Dcanje.com: la nueva generación de los puntos

JAIME VILLATORO

ENTREVISTA A JAIME VILLATORO GERENTE DE LA EMPRESA DCANJE

Empezaron solo con sus propios bolsillos. Tres socios en la gestión, cuatro con la billetera y una idea clara: cambiar la forma en que se mueve el mundo de la fidelización e incentivos. Hoy tienen 22 empleados y esperan facturar US$20 millones este año, con los ojos puestos en México.




Por lo general, un regalo deja alegre a tres personas: a quien lo recibe, al que lo entrega y a la tienda que lo vende. Pero el sistema de Dcanje.com logra hacer ese proceso en forma digital y con cientos de opciones, bajo el mundo de las gift card virtuales e incentivos para colaboradores de una empresa. El empleador queda alegre, el trabajador también, la tienda igual y con US$7 millones de facturación el 2018, claramente los socios de esta startup también.

Este negocio se basa en los puntos que las empresas entregan a clientes como fidelización o a trabajadores como sistema de incentivo, donde un punto vale un peso, pero al momento de ser canjeados, Dcanje tiene un descuento por volumen. Es un ecosistema donde todos ganan en una actividad que ya existía, pero que ahora al ser integrada y digital toma mayor valor.

Todo comenzó el 2016 luego de una serie de pruebas "para satisfacer la necesidad del mercado de un sistema consolidado de fidelización", comenta Jaime Villatoro, gerente general y socio de esta empresa. Ese "dolor" estaba muy graficado en la industria automotriz, donde dieron los primeros pasos. Un vendedor recibía distintos incentivos de varias empresas como la automotora, la aseguradora, la marca de repuestos, etc. "Todo era muy desordenado y había que unificarlo", dice Jaime, que ya lleva cerca de 18 años en la industria del marketing y la tecnología, agregando: "Por otro lado, para las empresas era caro y complicado administrar los sistemas de incentivos. Dimos 500 pasos para llegar a lo que tenemos".

Al principio optaron sólo por sus bolsillos. Son siete socios. Cuatro en la gestión y tres con la billetera. "He desarrollado muchos proyectos en mi vida. Ese aprendizaje significó que tomáramos la decisión desde un principio de crecer en forma orgánica y con nuestros recursos. No buscamos financiamiento ni pasamos por el ecosistema tradicional del mundo de las startups. Un inversor te presiona para obtener resultados rápidos, lo que no hubiera permitido madurar el concepto que logramos", recuerda el gerente general de Dcanje. Hoy son 22 personas, entre quienes hay 9 programadores.

El sistema comenzó a funcionar rápido en un mercado acostumbrado a las gift card físicas de un pequeño puñado de marcas de grandes retailers. "Por eso que lo primero fue crear una plataforma digital para que se pudiera sumar cualquier marca o tienda de forma gratuita y, por el otro lado, las empresas (actualmente más de 200) y personas podían acceder al mismo software con una infinidad de opciones", explica Jaime. Esto se pone más interesante cuando los usuarios finales comienzan a buscar cómo acumular más puntos. Incluso, esta startup está preparando otro tentáculo de este pulpo: que las personas se premien entre ellas. "Por ejemplo, si una red social te avisa que un amigo está de cumpleaños, le puedes regalar puntos a su cuenta para acumularlos o cobrarlos en cualquier parte", señala Villatoro. Y hoy tienen una oferta de más de 50.000 productos.

Bandera en Latam

A fines del año pasado abrieron Perú, lo que es parte de una estrategia mayor: "Creemos que nuestra competencia no viene de empresas como nosotros, sino de otras con rápido crecimiento internacional como Cornershop o Rappi, quienes perfectamente podrían dar un pequeño giro a su negocio y entrar en el nuestro. Sin embargo, aún no hemos visto en otra parte del mundo a alguien que mezcle incentivos con fidelización digital en un sólo lugar, como lo hacemos nosotros", dice muy seguro Jaime, mirando el cerro San Cristóbal y el río Mapocho desde sus oficinas ubicadas en Padre Mariano.

Y no se van con chicas. En marzo de este año conformaron un comité asesor que los ayude en esta ruta, donde está la empresaria Laura Chicurel, radicada hace diez años en Silicon Valley; María de los Ángeles Romo, quien tiene una vasta experiencia en desarrollo y emprendimiento de empresas, y el empresario y comunicador Gonzalo Restini. Esperan facturar US$20 millones localmente en 2019.

Pero, además, están preparando su primera ronda de inversión, haciendo un cambio en su decisión inicial de afirmarse con sus propias garras, donde esperan recolectar cerca de US$6 millones para Perú, Chile y abrir México y Colombia. De hecho, los socios se han dado recientemente un par de vueltas por Silicon Valley para entender más el ecosistema fuera de las fronteras y hacer networking. "Queremos primero buscar inversionistas en Chile a pesar de que nos han contado de las dificultades y límites al respecto, en comparación a EEUU, México o Brasil, donde la velocidad es distinta y las trabas menores". Pero sobretodo -según este ingeniero comercial con un MBA en marketing- esta inyección de capital tiene un norte claro: "necesitamos darle a Dcanje.com un giro hacia lo masivo. Por eso que en los próximos días tendremos un lanzamiento fundamental: nuestra primera app. Debemos salir rápido a poner la bandera en Latinoamérica".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.