Cofundador de Linkedin: “Ahora es más fácil ser emprendedor que en cualquier otro momento de la historia”

Eric ly es uno de los creadores de esta red social que partió en el living de una casa y llegó a venderse por US$ 26 mil millones. Actual CEO y creador de la aplicación Hub, alaba a Cornershop: “Es un buen ejemplo de un negocio que puede adaptarse y prosperar en múltiples países”, dice.




En diciembre de 2002, en el living de una casa, un grupo de ingenieros e inversionistas se unieron para crear una red social orientada al mundo profesional. Su crecimiento fue exponencial: al mes tenían 45 mil usuarios; al año, 1 millón, y en 2012, 187 millones, en 200 países. En 2016 fue vendida a Microsoft en US$ 26.200 millones.

En ese grupo de emprendedores estaba Eric Ly, empresario e inversor estadounidense de origen vietnamita y quien participó esta semana en el Encuentro Nacional de Suministros (Enasum), organizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

“La verdad es que esperábamos cierto nivel de éxito. Nos convencimos desde el principio a trabajar para lograr aquello, pero finalmente LinkedIn se volvió mucho más exitoso de lo que alguna vez imaginamos. A lo largo de los años, LinkedIn ha brindado más y más apoyo en torno a las redes profesionales. A medida que fueron pasando los años, la visión de la empresa fue cambiando hacia algo más amplio, con ello se abarcaron más proyectos que los que consideramos en un principio”, rememora el actual CEO y fundador de Hub, una aplicación que permite crear comunidades de profesionales y conectarlos en todo el mundo.

Ly suele observar con alto interés los emprendimientos que van naciendo. En entrevista con PULSO Domingo no solo reafirma eso, sino que también asegura que Latinoamérica es un lugar con un enorme potencial para el desarrollo de nuevos emprendimientos. y “Muchas economías latinoamericanas están luchando, y una de las formas de salir de esto es adoptar un ‘espíritu empresarial’, que es esencialmente la creación de un nuevo valor que ayuda a que las economías crezcan. Silicon Valley es la historia de una región que se convirtió en una potencia debido a su creación de tecnología”, sostiene.

¿Han mejorado las condiciones para emprender en el mundo?

-El emprendimiento siempre ha sido un desafío, pero en comparación con hace 20-30 años, existe un reconocimiento en todo el mundo de que el emprendimiento es valioso para las economías y su desarrollo. En algunos lugares, el espíritu empresarial se ha vuelto más aceptado e incluso normal, pero en otros, sigue siendo tan difícil como lo era antes. Espero que, en las próximas generaciones, veamos el emprendimiento apoyado de manera más consistente y con más ecosistemas. El emprendimiento también es muy cultural, comienza con empresarios que quieren arriesgarse, pero estos necesitan apoyo de los gobiernos, la educación y los sistemas legales, para así facilitar las cosas a quienes estuvieron dispuestos a asumir el riesgo.

¿Tienen los jóvenes de hoy más herramientas?

-Los jóvenes están bien equipados para ver las formas en que el mundo está cambiando y también ver los problemas desde una nueva perspectiva. Tienen menos miedo de probar algo nuevo y no seguir las formas establecidas, de eso se trata el emprendimiento.

¿Las aprovechan?

-Espero que lo hagan. Hay todo tipo de desafíos que enfrentan los jóvenes en estos días, pero eso probablemente ha sido así para cada generación. Por otro lado, ahora es más fácil que nunca ser emprendedor que en cualquier otro momento de la historia.

¿Piensa que las empresas grandes se interesarán cada vez más en adquirir emprendimientos?

-Ciertamente. Las grandes empresas necesitan adaptarse como todos los demás. Las startups son los lugares donde puede producirse mucha innovación con proyecciones de grandes negocios. Por otro lado, las grandes empresas ya tienen una masa importante de clientes. Muchas startups no pueden atraer clientes y darse a conocer de manera rápida, las grandes empresas sí tienen esta capacidad y por eso se fijan en startups con grandes ideas que puedan ser atractivas para sus clientes.

¿Cree que la pandemia puede fomentar más emprendimientos?

-100%. Cuanto mayor es la disrupción, mayores son las oportunidades que se generan. Por muchas razones, el mejor momento para comenzar una empresa es durante una crisis. La pandemia actual es una de las más grandes en mucho, mucho tiempo. ¡Los emprendedores deben tomar nota y buscar oportunidades!

¿Qué cambios cree que se mantendrán, en las empresas y los hábitos de los consumidores, una vez que finalice la pandemia?

-Realmente tenemos que acostumbrarnos a la realidad de que las cosas se harán de manera diferente de forma permanente. La pandemia obligó a las empresas a trabajar a distancia, a negocios remotos, a realizar aún más comercio electrónico y entregar a domicilio. Toda la industria ha cambiado. Esas tendencias solo continuarán y seguirán creciendo.

Hoy se vive un intenso debate en Estados Unidos por la regulación de las empresas tecnológicas. ¿Cuál es su posición?

-Estoy a favor de una legislación enfocada en regular lo que se ha convertido en una industria muy poderosa. Seamos realistas: la tecnología se está convirtiendo cada vez en algo más dominante e influyente en la forma en que vivimos. Me preocupa que nuestros políticos en EE. UU. no tengan una buena comprensión de la tecnología, por lo que legislan de manera equivocada. Creo que hay que buscar un equilibrio en las regulaciones que se hagan, no puede ser excesiva para que la industria tenga espacio para avanzar e innovar.

¿Conoce Cornershop? ¿Qué evaluación tiene?

-Entiendo que hay una disputa legal con Cornershop e Instacart en este momento y no puedo comentar sobre esto. Sin embargo, Cornershop es un ejemplo de un modelo de negocio que puede adaptarse y prosperar en múltiples países, y donde tiene el potencial de convertirse en un negocio global al ingresar a nuevos mercados, incluido EE.UU. Mi esperanza es que haya más competencia global con las empresas yendo fuera de sus propios países.

Comenta