Intervención del Central reduce probabilidades de un nuevo recorte de la tasa de interés

Banco Central

Fachada Banco Central Foto : Andres Perez

La trayectoria tras la determinación que se tome este miércoles resulta más difusa. Los datos que vengan, particularmente respecto del traspaso del alza del tipo de cambio a la inflación, podrían resultar determinantes.




Llegó el día de la intervención directa del Banco Central en el mercado, con la venta de US$200 millones que acompaña a otros US$200 millones vía forward, pero al mismo tiempo parece alejarse el de un nuevo recorte en la TPM. Así lo anticipan economistas consultados por PULSO, entre quienes resulta incompatible una acción de esa naturaleza, tras la contundente puesta en escena anunciada por la institución para disminuir la volatilidad en el dólar.

"Inicialmente, nosotros estábamos proyectando un recorte de tasas, lo que obviamente ahora pierde probabilidad, dado el actual tipo del cambio y la intervención del Central", señala Martina Ogaz, economista de EuroAmerica, en función del salto en la divisa estadounidense, que llegó a un máximo de $828, para moderarse hasta $809 el viernes tras el anuncio del ente rector.

En una línea similar, Francisca Pérez, economista de BCI, si bien reconoce que no descartan un recorte, no le sorprende que mantengan la tasa. "Cuando un banco central interviene el tipo de cambio, disminuir la tasa va en contra de lo que busca con esa intervención, que es moderar las alzas sobre el tipo de cambio", explica.

Una visión distinta tiene Nathan Pincheira, economista jefe de Fynsa, quien ve "probable un recorte de 25 puntos en esa oportunidad", aunque indica que no le queda claro cuál será el sesgo por el que se optará.

En tanto, Alejandro Fernández, gerente de estudios de Gemines, declara que "el anuncio de intervención cambiaria reafirma que no hay ninguna perspectiva de que la tasa pueda bajar la próxima semana" y que de avanzarse en esa dirección sería "inconsistente" con los recientes pasos del Central.

Perspectivas

Para este último, es difícil determinar cuál será el camino a tomar tras el encuentro de esta semana. "Si el escenario se normaliza, aparte de tener una situación más controlada en materia cambiaria, podría eventualmente bajar más la TPM. De lo contrario, incluso podría tener que subirla", indica Fernández, quien precisa que "podría parecer un poco contradictorio, pero claramente obedecería a la preocupación del BC con la inflación".

Ogaz también destaca la importancia que tendrá el efecto dólar. "Nosotros esperamos que sí haya un traspaso bastante fuerte del tipo de cambio a los precios. Por el momento creemos que las decisiones de política monetaria van a estar más data dependiente", subraya.

Comenta