Eléctricas se enredan por Ley de Servicios Básicos

Gobierno insiste en defender veto a proyecto de servicios básicos tras rechazo en la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados

Dos problemas que afectan al sector son el gasto que han tenido que enfrentar con las generadoras por el pago de la cadena de pago y el número de morosos.




Preocupación existe en el mundo eléctrico por el futuro que tendrá la Ley de Servicios Básicos. La normativa que fue diseñada para apoyar a las familias en los meses de pandemia, termina su vigencia el próximo 6 de noviembre, y si bien hoy ya existe un nuevo proyecto, presentado por la diputada Yasna Provoste, para extender el beneficio, los plazos no dan para llegar con la discusión.

Las razones del Gobierno para presentar veto a proyecto de ley de servicios básicos
Veto a ley de servicios básicos genera críticas de partidos y empresas del sector suspenden cortes

Por eso, en las últimas semanas ha habido varias conversaciones en el gremio que reúne a las empresas eléctricas -Enel Distribución, CGE, Chilquinta y Saesa- y que lidera el abogado Rodrigo Castillo, para diseñar la estrategia que seguirán las compañías. Es que, pese a que la industria fue la primera que voluntariamente ofreció el beneficio del no corte del servicio, hoy no hay consenso entre las firmas para extenderlo, como sí lo hizo durante la semana el sector sanitario. El problema que afecta al sector es el gasto que han tenido que enfrentar con las generadoras por el pago de la cadena de pago.

Otro punto que complica es el número de morosos. Actualmente, de los 6,5 millones de clientes residenciales que hay en el país, cerca de un 15%, es decir, unos 800 mil están con deuda. La estrategia, indican los consultados, es evitar que en este escenario de crisis se les corte el suministro a los clientes impagos, dado el impacto social que podría generar la medida.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.