políticas de prevención. En ese marco, se llama a utilizar la evaluación de investigadores y ciudadanos para determinar los niveles y fuentes de contaminación, mientras que se propone el desarrollo de proyectos para monitorear la basura en el borde costero y así acordar una metodología para avanzar hacia un estándar regional.

Otro de los puntos considerados en este debate es el desarrollo de la tecnología y de nuevos procedimientos técnicos para la generación, transmisión y distribución de energía limpia. Asimismo, Chile llama a intensificar el trabajo sobre electromovilidad y el potencial que esta área tiene en la región.

Finalmente, el país plantea que las ciudades serán centrales para el crecimiento económico, así como los servicios integrados, los sistemas armonizados y las economías de escala. La tecnología permitirá monitorear con mayor precisión y evaluar mejor cómo interactuamos con nuestro entorno. Los esfuerzos para conseguir este fin deben incluir la cooperación en el crecimiento urbano inclusivo y una infraestructura innovadora, sostenible, inteligente y verde.

Comenta