Felipe Larraín:  "Nuestra meta es que alrededor de mediados de año el proyecto tributario esté aprobado"

Imagen-FELIPE-LARRAIN-00972_OK

El ministro de Hacienda subraya que es positiva esta apertura al diálogo de la oposición, pero prefiere esperar a ver los frutos de esta negociación.




Positivo, pero cauto, se muestra el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, de cara a la negociación que tendrá con los equipos técnicos de la oposición para acordar ciertos principios en torno al proyecto tributario. Este es un primer paso para que se logre aprobar la idea de legislar en la Comisión de Hacienda. Luego, el siguiente peldaño apunta a fijar acuerdos en cuanto a los instrumentos para satisfacer las demandas de la ex Nueva Mayoría.

Uno de los objetivos del ministro es aprobar esta reforma con un consenso amplio, pero enfatiza que la discusión no se puede eternizar, porque "no queremos tributarizar todo el trabajo de Hacienda".

Esta semana se realizó la primera reunión con la oposición después de que se fijaran los ocho principios. ¿Hay un nuevo trato con la ex Nueva Mayoría para avanzar en la discusión tributaria?

-No lo veo como un nuevo trato, porque el gobierno siempre ha estado abierto al diálogo. Sin embargo, es un hito importante que se haya manifestado la intención de aprobar la idea de legislar si es que nos ponemos de acuerdo en ciertos principios. Ellos plantean ocho principios. Estamos hablando de aprobar la idea de legislar, porque después vendrá la discusión en particular, donde cada sector podrá entregar su opinión.

¿Es un avance, entonces?

-Recibo positivamente esta disposición al diálogo, pero para sacar conclusiones positivas me gustaría ver los frutos de esto y que desemboque en un acuerdo. Valoro que estén todos los sectores de la oposición, pero se debe esperar a cómo decanta esta conversación.

Recaudación y progresividad son los primeros puntos de acuerdo, ¿en qué medidas concretas se traducen esos dos conceptos?

-Nosotros partimos de un proyecto que no deteriora la recaudación. Si miramos el informe financiero se puede ver que durante el período de transición hay recaudación neta por más de US$ 1.000 millones anuales dada la serie de mecanismos transitorios que incluye el proyecto de modernización, entre ellos la repatriación de capitales y el impuesto sustitutivo al FUT. En régimen, nuestro proyecto recauda más de US$ 400 millones por año.

El tema de la recaudación sigue siendo foco de debate, sobre todo por la recaudación de la boleta electrónica, ¿ustedes en esta mesa técnica están dispuestos a abrir ese cálculo y mostrárselo a los expertos para que no queden dudas?

-Probablemente tengamos una primera reunión de esta unidad técnica la próxima semana. Esta es una instancia donde vamos a ver los principios para empezar a dialogar. Nuestros equipos estarán abiertos para poder conversar y comparar cifras.

¿Están seguros de que la recaudación de la boleta electrónica serán los más de US$ 1.100 millones que dice el informe financiero?

-Sobre esto quiero dar un dato: tenemos ya una evidencia, hacia fines del primer gobierno del Presidente Piñera se aprobó el proyecto de factura electrónica, el cual en régimen está recaudando unos US$ 1.700 millones por año. Esto tiene que ver tanto por recaudación de IVA como renta. Nuestras proyecciones para la boleta electrónica, que son conservadoras, apuntan a una recaudación de poco más de US$ 1.100 millones anualmente en régimen.

¿Quiénes conformarán el equipo técnico de Hacienda?

-De parte del ministerio, el coordinador será Hermann González, nuestro jefe de asesores de Hacienda. Y con él trabajará un equipo de Hacienda y Dipres integrado por Carolina Fuensalida, Manuel Alcalde, Cristóbal Gamboni y Mauricio Villena. A ellos se suma José Riquelme como coordinador legislativo.

Entre los planteamientos que hizo la oposición está el subir el impuesto a las personas de mayores ingresos, mientras que el empresariado ha señalado que se debe subir el gravamen a las plataformas digitales de 10% a 19%. ¿Qué tan convencido está Hacienda de estas medidas?

-Eso no está planteado en estos ocho principios. Estamos discutiendo principios, no instrumentos, porque ese es un debate que viene después.

Pero dentro del trabajo técnico del PPD y la DC venía la propuesta de subir el impuesto a las personas de mayores ingresos, y por el lado de la CPC proponían subir el impuesto a las plataformas digitales, ¿eso estará dentro de la discusión?

-Eso puede ser planteado, pero hoy estamos en una etapa distinta: en una discusión de principios y no de instrumentos. Tenemos que ver primero hasta qué punto nos ponemos de acuerdo en esta idea de los principios. Por ello, no me gustaría adelantarme a la discusión.

¿Y en qué momento se comenzará a discutir en los instrumentos para satisfacer esos principios?

-Eso será después de la votación en general, cuando comience el debate en particular. Ahí habrá el espacio para discutir los instrumentos.

¿El plazo para ponerse de acuerdo en estos principios es hasta marzo?

-Se discutirá lo que queda de enero y febrero y lo que hemos acordado es que se vote en marzo la idea de legislar. Lo más importante es que salga un buen proyecto, pero tampoco se puede eternizar la discusión, no queremos usar todo el 2019 para esta discusión.

¿Cuál es el plazo que se pone Hacienda para tener aprobado el proyecto?

-Espero que no se utilice todo el 2019. Nuestra meta es que alrededor de mediados de año el proyecto esté aprobado. Eso lo veo factible si hay voluntad de ambas partes. Hay un valor también en cerrar la discusión tributaria, porque eso despeja incertidumbres y también porque es un proyecto muy potente para estimular la inversión, el crecimiento y el empleo. Además, no queremos tributarizar todo el trabajo de Hacienda. Tenemos una agenda amplísima. El tributario es un tema muy importante, pero no queremos tributarizar esta gestión entendiendo que es un proyecto central, pero hay muchas otras cosas que estamos haciendo.

Desde el empresariado ha habido una crítica por la excesiva demora que ha tenido el proyecto de ley y plantean que si no se avanza pronto con la aprobación de la idea de legislar, se podrían afectar las expectativas de crecimiento. ¿Faltó un mejor trabajo prelegislativo? ¿Se hace alguna autocrítica?

-Estamos empeñados en sacar adelante este proyecto, pero no por mucho madrugar amanece más temprano. Ha habido experiencias en que se ha votado rápidamente una ley, pero luego se debe modificar rápidamente, porque quedó mal. Es bueno que los cambios legislativos tomen su tiempo, pero no se deben eternizar, y por eso vamos a estar empeñados en aprobarlo pronto. La modernización tributaria es un proyecto prioritario, pero no es el único que tiene el país. Es importante despejar esta materia.

Dentro del debate, ¿buscará un acuerdo amplio para cerrar la discusión por un período largo de tiempo o evalúan salir a buscar los votos necesarios y aprobar la reforma con lo justo, con el riesgo de que el debate se abra en cuatro años más?

-Vamos a buscar un acuerdo amplio, tan amplio como sea posible. Esto no se puede forzar, porque tampoco estamos dispuestos a desdibujar el proyecto.

¿A qué se refiere con desdibujar el proyecto? ¿Un intransable es la integración?

-La integración es un elemento fundamental. Este proyecto tiene que ayudar a mantener el muy buen crecimiento que hemos logrado en 2018, y para que esto sea permanente en el tiempo se necesita la modernización tributaria. No queremos tener solo uno o dos años buenos en materia de crecimiento, sino que estamos mirando a largo plazo. Por lo demás, nuestro proyecto no reacciona a la reforma pasada, sino que lo que se busca es el sistema que requiere Chile a futuro para enfrentar los desafíos del siglo XXI, estimular la inversión, el crecimiento, el empleo, apoyar a las pymes, entregar certeza jurídica. Tenemos flexibilidad, pero la idea matriz del proyecto debe permanecer.

Entonces, ¿si no se logra un acuerdo amplio se avanzará buscando los votos necesarios y así aprobar la reforma?

-Nuestra preferencia es aprobarlo en un acuerdo amplio, pero es difícil que el detalle del proyecto se logre con un completo consenso. Aunque tuviéramos las mayorías en ambas cámaras para aprobar la reforma, creo que es bueno para el país que sea con un acuerdo amplio. Pero también es muy importante tener un buen sistema tributario. Nosotros intentaremos empujar en esa dirección y por eso me he estado reuniendo con todos los sectores políticos.

La DC se ha reunido con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, para negociar y abordar los cambios tributarios, ¿le incomoda que se negocie con Interior?

-No ha habido negociación con Interior, lo que hay es una conversación. Además, trabajamos muy coordinados con el ministro Andrés Chadwick, como equipo, hablamos casi todos los días, a veces más de una vez al día, y estamos en absoluta coordinación también con el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel.

En términos de su primera experiencia como ministro, ¿cómo está hoy su relación con el Congreso?

-Tengo una buena relación con el Congreso, y eso lo respalda la serie de proyectos que hemos aprobado con acuerdo. En la Ley de Presupuesto, el reajuste del sector público, la Ley de Bancos e interconexión hemos logrado amplios acuerdos, por nombrar algunos. Nuestro trabajo muestra que hay una relación fluida con el Parlamento y los hechos hablan por sí mismos.

PIB tendencial

¿Hacienda mantiene su proyección de 3,8% para 2019, considerando que ningún pronóstico privado espera que se logre ese nivel de PIB este año?

-Me acuerdo que cuando proyectamos un crecimiento del orden de 4% para 2018, habían varias voces que esperaban que eso no se fuera a lograr. Y lo que pasó es que hemos tenido un crecimiento muy potente, y vamos a cumplir con esa proyección. Para 2019, estamos en el punto medio del cálculo del Banco Central, y si bien hay estimaciones ligeramente menores, la diferencia es poca con la nuestra.

¿Hace un buen balance de su primer año de gobierno?

-Chile volvió a liderar el crecimiento regional, además se recuperó la inversión luego de cuatro años de caídas, y ahora se proyecta un 6% para este año. También esta semana conocimos el informe de la Comisión Nacional de Productividad, que muestra que la productividad creció 1,3% luego de caer por cuatro años. La creación de empleo aumentó fuerte, especialmente en empleos formales. Estos son signos evidentes de una economía en marcha.

Para mediano plazo, ¿tiene alguna meta de crecimiento tendencial?

-Cuando llegamos al gobierno el PIB tendencial crecía al 2,6%, con cinco años de correcciones a la baja. Nos alegramos de que en 2018 el Comité de Expertos del PIB tendencial subiera la proyección. Para 2019 vamos a tener una recuperación, pero nuestra expectativa es terminar con un PIB tendencial entre 3,5% y 4%.

Es una meta ambiciosa.

-Es ambiciosa, es recuperarse en torno a un punto o algo más, y para ello es clave avanzar en reformas que permitan retomar el crecimiento.

¿Sigue estando vigente la meta de recobrar la clasificación de riesgo?

-Sí, la mantenemos. Es un trabajo para tres a cuatro años. Es una meta dura, difícil, pero posible. Lo primero que debemos hacer es estabilizar el nivel de deuda en relación al PIB y eso se hace de dos maneras: reduciendo el déficit fiscal efectivo y mejorando el crecimiento económico.

En otro ámbito, se acaba de promulgar la Ley de Bancos, ¿cómo se dará el proceso de integración de la SBIF con la Comisión para el Mercado Financiero?

-Desde antes de la aprobación de la ley, la Superintendencia de Bancos y la Comisión para el Mercado Financiero venían trabajando en este proceso. Esta es la modernización más importante a la legislación bancaria en más de tres décadas. Se establecen mayores requisitos de capital, de acuerdo a Basilea III. Vamos a tener bancos más sólidos, y eso nos permite mejorar la estabilidad financiera del país .

¿Cuándo se definirá el traspaso de recursos para BancoEstado?

-A partir de la promulgación de la ley, la CMF tiene hasta 18 meses para determinar factores de ponderación que son determinantes para el capital de los bancos, y desde ese momento hay cuatro años para determinar el capital. En ese caso, BancoEstado tendrá que hacer un esfuerzo y el Estado contribuirá también en lo que sea necesario. La gradualidad, más el uso de otros instrumentos, como bonos perpetuos, permiten que no sea un proceso traumático. Ahora, el cómo se hará no lo tenemos definido. Tenemos tiempo.

La indicación sobre la interconexión de las bolsas sorprendió al mercado, ¿a qué apuntan los cambios?

-Puede que haya sido sorpresiva para algunos. Pero antes de nuestra indicación, la ley ya establecía la interconexión. Sin embargo, eso no estaba funcionando por una serie de temas puntuales, y lo que hemos hecho es mandatar a la CMF para que se produzca la interconexión que establece la ley.

Comenta