Hacienda sale a poner orden en medios de pago y enviará proyecto para que se fijen las tasas de intercambio en modelo de 4 partes

transbank

El proyecto contempla que los niveles y estructura de las tasas de intercambio máximas se establecerán mediante un estudio económico realizado por una entidad técnica independiente y de experiencia comprobada a nivel internacional.




Una larga disputa ha existido sobre los cobros que hace Transbank a los comercios, en medio del paso al modelo de 4 partes. Pero el gobierno parece querer terminar con esta disputa: el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, anunció hoy que enviarán un proyecto de ley en los próximos días al Congreso, con el fin de impulsar una mayor competencia en los medios de pago en la economía, mediante la regularización de las tasas de intercambio del sistema de medios de pago con tarjetas.

Básicamente, esto se traduciría en que el Banco Central pueda fijar las tasas de intercambio máximas que podrían existir en el país.

Para entenderlo, las tasas de intercambio son las comisiones fijadas por las marcas de tarjetas —como Visa, Mastercard, entre otras—, que deben pagar los adquirentes —que son los procesadores de pagos como Transbank, Multicaja, y otras empresas— a los bancos que emiten tarjetas.

El ex ministro de Hacienda, Felipe Larraín, había descartado la opción de fijar tasas de intercambio, más bien creó mesas de trabajo para que todas las partes involucradas pudieran llegar a un acuerdo respecto a las tarifas, sin embargo, eso nunca ocurrió, y actualmente hay una disputa de los comercios con Transbank por este motivo en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia.

Desde Hacienda dijeron mediante un comunicado que esta medida se enmarca en el proceso de transformación del sistema de medios de pago del país, iniciado el año pasado, hacia un modelo más competitivo, que se traduzca en menores costos para los comercios y emprendedores del país, así como también en menores precios y condiciones para los consumidores.

Lo que establece el proyecto

Con todo, el proyecto establece que las obligaciones de pago de las tasas de intercambio por transacciones nacionales con tarjetas de pago, entre emisores y operadores de tarjetas de pago, estarán sujetas a tasas máximas, diferenciadas por tipo de tarjeta, ya sean de crédito, débito o prepago.

La iniciativa instruiría que las tasas de intercambio máximas por tipo de tarjeta serían determinadas por el Banco Central, resguardando el adecuado equilibrio entre las actividades de emisión y de aceptación de tarjetas de pago

Asimismo, los niveles y estructura de las tasas de intercambio máximas se establecerán mediante un estudio económico realizado por una entidad técnica independiente y de experiencia comprobada a nivel internacional, tal como se ha hecho en los países que han regulado la tasa de intercambio.

“Estamos avanzando en desarrollar una economía de libre mercado adaptada a los desafíos que trae la revolución digital en esta nueva década a través de los medios de pago. Con la fijación de tasas, eliminaremos un problema que limita la innovación, ya que sin una fijación de tasas los costos del sistema aumentaban para sus usuarios. Al final del día, hoy esto se traduce en que los chilenos y chilenas se ven impedidos de utilizar otras formas de pago en los comercios de sus barrios, o que las pymes puedan ofrecer de mejor manera sus productos y servicios”, explicó el ministro Briones.

El Secretario de Estado destacó que con este proyecto “el objetivo es avanzar hacia una mayor inclusión financiera, incentivando un mayor uso y acceso de las tarjetas en la economía, con transacciones más rápidas, seguras, y muy importante, con un menor costo transaccional para los comercios”.

En Chile, existen más de 21,9 millones de tarjetas de débito; 16,7 millones de tarjetas de crédito bancarias y 3,9 millones de tarjetas de créditos asociadas a casas comerciales.

Sistema de estándar internacional

La autoridad detalló que se tomó la decisión de fijar las tasas de intercambio luego de un profundo análisis de la situación de la industria de medios de pago del país.

Se consideró la recomendación que realizó el TDLC en 2017 en la que se solicitó al Ejecutivo el fomentar la competencia en la industria de medios de pago con tarjetas. Entre otras cosas, se pidió prohibir la actuación conjunta de los bancos emisores en la adquirencia y regular la tasa de intercambio, materia en la que está avanzando el Ministerio de Hacienda con los actores del mercado.

Con este paso, el sistema de medios de pago de Chile quedará operando a estándares similares como el Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Suiza y la Unión Europea, en donde una entidad gubernamental fija las tasas de intercambio de manera transparente y asegurando la competitividad del mercado.

“La revolución digital es el presente. Es clave promover la innovación y la tecnología en el sistema de medios de pagos, porque profundizar la economía con nuevas herramientas para los emprendedores y los ciudadanos atrae la competencia y aumenta la oferta para los consumidores”, recalcó el ministro de Hacienda.

Comenta