Las metas del gobierno para reintegrar a la mujer al mercado laboral

Trabajadores-Aceite-de-Oliva-21

Una agenda con las ramas de la CPC donde se busca ser un nexo para abrir nuevos cupos laborales para la mujer y también reactivar la discusión para el proyecto de Sala Cuna Universal, son algunas de las tareas en las que se está trabajando en la actualidad.


Con urgencia está trabajando el gobierno para recuperar los escaños perdidos que causó la pandemia en relación al trabajo femenino. Si en enero del año pasado la participación laboral femenina bordeaba el 53%, la pandemia la retrotrajo más de diez años: a un 40%. Caída histórica que tiene al Ejecutivo trabajando con los gremios empresariales para retomar la senda y sobre todo volver al mercado laboral a las más de 650 mil mujeres que salieron del mercado.

“De acuerdo a los últimos datos del INE, hay 654 mil mujeres que perdieron su empleo y que hoy no están buscando trabajo y ese es nuestro foco hoy, porque es el grupo que es más preocupante. Ellas pasaron de ocupadas a inactivas y hoy no están buscando trabajo”, explica la subsecretaria del ministerio de la Mujer y Equidad de Género, María José Abud.

“El empleo femenino se ha visto mucho más afectado en esta crisis que el del hombre. Es lamentable ver cómo hemos retrocedido más de una década en empleos femeninos”, añade.

Dentro del diagnóstico que está haciendo el gobierno, destacan el impacto que la salida y no retorno de este grupo de mujeres puede hacer a la economía del país. “Esta agenda de trabajo es clave no solo por un tema de justicia, por la autonomía económica de la mujer, sino también por el impacto que tiene para el desarrollo económico y social de nuestro país, porque los hogares de los quintiles más vulnerables son liderados por mujeres y son en su mayoría hogares monoparentales”, explica.

También por la vinculación que tiene que la mujer se quede en casa y la violencia intrafamiliar. “Acá lo importante es cómo se interconecta esta agenda de empleo con uno de los pilares fundamentales de nuestra agenda que es la tolerancia hacia la violencia. Vemos con preocupación que la falta de ingresos propios. Contar con ingresos propios puede ser determinante para evitar una situación de violencia”, señala Abud.

Seis ramas

La cartera que dirige Mónica Zalaquett lleva un tiempo trabajando con la Confederación de Producción y Comercio (CPC) y sus seis ramas para ser un nexo entre los privados y las mujeres que están buscando empleo y también para abrir nuevos cupos en el mercado laboral.

“Tenemos una línea de trabajo importante con la CPC y sus ramas. Hemos estado trabajando en distintas mesas que han estado trabajando constantemente durante esta pandemia y nos hemos preocupado de unir la oferta con la demanda. Especialmente hemos trabajado con la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) en cómo identificar a nivel regional las zonas de interés y levantar oportunidades de empleo. En este ámbito estamos trabajando con la CPC, pero también con las Seremis para poder unir la oferta con la demanda y poder ahí generar un espacio para que se puedan reincorporar mujeres al mundo laboral. Eso ha funcionado bien y ha dado buenos frutos hasta ahora”, cuenta Abud.

También se está trabajando en una Agenda de Género que busca generar políticas para fomentar el empleo femenino. “Lo que estamos trabajando en particular es cómo fomentamos que en las empresas existan políticas de mejor conciliación laboral para mujeres y hombres, cómo generamos políticas de teletrabajo y de regreso gradual, cómo desde el empleador existe una forma de facilitar la reincorporación de la mujer, pero por otro lado también está el promover la corresponsabilidad, porque el sector privado al final tiene un rol importante en la reincorporación al mercado laboral y también en el cambio cultural que necesitamos hacer. Ahí es donde ha salido una súper buena iniciativa en el rol que tienen los empleadores también en detectar a tiempo la violencia intrafamiliar para proceder en estos casos y transmitir una cultura de no violencia al interior de la empresa”, detalla la subsecretaria.

El presidente de la CPC, Juan Sutil, detalla que el gremio firmó un convenio con la Subsecretaría del Ministerio de la Mujer y que se ha constituido una mesa de trabajo conjunto para desarrollar acciones concretas en dos líneas de trabajo: prevención de la violencia contra la mujer y apoyar la reinserción laboral femenina.

“Para facilitar y recuperar el trabajo femenino,existen distintas iniciativas que están llevando a cabo los gremios y las empresas en temas como la adquisición de habilidades digitales, promoción de más mujeres en altos cargos de las empresas, plataformas de intermediación laboral exclusivas para mujeres que deseen incorporarse al sector de la construcción, entre otros. Avanzar en este camino, valorando y e incorporando todo el talento femenino, es fundamental para mejorar la calidad de vida de las familias chilenas y lorgar un desarrollo integral”, explica Sutil

Proyecto Sala Cuna

María José Abud adelanta además que la cartera ya se encuentra trabajando con Trabajo y Hacienda en una mesa técnica donde se está revisando y actualizando el proyecto de ley de Sala Cuna Universal que no ha tenido una buena tramitación en el Legislativo, iniciativa que tiene larga dato en el Congreso. “Una de las prioridades de este año es reactivar el proyecto Sala Cuna.

Lo que se busca es terminar con esta discriminación y sacamos esta barrera que existe a la contratación femenina que es que se le asigne el costo de la sala cuna a las mujeres y también cómo terminamos con la discriminación en las empresas donde existen más de 20 mujeres trabajadoras, no tengan acceso a este beneficio.

El proyecto lleva su tiempo en el congreso y ha existido una buena mirada y una buena recepción por parte del sector privado”, explica Abud y añade que ahora “hay que buscar consenso y voluntades” para avanzar en la iniciativa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.