La trastienda de la millonaria oferta que rechazó Julio Ponce

Hace una semana se filtró una propuesta de proporciones: un fondo brasileño ofreció más de US$ 900 millones para fusionar las cascadas y aliarse a Ponce aguas arriba de SQM. Las reuniones comenzaron en abril de 2020 y fueron encabezadas por Pablo Kuhlenthal, representante de IG4 Capital en Chile, y Andrés Nieme, gerente general de SQYA. En el grupo de Julio Ponce afirman que siempre rechazaron la oferta y que no repetirán el escenario de 2001. “Él ya no quiere volver a tener un socio”, dicen.


El controlador no está interesado. Esa fue la respuesta que hace varios meses entregó SQYA, sociedad que controla Norte Grande y las sociedades cascada de SQM, al fondo IG4, el que desde hace un año buscaba poner un pie de forma indirecta en la minera no metálica. Sin embargo, el lunes 12 de abril entregaron una nueva propuesta, esta vez de manera formal, que tomó por sorpresa a los ejecutivos SQYA. Y la respuesta fue la misma.

Fue en febrero de 2020 cuando Pablo Kuhlenthal, presidente de Vector Capital y socio en Chile de IG4 Capital, tomó contacto con Cristián Araya, un exejecutivo de BanChile que hoy es socio de K2 Advisors, para acercarse a Ponce y proponerle un negocio mediante el cual aspiraban a tomar una parte importante en la propiedad de las cascadas, para luego fusionarlas.

Julio Ponce se mantiene como accionista relevante de SQM, con el 31,1% de la propiedad, mediante una compleja estructura que le permite, vía Inversiones SQ y luego Inversiones SQYA, participar en cinco sociedades: Norte Grande, Oro Blanco, Nitratos, Pampa Calichera y Potasios (ver infografía).

Esta estructura, sumado al alto precio de SQM -la minera renta 10,12% en el año, pero en 2020 trepó 77%-, animó a IG4 Capital a tomar la iniciativa y proponer una fórmula que satisfacía un viejo anhelo de los minoritarios: fusionar las cascadas y ganar el descuento del holding.

Las primeras reuniones entre el representante de IG4 Capital en Chile, Pablo Kuhlenthal, y SQYA, encabezadas por su gerente general, el abogado Andrés Nieme, partieron en abril de 2020 y tras los primeros acercamientos se realizaron otros encuentros hasta que, en octubre, se presentó la primera propuesta informal. A un par de citas acudió el vicepresidente de las cascadas y SQM, Patricio Contesse Fica.

Desde entonces, los brasileños realizaron una serie de cambios y adecuaciones. Entre ellas, modificaron su propuesta luego que, en febrero de este año, SQYA adquiriera por US$ 90 millones acciones de Oro Blanco, Norte Grande y Nitratos, operación financiada con un crédito puente de BTG Pactual Chile y ejecutada mediante un poder comprador a la corredora de bolsa de la misma entidad. Esas compras redujeron los títulos disponibles a adquirir eventualmente y la propuesta del fondo brasileño volvió a recalcularse.

Antes de anunciar públicamente el poder comprador, el 8 de febrero, SQYA informó a IG4 que no estaban interesados en la oferta y les comunicaron que comprarían acciones aguas abajo, dicen dos personas ligadas a la operación. Aquella distinción de fechas es relevante: si SQYA lanzó un poder de compra teniendo la expectativa de un negocio como el que pretendía IG4, aquello podría constituir una infracción a la normativa de valores. Por ello en SQYA se apuran a aclarar que siempre, y tempranamente, comunicaron a los brasileños su negativa a la operación. Cuando se filtró la oferta, el pasado viernes 16 de abril, las acciones de las cascadas saltaron incluso sobre 10%.

Cada año, agregan en SQYA, Julio Ponce recibe entre 3 y 4 propuestas de negocio, muchas de ellas buscando replicar la fórmula de 2001, cuando Julio Ponce se alió en la matriz de las cascadas con la noruega Norsk Hydro. Pero esos eran otros tiempos: la firma estaba al borde de la quiebra. Y Ponce, hoy de 75 años, tenía 20 años menos. “Él ya no quiere volver a tener un socio”, dice una persona cercana al expresidente de SQM, quien dejó el cargo en 2015 tras el escándalo de las platas políticas.

La oferta no vinculante de IG4 tiene un plazo de 30 días corridos, desde el lunes 12 de abril. Pero la respuesta seguirá, dicen en SQYA, siendo la misma. “Ese negocio no va a ocurrir”, afirman.

La fórmula desechada

El negocio, que IG4 planeó por más de un año, tenía incluso financiamiento comprometido de parte de bancos brasileros. El objetivo era lograr simplificar la estructura de control de SQM, reduciendo el actual número de sociedades mediante una serie de adquisiciones y fusiones, que implicarían que las cinco compañías aguas arriba de SQM se redujeran a una: SQYA-OB.

En total, involucraba US$ 916 millones, de los cuales US$ 610 millones financiarían las OPA por el 70% de las acciones de libre flotación de Oro Blanco y el 60% de las acciones de Norte Grande que no están en manos del controlador. En Oro Blanco, los minoritarios tienen el 23% y en Norte Grande, el 26%. Otros US$ 200 millones se destinarían a realizar un aumento de capital para disminuir los pasivos de la sociedad de Julio Ponce y otros US$ 100 millones irían en un préstamo a SQY. En la nueva sociedad holding, IG4 alcanzaría el 45,6% y el control seguiría en manos de Julio Ponce. Así, las cascadas desaparecían y SQYA-OB controlaría dos nuevas sociedades, Pampa Grande (sucesora de Calichera) y Pampa Chica (sucesora de Potasios), que estarían sobre SQM, según detalles de la propuesta revelados por Reuters.

La idea de colapsar estas sociedades y dejar solo una compañía por sobre el activo implicaría, según quienes conocieron los cálculos de IG4, reducir el actual descuento holding de las cascadas desde el actual 60% hasta un rango parecido al de Quiñenco, que es del 20% al 25%. Un viejo anhelo de los minoritarios de las cascadas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.