Hernán Frigolett y reforma tributaria: “No estamos por decir que la desintegración es la propuesta del PS”

El miembro del equipo técnico del Partido Socialista cuestionó a la CPC y dijo que "no entiendo cual es la visión social que está detrás de la propuesta de los empresarios".


El extesorero General de la República y miembro del equipo técnico del Partido Socialista, ahondó con TV Pulso de los negocios en el informe que entregarán a la comisión política del partido en los próximos días, y descartó que se cierren a la opción de desintegrar el sistema impositivo.

“No estamos tampoco por decir que la desintegración es la propuesta del Partido Socialista. Estamos abiertos en términos de que el abanico técnico da para mucho, o sea, podemos tener un sistema integrado en el cual veamos una fórmula en la cual haga que todos pasen por la progresividad del impuesto a la renta, y hay varias fórmulas. Nos parece que es más fácil, más transparente y más claro para el fiscalizador un sistema desintegrado, por algo varios países de la OCDE tienen sistemas desintegrados”, aclaró.

Además explicó por qué el equipo técnico baraja la idea de desintegrar el sistema. “Desde el punto de vista que observamos en las mejores prácticas en los países de la OCDE, el 95% tienen sistemas desintegrados, porque hay una justicia tributaria más allá de quién se apropia de las rentas. Hay que aportar en función de los beneficios que uno recibe por los bienes públicos que aporta el Estado. En términos de gestión, es bastante más fácil gestionar un sistema donde las reglas son claras, y eso facilita mucho la fiscalización y tener claro cuánto aporta cada quién”, indicó.

Los sistemas integrados generan un problema fuerte en términos de elusión. El sistema que opera en Chile es parcialmente integrado, y es que uno tributa sobre las utilidades retiradas, es decir, la empresa paga un 27%, y un 65% de ese 27% se considera como crédito al impuesto personal o dueño de la empresa”, agregó.

Por otro lado, el experto afirmó que no ha visto mucho voluntad de parte del Ejecutivo, para escuchar propuestas. “El hecho de que estamos llegando a que no se va a votar en enero y que se va a votar en marzo, es porque no hay esos puntos de encuentro, entonces tiene que haber una generación de un ambiente proclive a una discusión constructiva, que esté abierta a analizar el problema en profundidad, y no solo hacer una reforma para financiar este programa de Gobierno”, enfatizó Frigolett.

Además, señaló que tal como está la iniciativa, no debiera ser aprobada.

“Mientras no haya una disposición del Gobierno a abrirse a explorar otro tipo de propuestas y mantener la recaudación de la reforma de 2014, no hay por donde”, afirmó.

Por otro lado fue crítico de la propuesta de los grandes empresarios, para rebajar los impuestos corporativos. “No entiendo cual es la visión social que está detrás de la propuesta de los empresarios”, sostuvo.

Seguir leyendo