Hacienda enviará en el primer semestre proyecto que fija “nuevo estatuto” para empleo público

hacienda

El objetivo, explica el director del Servicio Civil, Alejandro Weber, es establecer normas de ingreso, desarrollo y egreso a todos los funcionarios a contrata que hoy son mayoría y que no están dentro del Estatuto Administrativo.




Por primera vez se planteará crear un nuevo tipo de estatuto o de reglas que normen el empleo público para la gran cantidad de personas que hoy no están bajo el alero del Estatuto Administrativo. A partir de marzo, el Servicio Civil y el Ministerio de Hacienda se abocarán a preparar un proyecto de ley para presentarlo al Congreso lo antes posible.

"No tiene que ver con eliminar el estatuto actual, sino que con construir reglas del juego hacia adelante. No queremos menoscabar ninguna condición de los funcionarios actuales, pero al saber que hoy trabajan 210 mil personas a contrata, versus 80 mil de planta, tenemos que pensar cuáles deben ser esas nuevas reglas del juego de ingreso, desarrollo y egreso. Esperamos enviar el proyecto al Congreso en el primer semestre de este año", afirma el director del Servicio Civil y presidente del Consejo de Alta Dirección Pública, Alejandro Weber.

Esta idea, recalca el funcionario, empezó a plasmarse tras un estudio entregado el 3 de enero de 2019 por cuatro think tanks convocados por el Servicio para realizar un diagnóstico y una propuesta en torno al empleo en el Estado: Espacio Público, Chile 21, Libertad y Desarrollo, y el Centro de Estudios Públicos (CEP).

Más tarde, la primera encuesta nacional de funcionarios públicos, realizada por el Centro de Sistemas Públicos de la Universidad de Chile y University College London, confirmaron que hay un estancamiento en la carrera funcionaria, ya que solo un 40% señalaba contar con la capacitación que necesitaba para ejercer su cargo; menos de la mitad, un 43%, creía que tenía oportunidades de desarrollo en su servicio o en otra institución; mientras que un tercio admitía que estaba en su posición gracias a la ayuda de un familiar, de un político o de un amigo.

Y por la contraparte, recuerda Weber, un informe del Consejo para la Transparencia reveló la desconfianza de la ciudadanía en las instituciones públicas y hacia los servicios.

"Hay bastante evidencia de que se está configurando una crisis en nuestro sistema público y que se requieren cambios urgentes. Esto nos obliga a legislar para cambiar las reglas del juego y construir otras", recalca.

La propuesta se basará en dos principios: el mérito como motor de desarrollo funcionario, y establecer una distancia entre los gobiernos de turno y el Estado en el largo plazo, de modo que los cargos no dependan del gobierno de turno, excepto algunos de confianza. "Estamos avanzando en la redacción de un proyecto complejo, llevamos meses de trabajo, hemos usado como insumo los antecedentes de los centros de estudios. Cabe recordar que el estatuto administrativo data de 1989 y la única reforma relevante fue en 2003 cuando se crea el Servicio Civil y los cargos terceros jerárquicos, pero no ha habido ninguna otra ley", acota.

A pesar del acuerdo entre los centros de pensamiento, Weber anticipa que la tramitación de esta iniciativa podría ser compleja, porque modifica muchas leyes. "Ojalá este trabajo transversal de centros de estudios con visiones de sociedad distintas, sea un aliciente para poder generar y pensar en acuerdos amplios. Eso es lo que vamos a buscar en el Congreso, teniendo todas las conversaciones necesarias para que Chile tenga el Estado que se merece", sostiene.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.