Cómo la guerra en Ucrania destroza el sistema alimentario mundial

l.

Las Naciones Unidas advirtió que los costos mundiales de los alimentos, que ya son récord, podrían aumentar otro 22% a medida que la guerra sofoca el comercio y reduce las cosechas futuras. Los cereales son alimentos básicos para el mundo, y el trigo, el maíz y el arroz representan más del 40% de todas las calorías consumidas.


El sistema alimentario mundial está bajo amenaza a medida que la invasión de Rusia a Ucrania pone en peligro uno de los principales graneros del mundo. Estos son los últimos desarrollos y sus impactos de largo alcance:

Inflación de alimentos

La guerra de Ucrania amenaza los cultivos básicos de las principales regiones productoras de cereales de Europa, lo que significa que la escalada de los precios de los alimentos que ya ha estado afectando a los consumidores de todo el mundo podría empeorar, aumentando la amenaza de una crisis de escasez de alimentos. Las Naciones Unidas advirtió que los costos mundiales de los alimentos, que ya son récord, podrían aumentar otro 22% a medida que la guerra sofoca el comercio y reduce las cosechas futuras.

Los cereales son los alimentos básicos para el mundo, y el trigo, el maíz y el arroz representan más del 40% de todas las calorías consumidas. Mayores costos de envío, la inflación energética, el clima extremo y la escasez de mano de obra han dificultado la producción de alimentos. Y la oferta se está reduciendo: las reservas de granos están a punto de sufrir una quinta caída anual consecutiva, según el Consejo Internacional de Cereales. La guerra en Ucrania solo hará que los precios suban aún más, llevando el hambre a niveles sin precedentes.

Los precios mundiales de los alimentos están en máximos históricos, con un índice de referencia de la ONU que se disparó más del 40% en los últimos dos años. La inseguridad alimentaria se ha duplicado en ese período y se estima que 45 millones de personas están al borde de la hambruna. Los mercados agrícolas también se están disparando. El trigo alcanzó un récord histórico en Chicago el martes. El maíz y la soja cotizan cerca de máximos de varios años.

Proteccionismo alimentario

Los gobiernos están tomando medidas para mantener los suministros de alimentos más cerca de casa, una medida que probablemente prolongue la inflación de los alimentos. Hungría, Indonesia y Argentina se encuentran entre un grupo de países que impusieron barreras comerciales a las exportaciones agrícolas que van desde el trigo hasta el aceite de cocina, en un intento por contener los precios internos y salvaguardar los suministros locales de alimentos después de que la invasión de Rusia provocara un pánico generalizado por la escasez. Rusia se sumó a esta ola de proteccionismo cuando señaló planes para restringir el comercio de algunas materias primas. Un importante exportador de alimentos de Ucrania, MHP SE, se centró en abastecer al Ejército y a los civiles ucranianos en las ciudades bombardeadas.

Las restricciones comerciales podrían hacer que los precios internacionales suban aún más debido a la escasez de suministros globales, según Steve Mathews, director de estrategia de Gro Intelligence. “Suma mucho a las preocupaciones inflacionarias”, dijo.

Otros proveedores globales pueden tomar medidas para cubrir los déficits de reservas. India, por ejemplo, ha aumentado los envíos de trigo en los últimos años y podría impulsar las exportaciones a un récord de 7 millones de toneladas si el conflicto se prolonga. Pero muchas naciones que normalmente podrían compensar la escasez se enfrentan a problemas de producción. En Brasil, un importante proveedor de maíz y soja, la sequía paralizante ha secado los cultivos. El clima seco también marchitó los campos en Canadá y partes de Estados Unidos el año pasado. Los agricultores norteamericanos podrían ver los precios actuales como una razón para plantar más en las próximas semanas, pero pasarán meses antes de que se cosechen esas hectáreas.

Insumos agrícolas

Todo lo que se dedica al cultivo de alimentos se está volviendo más caro. Rusia, un gran proveedor de todos los tipos principales de nutrientes para cultivos, instó a los productores nacionales de fertilizantes a reducir las exportaciones a principios de este mes, lo que avivó los temores de escasez de insumos para cultivos que son vitales para los productores. La medida de Rusia agrega incertidumbre al mercado mundial cuando los agricultores de Brasil, el mayor importador de fertilizantes del mundo, ya tienen problemas para obtener nutrientes para los cultivos. El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que su país suministrará fertilizantes a las naciones que tienen “relaciones amistosas” con Rusia, aunque primero debe garantizar el suministro de fertilizantes para el mercado interno.

Los precios de los fertilizantes se han disparado en todo el mundo en medio de problemas de suministro y problemas de producción. En Europa, el aumento de los precios del gas natural, un insumo clave para la producción de fertilizantes nitrogenados, ya ha obligado a algunas instalaciones a reducir la producción. El precio del combustible, que utilizan los granjeros para calentar graneros y hacer funcionar los equipos que se utilizan para producir alimentos, también se está disparando. A la tensión se suman las sanciones contra Rusia, un importante proveedor de energía del mundo, y EE.UU. y el Reino Unido están tomando medidas para prohibir las importaciones de crudo ruso y otros productos derivados del petróleo.

Suministros del mar Negro

Barcos que transportan granos parecen estar saliendo nuevamente del mar de Azov, la vía fluvial que se extiende a ambos lados de Rusia y Ucrania y se conecta con el mar Negro. El ataque de Rusia inicialmente había sumido en el caos los suministros mundiales de trigo y aceite vegetal cuando el tráfico de embarcaciones se detuvo en la región. El mar Negro es también un mercado de exportación de los principales fertilizantes. Juntos, Ucrania y Rusia, representan más de una cuarta parte del comercio mundial de trigo, así como una quinta parte de las ventas de maíz.

Frenesí de compras

Lidiar con el vertiginoso repunte de los mercados agrícolas no es una tarea fácil, especialmente para los países que dependen de la oferta extranjera. Las ondas de choque se están extendiendo a los estantes de las tiendas, con la preocupación de que los precios del aceite de girasol aumenten y desencadenen fuertes compras en Turquía. Incluso Indonesia, el mayor exportador mundial de aceites comestibles, está sintiendo la presión: los supermercados han restringido las compras de aceite de cocina a uno por comprador y las familias hacen fila con sus hijos pequeños para poder comprar más.

Las preocupaciones sobre el suministro de alimentos también están aumentando en las dos naciones más pobladas del mundo: China e India. Los compradores chinos están comprando maíz y soja estadounidenses para asegurar el suministro a medida que Pekín intensifica su énfasis en la seguridad alimentaria. En India, el vertiginoso repunte del aceite vegetal está alejando a los compradores en una señal de destrucción de la demanda sobre la que han advertido algunos bancos y analistas. La nación es el mayor importador de aceites comestibles y los consumidores son extremadamente sensibles a los precios.

Si el suministro de granos del mar Negro permanece interrumpido, se requerirá un desvío aún más significativo del comercio agrícola mundial, dijo Mathews de Gro Intelligence.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.