Global 66: la agilidad y transparencia a la hora de enviar dinero al extranjero

Un viaje a Londres tuvo como resultado que un socio convenciera al otro de no irse a EEUU y que lo acompañara al Reino Unido para emprender en el mundo fintech. Así nació la plataforma de remesas desde seis países a la mayoría del mundo y que en 2019 movió US$30 millones.


“No te vayas a EEUU y vámonos juntos a Londres para armar un banco digital desde allá”, fue la invitación que recuerda Tomás Bercovich que le hizo Cristóbal Forno, y que permitió dar vida a la plataforma online de envío de dinero entre países, llamada Global 66.

Tomás, quien fundó Cuponatic, tenía planes para irse al país norteamericano, pero escuchó la propuesta de Cristóbal y con el apoyo de su familia cambió el destino al Reino Unido.

Por su parte, Cristóbal había fundado Forex Chile, que después se llamó Capitaria. Ahí se conocieron con Tomás, quien era socio y parte del directorio de dicha de empresa.

Con el financiamiento de Capitaria, ambos se fueron a conocer en profundidad el mundo fintech, en lo que es para Tomás, uno de los países más desarrollados en esta área. Así, en suelo británico nació la idea de Global 66, que busca ofrecer un servicio de envío de dinero en línea, de forma rápida y transparente en el cobro en base a alianzas con plataformas bancarias. “Le hablé hasta las paredes para armar una red, yendo a eventos y llamando cara de palo para entender más el ecosistema y armar un red de contactos”, recuerda Tomás.

Por otro lado, el nombre de la startup nació del la idea de la Ruta 66 de EEUU, la cual recorre gran parte de dicho país, y por la idea de estar presente en todo el mundo.

A fines de 2018 y en un cowork en Londres, ambos socios y dos colaboradores más, hicieron una prueba de envío de dinero entre Chile y Perú, donde tras cumplir con las expectativas dieron el siguiente paso. Para ellos el mercado de envío de dinero era poco transparente y por eso creían que su producto iba a funcionar.

Capitaria incubó a la startup y con cerca de US$ 2 millones como capital inicial se realizó el lanzamiento de Global 66, que hoy tiene la opción de enviar dinero desde Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Argentina y México a más de 55 países.

Pero para la llegada a Chile y posterior expansión de la plataforma, que movió en 2019 cerca de US$ 30 millones, los dos socios volvieron al país y confiaron en uno de los fundadores de Mach, Nicolás Jaramillo, y actual CEO de la empresa. “Se había validado un muy buen concepto, pero había que fortalecerlo, ampliarlo para crecer y ha sido una experiencia bien completa”, recuerda Nicolás, quien hoy espera sumar como lugar de destino a China y como lugar de envío a Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay, entre otros.

Además, para este año, la empresa, espera realizar transacciones por cerca de US$300 millones. Esto, en base al crecimiento que ha tenido mes a mes y a que la inmigración desde hace un años llegó con fuerza a Chile y la región, y son ellos los que están enviando dinero a sus país de origen, según explican en la startup.

Si bien hay competencia, ellos creen que su diferencia es que se enfocan en ser una empresa de tecnología que sea eficiente y transparente en su funcionamiento.

Tras fortalecer su modelo, vieron que en el segmento de empresas también había una oportunidad para la empresa. “Decidimos potenciar nuestro negocio de ofrecerle nuestras redes de envío no solo a personas, sino que también a empresas. Y ahí estamos apoyando a la empresa que tiene que hacer envíos de hasta US$ 50 mil”, explica Nicolás.

Sobre la regulación de esta actividad, Nicolás comenta que es muy baja y al ser un mercado en crecimiento se debería a comenzar a regular con más intensidad. Hasta ahora, existe el monitoreo de organismo internacionales para que los dineros enviados no sean parte de una actividad criminal como el narcotráfico o el terrorismo.

En agosto, levantaron US$3,25 millones de inversionistas chilenos e ingleses, uno de ellos Revolut, para seguir creciendo y hasta ahora no generan utilidades, ya que todo lo reinvierten. Respecto al futuro, esperan realizar una ronda de inversión en junio de este año para financiar nuevos modelos de negocios y fortalecer los actuales.

Por su parte, ambos socios siguen siendo parte del directorio de Global 66 y la startup ya se desligó de Capitaria, quedando algunos inversionistas de la etapa inicial.

Mientras que los impactos del estallido social o la actual crisis del coronavirus, no ven grande cambios en su operaciones, solo que por el impacto en los mercados en el tipo de cambio y algunos envían menos dinero que antes.



Comenta

Imperdibles