Lean Startup: la tendencia que entusiasma a la innovación

Imagen PIXABAY 2

Si bien se parte desde el concepto desarrollado por la industria manufacturera, existen otros sectores que están utilizando variantes de esta estrategia para mejorar sus procesos y realizar modelos de negocio más eficientes.




EL Lean es una disciplina de gestión de procesos que mejora la productividad de las empresas, eliminando los "desperdicios", ya sean tiempos muertos o recursos.

Pero últimamente, Startup y el Sistema de Gestión Lean (SGL), están entre sus principales tendencias.

"El Lean busca que cada cosa tenga su lugar y que exista un lugar para cada cosa, esa es una de sus máximas. Se trata de una disciplina donde no hay nada que esté fuera o que no tenga un propósito. O sea, siempre se están midiendo los tiempos de las tareas, asignaciones de responsabilidades y herramientas, entre otros. De esta manera, se puede tener un estándar. Después de lograr ese objetivo, se comienza a mejorar punto por punto", explica Bruno Serrano, socio y gerente de proyectos de Innspiral.

Para que el Lean se pueda aplicar a otras áreas, debe salir de la etapa de los procesos. Es decir, primero se tiene que realizar un análisis estructural de los métodos aplicados por la empresa. De esta manera, se puede explorar en otros sectores, como la innovación. "Desde la innovación se están tomando ciertos principios del Lean. Es entonces donde nace el Startup. Este se aplica en el proceso de crear una solución nueva, ya sea un negocio o una innovación dentro de una empresa, y consiste en establecer el método de desarrollo de este proyecto lo más liviano posible. Es decir, en lugar de gastar mucho tiempo y dinero en crear algo, se busca el mínimo viable", asegura Serrano.

Esto quiere decir que antes de que una idea se transforme en un proyecto de proporciones, primero se hace una serie de pruebas, ya sea en un bosquejo, una maqueta o prototipo, de manera de ir validando con el cliente esa solución. "Fue adoptado desde el mundo del software. Cuando se desarrolla una aplicación, se parte en líneas de código y se va construyendo en forma incremental, algo que se puede aplicar a cualquier proyecto", dice Serrano.

Así, Lean Startup busca eliminar las prácticas ineficientes y se centra en incrementar el valor de la producción durante la fase de desarrollo.

Por su parte, el Sistema de Gestión Lean (SGL) es una estrategia para guiar a las empresas, con el objetivo de lograr la obtención de los metas en sus negocios. Se basa en el establecimiento de una jerarquía clara y enfocada dentro de la organización, además del potenciamiento de la organización de los recursos humanos y la realización de talleres de perfeccionamiento.

"La tendencia es trabajar con las personas, para que ellos puedan tener la capacidad de mejorar continuamente sus procesos. Es por este motivo que es necesario definir el propósito, en el fondo, qué es lo que queremos mejorar, además de identificar los desperdicios y reconocer las capacidades", asegura Cristián Riveros, gerente de Proyectos del Instituto Lean.

Para lograr estos objetivos, es clave que las empresas tengan la convicción de lograr un cambio en sus organizaciones. "Es necesario dedicarle tiempo y se debe aplicar a todo nivel, desde los directivos hasta el piso. Lo complejo es cambiar los hábitos de las personas", manifiesta Riveros.

Comenta