Guillermo Pattillo: "Existe una subestimación de la ocupación y del empleo (...) Teníamos ese diagnóstico desde mediados de 2018"

patillo ok

El director del Instituto Nacional de Estadísticas afirma que los datos administrativos que tiene el país no son todos de calidad y, por ello, anticipa que el INE comenzará a trabajar en 2019 en un sistema integrado de registros administrativos.




Ocho meses lleva al mando del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y ya ha tenido que salir al paso de algunos cuestionamientos sobre las encuestas, principalmente de remuneraciones y empleo. Esta última fue la que ha causado más revuelo, luego de que el Banco Central (BC) señalara que la medición del empleo estuvo subestimada al no considerar el shock migratorio que ha ocurrido en los últimos tres años. Si bien Guillermo Pattillo comparte ese juicio, pone paños fríos a la hora de analizar el trabajo que está llevando la institución que dirige. Aclara que ese problema fue detectado a mediados de año y que desde ese momento se comenzó a trabajar en su perfeccionamiento, por lo que descarta que estas modificaciones comenzaron por los informes del Banco Central.

Dice que el clima interno del INE ha ido mejorando desde su arribo y defiende la calidad y profesionalismo de los técnicos y funcionarios del organismo. "Tenemos excelentes profesionales", enfatiza.

El INE volvió a estar nuevamente en el centro del debate por la encuesta de empleo, a raíz del estudio que presentó el BC en su último Informe de Política Monetaria. En su momento también hubo críticas a las remuneraciones. ¿Cuál es el estado de situación de las estadísticas en Chile?

-El INE está implementando estándares internacionales de calidad estadística. Así, el levantamiento y la metodología que sustentan las diferentes encuestas de la institución siguen protocolos bien definidos y que están acordes con los que utilizan instituciones equivalentes en otras partes del mundo. Lo anterior no quiere decir que no existan importantes desafíos y que el INE no deba enfrentar un periodo de cambio y adaptación a nuevas realidades que la afectarán en sus bases estructurales. Es mi impresión personal que una mirada nueva y flexible será necesaria para entregar los datos estadísticos que la sociedad requiere.

¿Con qué se encontró en el INE? ¿Cuál es su evaluación de la institución?

-Todos los funcionarios del INE, cada uno en su rol, han sido capaces de dejar el pasado atrás y centrarse en seguir avanzando para hacer disponible a la sociedad datos estadísticos válidos y, en muchos casos, obtenidos usando las mejores prácticas internacionales.

En relación al último cuestionamiento sobre la encuesta de empleo, el Banco Central concluye que se subestimó el empleo. ¿Comparte esas conclusiones?

-Efectivamente, existe una subestimación de la ocupación y del empleo, entendiendo este como las ocupaciones dependientes. Teníamos ese diagnóstico y, por lo mismo, desde mitad de 2018 que estamos en una mesa de trabajo con especialistas para analizar los cambios metodológicos que se implementarán en la nueva encuesta.

¿En qué consisten los cambios?

-Lo relevante acá son las mejoras metodológicas, con marco muestral actualizado y una metodología adaptada a la encuesta de empleo para calibración de su factor de expansión. En 2020 se aplicará el nuevo marco muestral derivado del Censo 2017, que incorpora nuevas definiciones en sus unidades, una actualización de la delimitación urbana y rural y una nueva estratificación socioeconómica. Por otra parte, estamos en un proceso de modernización en la recolección y procesamiento de los datos, incorporando nuevas tecnologías, entre ellas, dispositivos móviles. Este cambio nos permitirá ajustar la encuesta a una estructura poblacional más precisa y, por ello, repercutirá en que paulatinamente capturaremos mejor la fuerza de trabajo y obtengamos una estimación más certera de las otras variables de interés.

¿El INE debió acelerar los cambios y no esperar a que el BC se anticipara? ¿Tenía opción de haber hecho los ajustes antes?

- El INE viene trabajando cambios metodológicos de relevancia para la encuesta desde hace bastante tiempo, que también permearán al resto de los estudios sociales. Tener un marco muestral exhaustivo y preciso es un elemento clave para tener estimaciones con mínimo sesgo y alta precisión. Por otra parte, una metodología de calibración de los factores de expansión (representatividad poblacional de cada encuestado) adaptados a los objetivos de los estudios también es una mejora clave y estructural de nuestros productos. Pero estas mejoras no se pueden implementar de un día para otro, conllevan distintas fases para que sean incorporadas de manera oficial: se requiere realizar estudios previos de diagnóstico y propuestas, pruebas piloto, análisis y monitoreo antes de poder finalmente implementarlas.

Algunos expertos han señalado que la nueva calibración de los factores de expansión se podría haber hecho antes, ¿tenía margen de acción el INE?

-No, no había opción de hacerlo antes, y está bien hacerlo ahora y será una innovación bien significativa. En el ámbito de las estadísticas oficiales provenientes de encuestas que son continuas en el tiempo, es decir, se levantan todos los meses del año, los cambios metodológicos son siempre graduales, ya que cualquier cambio abrupto puede provocar un quiebre en la serie de datos, afectando su comparabilidad intertemporal.

Dentro del cronograma de trabajo se tiene incorporado que el cambio será en 18 meses, ¿por qué esa gradualidad?

-Estamos mejorando temas de infraestructura estadística básicos, como los marcos muestrales y cálculos de los factores de expansión. La gradualidad tiene que ver con que la encuesta de empleo es continua y tiene una metodología de diseño muestral definida. La actualización del marco se hará de manera gradual a contar de noviembre 2018, de forma que en un plazo de 18 meses contaremos con un marco actualizado. Los cambios que estamos introduciendo se reflejarán en una mejora de la representatividad de ciertos grupos que estaban siendo excluidos con el marco muestral actual.

Con este nuevo marco muestral de la encuesta, ¿se medirá de manera precisa la presencia de inmigrantes o bien se debería hacer una encuesta exclusivamente para extranjeros?

-El tener un marco actualizado con datos del Precenso 2016 permite capturar con mayor probabilidad a todo tipo de perfiles de hogares y personas. El marco actualizado mejorará paulatinamente las estimaciones para este grupo de la población.

¿Los cálculos que ustedes manejan se acercan los que hizo el BC, que determinaron que el empleo estuvo subestimado entre uno y dos puntos?

-Respecto de nuestras cifras, no puedo adelantar resultados. Estamos todavía trabajando los datos. Sobre el estudio en particular del BC, nuestros cálculos, que daremos a conocer el 31 de diciembre, responderán esa consulta.

Datos administrativos

¿Cuál es su visión del estado actual de los datos administrativos (datos recogidos por distintos servicios y organismos del Estado) en Chile?

- Nosotros estamos haciendo un taller de registros administrativos con apoyo del BID para capacitarnos. Actualmente no hay ninguna posibilidad de que se produzca una transferencia de datos ordenada. La gente asume de inmediato que los datos administrativos son sinónimo de calidad, que están bien tomados, pero también pueden tener problemas en el levantamiento. Como INE estamos trabajando y tenemos convenios con otras instituciones para ir profundizando estos registros.

¿No son lo suficientemente robustos los datos administrativos en Chile?

- Hay de todo. Registro administrativo es un dato tomado por alguien para su uso, es probable que desde el punto de vista de quien lo toma sea lo que necesita y no requiera nada más. Pero para que el INE trabaje con esos datos requiere otros niveles de calidad estadística, para que sea comparable con otros datos que provienen de otras fuentes.

Y en ese sentido, ¿el ejercicio que hace el BC puede tener errores?

- No lo sé. No todos los datos son buenos. El Banco Central ha ocupado un set bastante limitado de datos administrativos. Su estudio es muy interesante y valioso para la discusión. Los registros administrativos, su utilización y su mejora es un problema que se debe seguir resolviendo.

¿Se tiene incorporado mejorar los datos administrativos?

-En una primera fase serán utilizados de manera intensiva para fines de contraste, haciendo énfasis en las bondades que tiene una fuente y otra. Es importante destacar que existe una alta correlación entre la información de registros administrativos y la encuesta, lo que redunda en que existan tendencias similares. En el mediano plazo y vinculado con nuestro proyecto estratégico de instalar un sistema integrado de registros administrativos, se analizará la calidad de estas fuentes de información para ser utilizadas con fines de producir nuevos indicadores, reducir la carga de los informantes y los costos operativos que implica el levantamiento tradicional de encuestas.

¿En qué consiste ese sistema integrado de registros administrativos?

-Tenemos como proyecto estratégico clave para 2019 el avanzar en registros administrativos, pero eso significa congregar a otras instituciones para ir poniéndonos de acuerdo y formar una red de intercambio de información, pero no solo en el sentido de que nos pasen información, sino que colaborar entre todos. Este es un tema nuevo en Chile. Esperamos que esté operativo en 2020.

El Banco Central afirmó que si en cinco años más no nos hemos puesto al día en utilizar los datos administrativos y vincularlos a la medición de empleo será un problema. ¿Concuerda con esa apreciación? ¿Se debe acelerar el paso?

-El primer paso es asegurar que nunca más exista una desactualización del marco muestral de viviendas entre censos y para eso el INE está trabajando en disponer de mecanismos de actualización continua, como es el uso de registros administrativos a nivel de vivienda.

¿El INE debe ser el encargado de consolidar la información que provenga de datos administrativos y de las encuestas?

- Sí, porque está en la naturaleza de esta institución técnica el ser, en algún momento, el referente metodológico y de acopio de los datos generados por las distintas instituciones del país. En otras palabras, ser el órgano rector en materias técnicas del Sistema Estadístico Nacional.

"No es necesaria la autonomía, porque en los hechos prácticos el INE es independiente"

El ministro de Economía no incluyó dentro de los proyectos prioritarios 2019 el fortalecimiento y autonomía del INE, ¿se necesita avanzar en este tema para validar técnicamente a la entidad?

-Para todos los fines que de verdad importan, el INE es y ha sido autónomo. No conozco ningún caso en los últimos 50 años en que se pueda afirmar que alguna autoridad, en alguna parte de algún gobierno, haya incidido en la producción que se realiza en el INE. Los problemas de inconsistencia dinámica que se buscó resolver con la independencia de los bancos centrales no son los mismos que podría enfrentar el INE. La solución, por ello, tampoco es la misma.

¿Pero cómo se avanza para que el INE sea un organismo técnicamente tan validado como el Banco Central?

-El INE es un organismo validado técnicamente.

¿No es necesaria la autonomía entonces?

-No. En los hechos prácticos el INE es independiente. Pero lo que sí tenemos que hacer es transparentar las bases de datos. Partiremos con empleo y precios este mes. El estándar nuestro de difusión de datos será ese. Eso es clave. El INE es independiente y es un organismo validado técnicamente.

¿Falta dotar de mayores recursos al INE para atraer a mejores técnicos?

-Como en cualquier organización humana, existe una distribución del compromiso y la calidad profesional que es natural, pero sin lugar a dudas el INE cuenta con un grupo de profesionales de excelencia que están aquí, también, por los elevados desafíos profesionales que implica desarrollar nuevas metodologías o llevar adelante un proceso particularmente exigente de levantamiento de información, entre otros. Estamos muy conformes con el presupuesto que se nos entregó para el próximo año, y tenemos excelentes profesionales.

Algunos expertos del área laboral han criticado la forma en que el INE ha tratado estos temas de empleo e IPC, señalando que ha habido "secretismo" en el actuar del INE, ¿Por qué no se informa públicamente los cambios que se están realizando a, por ejemplo, la encuesta de empleo y de IPC?

-El INE continuamente está revisando sus metodologías y eso no aplica solo a la encuesta de empleo o al IPC, sino que a todos los productos que genera. Antes de aplicar actualizaciones a cualquiera de sus productos estadísticos, los equipos técnicos del INE realizan numerosas pruebas y simulaciones que se presentan a comités técnicos para tomar las decisiones metodológicas necesarias para sus mejoras y que luego se implementan. Todas las decisiones técnicas son publicadas en detalle en los documentos metodológicos.

Respecto de los cambios a la canasta de IPC, ¿cuáles serán las principales modificaciones que realizarán? ¿Serán menos productos?

-A fin de mes daremos a conocer el detalle de la canasta con los principales cambios respecto de la versión anterior, que tendrá algunos cambios en los productos que la componen. Junto a esto, se utilizarán modelos hedónicos para la realización de ajustes de calidad y se ponderará bajo el nivel de producto, representando de mejor forma las preferencias de los consumidores en sus decisiones de compra.

¿Se sumarán a la canasta las plataformas tecnológicas, como los precios de Spotify y Netflix?

-Dado el avance e irrupción de nuevas tecnologías en el país y los cambios de patrones de consumo de la población, es natural que este tipo de tecnologías se vaya incorporando en la canasta de bienes y servicios del IPC.

Comenta