Constructoras se preparan para reiniciar algunas de sus obras tras cambios en zonas de cuarentena

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Luego que se levantara la restricción de circulación en comunas como Vitacura, Providencia, Lo Barnechea y parte de Ñuñoa y Santiago Centro, la mitad de las construcciones detenidas podrían retomar su avance.




Cerca de la mitad de los proyectos en construcción que fueron paralizados producto de la cuarentena obligatoria en algunas comunas de la Región Metropolitana quedará en condiciones de reiniciar obras. Esto, tras el levantamiento de la medida a partir del próximo lunes en algunas zonas.

Al menos 331 proyectos tuvieron que paralizar el 26 de marzo, cuando comenzó a regir la cuarentena total en Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Providencia, Ñuñoa, Santiago e Independencia, aunque una semana después esta última comuna -que concentraba 13 iniciativas- salió de ese estado.

Y la próxima semana, cuando también Providencia, Vitacura y Lo Barnechea dejen de tener prohibición de salida, otros 124 proyectos quedarán en condiciones de reanudar sus faenas.

Mientras, unas 68 iniciativas que se construyen en Las Condes -comuna que alberga la mayor cantidad de proyectos afectados en la Región Metropolitana- deberán permanecer paralizados al menos hasta el 16 de abril.

Fuera de la Región Metropolitana, también otros 31 proyectos también deberán continuar detenidas: 14 obras en Temuco, 2 en Padre Las Casas y 15 en Punta Arenas.

En este escenario, las empresas se preparan para retomar algunas de sus obras, pero no será el 100%. Moller y Pérez-Cotapos, que paralizó 12 proyectos, a partir del lunes reiniciará la construcción de 9 obras. Constructora ISA también podría poner en marcha sus iniciativas en Providencia y Vitacura.

Fueron varias empresas del rubro que en este contexto notificaron a sus empleados de la suspensión del vínculo laboral y, asimismo, el pago por los días no trabajados. Sin embargo, esta suspensión involucra solo a las obras que están en las zonas con cuarentena obligatoria decretada por la autoridad, es decir, a situaciones de fuerza mayor. Esto significa que aunque la empresa no retome la obras, debería pagar el sueldo a sus trabajadores, a menos que las partes acuerden una rebaja o se dé término al contrato.

Menor ritmo

Pese a que este sector se ha visto afectado por las limitaciones de circulación desde o hacia las faenas, datos de Iconstruye, plataforma digital ligada a la Cámara Chilena de la Construcción, revelan que el nivel de transacciones realizadas durante los primeros días de marzo es similar al observado en enero y febrero. Las órdenes de compra, que considera por ejemplo insumos de materiales entre otros, es un indicador clave para observar el movimiento de la industria.

Sin embargo, a partir del 16 de marzo, éstas órdenes de compra bajaron fuertemente, llegando a caer incluso 33% los dos primeros días de cuarentena obligatoria, mientras que la asistencia a obras a nivel nacional durante esas dos jornadas, en promedio, disminuyó 65%.

La facturación electrónica en marzo, por su parte, se mantuvo en los mismos niveles vistos en enero y febrero. Esto demuestra que la industria se mantuvo en movimiento en marzo, incluso en las semanas de cuarentena obligatoria.

Comenta