En casa, vía redes sociales y streaming: el entretenimiento pos-Covid

La entretención a puertas cerradas parece haber llegado para quedarse. El impacto de la pandemia, el estallido social y la posterior crisis económica recluyó a los chilenos. Y con ello, relegó a segundo plano los panoramas en espacios públicos. Enjoy, Cadem y la UAI elaboraron el estudio Los chilenos y la entretención: prácticamente un 80% aseguró divertirse principalmente en su casa. Y sólo el uso de las redes sociales y escuchar música aparecieron como actividades diarias. Los tradicionales cines y teatros quedaron reducidos a eventos anuales o incluso inexistentes en la nueva vida tras el Covid.




La crisis económica y la inflación de 2022 ha sido lo que más ha alterado la salud mental y el bienestar de los chilenos. A un 65% le ha impactado mucho o bastante, más que el 61% que acusa igual efecto a lo ocasionado por las cuarentenas y los efectos económicos del Covid de 2020 y 2021… O el 52% que apunta a lo mismo tras el estallido social.

En julio, Enjoy le encargó a la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y Cadem la realización del primer estudio de Los chilenos y la entretención, con el objetivo de medir cómo la crisis económica y la inestabilidad política actual, antecedida por casi dos años de pandemia y crisis social, han afectado los hábitos de tiempo libre de los chilenos. El gerente general del operador de casinos, Eliseo Gracia, cuenta que al ser una empresa donde los impuestos cancelados quedan en las propias regiones, el objetivo fue comprender la nueva realidad. “Tratar de entender el sentir, el comportamiento y reflexiones de los ciudadanos de las regiones en momentos tan complejos como los actuales se hace para nosotros no solo natural, sino crucial, de manera de poder orientar de mejor manera la forma en cómo conectamos con las necesidades de esas personas”, explica.

Entre el 20 y el 29 de junio, Cadem entrevistó a 800 personas mayores de 18 años a nivel nacional y a 700 específicamente de las regiones de Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso y La Araucanía, donde Enjoy tiene operación.

Hoy, el 34% de los encuestados califica su salud mental con nota de 1 a 4, porcentaje que se dispara al 42% en las mujeres y disminuye al 26% en los hombres. Todo ello ha revertido las formas de entretención. La casa relegó al exterior. Un amplio 78% de la muestra asegura que en su tiempo libre se entretiene principalmente indoor, porcentaje que se extiende al 86% para el rango de edad de entre 35 y 54 años. Y en los más jóvenes, de 18 a 34, si bien el porcentaje es menor, sigue siendo alto: el 67% por sobre el 28% que prefiere salir.

Y aparejado a ello, el auge en el uso de las redes sociales y el streaming.

Jorge Sanhueza, decano de Escuela de Psicología de la UAI.

“El desgaste personal (emocional) ha sido tal que posiblemente el agotamiento que nos han producido las últimas circunstancias que hemos vivido nos lleven a buscar refugiarnos en un espacio seguro como es la casa. El descanso, la desconexión, la ‘no actividad’ y el aislamiento, pareciera ser una posibilidad de ‘entretenernos’ y usar el tiempo libre”, precisa el decano de la Escuela de Psicología de la UAI, Jorge Sanhueza. “Los chilenos han resentido estos dos años de crisis. En ese contexto se han producido cambios relevantes en el comportamiento asociados a cómo se entretienen y usan el tiempo libre. Los datos más interesantes son que casi un 80% prefiere entretenerse en su casa más que salir a ocupar los espacios públicos”, complementa el gerente de Asuntos Públicos y Estudios Cuantitativos de Cadem, Roberto Izikson.

De hecho, lo primero que surge cuando se pregunta a las personas por tiempo libre es descansar y dormir, con el 31% de las respuestas espontáneas. Bastante más atrás, con 18%, viene el disfrutar en familia. “Si uno ve los resultados, las respuestas dan cuenta de que las personas están ‘reventadas’, en tanto la primera mención espontánea es descansar, dormir y estar tranquilos”, puntualiza Jorge Sanhueza. Distracciones, vacaciones, viajes aparecen bastante más abajo en las preferencias.

Redes sociales, todos los días

Fueron 14 actividades. En el estudio, Cadem preguntó si respecto a ellas, las personas las desempeñaban con mayor, menor o igual frecuencia que antes de la pandemia. Y bueno, la mayor variación vino de la mano de las redes sociales. Un 52% aseguró utilizarlas con mayor frecuencia que antes del Covid, mismo porcentaje se repitió con el hecho de ver películas o series en casa. De manera inversa, un 50% señaló asistir menos a eventos deportivos, recreativos o parques temáticos. Un alto porcentaje dijo también ir menos a centros comerciales.

Hoy, de todas las actividades estudiadas sólo el uso de redes sociales y aplicaciones móviles, junto con escuchar música, se realizan todos los días. Le sigue ver series o películas con una frecuencia semanal, y ya comprar o salir a comer fuera de casa se relega a una actividad prácticamente mensual. Ir al cine, por ejemplo, o asistir a algún evento deportivo o recreativo, está dentro de aquellas cosas que se hacen sólo “algunas veces en el año”. Y una gran mayoría de actividades aparece catalogada dentro del “Nunca”. Ahí cae desde tocar algún instrumento o ir a un concierto, al teatro, al ballet e incluso a casinos de juego. “La pandemia parece haberse normalizado”, subraya el estudio.

Lo que no quita que las personas sigan considerando panoramas fuera de casa como entretenidos. Tal es así que a la hora de preguntar respecto a las actividades justamente más entretenidas, ver series o películas en casa y salir a comer empatan en el podio con el 29% de las preferencias. El uso de redes sociales se sitúa recién en la posición 10, con apenas el 8% de las respuestas.

“El corroborar que cuando hablamos de entretención y tiempo libre, dos factores fundamentales para el bienestar en la vida de las personas, los chilenos están cada vez encerrándose más, es sin duda preocupante”, subrayan desde Enjoy. “El tiempo libre hoy no es un espacio para buscar actividades fuera del hogar, ya sea buscar cultura, espectáculos, deporte y temas asociados a esa índole”, añade Roberto Izikson. Aún más, el 58% de las mujeres entrevistadas y el 42% de los hombres que aseguran, lisa y llanamente, no realizar nunca alguna actividad de un abanico de 16 alternativas. El porcentaje se dispara al 60% en los estratos D y E, y cae fuertemente a menos del 16% en el C2, y a un leve 3% en el C1. “Hay un porcentaje que declara no realizar ninguna actividad, lo que se da más en los estratos bajos que quizás por recursos se quedan simplemente en su casa, sin posibilidad de acceder a otro tipo de cosas”, subraya Izikson.

Más restaurantes y menos cines

Pasarlo bien fuera de casa tiene un protagonista claro: los restaurantes y los bares. Si de salir se trata, esos lugares captan el 56% de las preferencias. En un segundo lugar, con el 38% de las respuestas, quedan los parques y plazas, y ya en una tercera posición, los centros comerciales.

Los cines son la prioridad para apenas 12% de los encuestados y de ahí todas las otras actividades gozan de una preferencia marginal.

De hecho, a la hora de consultar por los espacios o servicios que aportan más a que las personas se entretengan, las plazas y parques lideran con un 53%, seguido por los restaurantes y, más atrás, los malls. Los lugares para conciertos o los mismos cines están ya en la medianía de las opciones hacia abajo. Y las librerías y los casinos de juego en las últimas alternativas.

Eliseo Gracia, gerente general de Enjoy.

“Hoy estamos mirando nuevos canales y realidades como el metaverso, que abre todo un mundo de nuevas interacciones entre los consumidores en industrias como la nuestra”, destaca Eliseo Gracia. “Si las personas van menos a los casinos nos están diciendo que además de la experiencia física, también necesitan una experiencia omnicanal integral. Y si bien ya hemos dado pasos con nuestra plataforma EnjoyWin, estamos avanzando un paso más allá y preparándonos para liderar el juego online cuando este sea permitido en Chile”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.