La mitad de los chilenos cree que el medioambiente es urgente en la discusión constituyente

Según la X Encuesta Nacional de Medio Ambiente, realizada por la UNAB, la economía circular es el próximo modelo económico preferido por los chilenos. Además, la sequía se instala de lleno como el principal problema ambiental para la población, pasando del 14% en 2019 al 43% en 2022.




Prácticamente la mitad (49%) de la población del país estima que el medioambiente es un tema que debe ser abordado con urgencia en el contexto de la discusión de la nueva Constitución, según indicó la Encuesta Nacional de Medio Ambiente desarrollada por el Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello (CIS UNAB). En la misma línea, la décima versión de este informe (que no se hacía desde 2020), reveló que antes del medioambiente, la salud y educación son las materias más urgentes, con el 64% y el 55% de preferencias (ver gráfico), respectivamente. Mientras que las pensiones y el agua están en cuarto y quinto lugar.

Justamente, la nueva Carta Magna fue uno de los temas que este año abordó este sondeo que, por primera vez, se aplicó en todo el territorio nacional entre los días 7 y 20 de marzo de 2022, a mayores de 18 años.

Ahora bien, dentro de los temas medioambientales en particular a tratar en la discusión constitucional, el informe indica que el derecho humano del acceso al agua surge como la primera prioridad, con el 55% de las menciones. Asimismo, los encuestados opinan que ríos, lagos y humedales (81%) y océanos y playas (63%) deben ser consagrados como bienes nacionales de uso público.

“En los 10 años que hemos realizado la encuesta, hemos sido testigos de cómo el medioambiente se ha instalado con fuerza para llegar a estar dentro de las tres prioridades de chilenas y chilenos. Esto es un fenómeno global, donde la juventud ha tenido un rol central. Además, la reciente crisis global, expresada en el surgimiento de la pandemia por Covid-19, la crisis hídrica y el cambio climático, la contaminación por plásticos y la extinción masiva de especies, todo ha calado profundo en la sociedad, la cual se manifiesta más preocupada por estos temas”, comenta Claudio Azat, director del CIS UNAB.

Al respecto, llama la atención que la “economía circular” surge como el sistema con que más se sienten identificados los consultados a la hora de pensar en cómo debería ser el modelo de desarrollo del país. Este concepto, que se refiere a la reutilización de los productos, en vez de desecharlos, obtuvo el 32% de las preferencias, seguido por el modelo de libre mercado (24%) y un sistema donde el Estado sea propietario de las grandes empresas (15%), entre otras alternativas.

“Lo que parece relevante de este resultado es que existe una voluntad mayoritaria hacia un modelo de desarrollo diferente al que se ha llevado hasta ahora. Podríamos inferir que independiente de la definición estricta, lo que se espera es un modelo que no ponga en riesgo nuestro patrimonio ambiental y que garantice el equilibrio de los ecosistemas”, explica Iván Franchi, investigador del CIS UNAB.

La encuesta también preguntó acerca de cuáles son los derechos más importantes que la ciudadanía ha propuesto a la Convención para ser incluidos en la nueva Constitución, indicando nueve alternativas. La mayor preferencia fue el “Derecho de vivir en la ciudad de forma digna y segura”, con el 66% de las respuestas; seguida por “Derecho al agua potable y saneamiento” (54%), y “Derecho a la vivienda” (50%). Recién en el cuarto lugar, con el 41% de las preferencias, está el “Derecho a un medioambiente y clima seguro”.

Sensibilización

Saliendo del tema constitucional, el sondeo también abordó temas más a nivel país, donde también resalta cómo las materias más ecológicas se tornan cada vez más protagonistas. Consultados sobre cuáles son, a su juicio, los temas más relevantes a nivel general, el medioambiente logra la tercera preferencia (39%), detrás de delincuencia y seguridad (65%), y salud (41%). Junto con ello, la sequía se instala de lleno como el principal problema ambiental para la población, pasando del 14% en 2019 al 43% en 2022.

En relación con el cambio climático, el 74% de los encuestados manifiesta que la sequía es la principal consecuencia de este fenómeno en el país. A la hora de preguntar por las decisiones personales de mayor impacto para mitigar el cambio climático, se inclinan por el uso responsable del agua (38%) y el reciclaje (29%). Sin embargo, estas medidas si bien son necesarias para cuidar el medioambiente, no son efectivas en la lucha contra la crisis climática, como sí lo son vivir sin automóvil (9%), tener un hijo menos (3%) y consumir una dieta basada en vegetales (2%).

Para Azat, estos resultados indican, “por un lado, el alto nivel de sensibilización de la población frente a la amenaza del cambio climático, pero al mismo tiempo, la falta de información o una baja disposición al cambio para combatirlo, y en este sentido la educación es clave”.

En la misma línea, Franchi, cree que “si bien Chile, a partir de sus compromisos internacionales está en buen pie en materias de mitigación, el principal desafío es la reducción del riesgo climático y la adaptación al cambio, particularmente en aquella población de mayor vulnerabilidad, ya que tal como ha dicho el IPPC, aunque cumplamos hoy con los objetivos de reducción de emisiones, la temperatura del planeta seguirá aumentando durante los próximos años”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.