Los altos mandos de los fabricantes de vacunas Covid-19 vendieron casi US$ 500 millones de acciones el año pasado

Los ejecutivos de Moderna y Merck se encuentran entre los que han cosechado las mayores recompensas.




Los ejecutivos y directores de Pfizer Inc., Moderna Inc. y otras compañías que desarrollan vacunas contra el Covid-19 vendieron, aproximadamente, US$ 496 millones en acciones el año pasado, obteniendo recompensas por desarrollos positivos de vacunas que elevaron el valor de las acciones de los fabricantes de medicamentos.

Los ejecutivos y directores de las mismas 13 compañías vendieron alrededor de US$ 132 millones en acciones en 2019, según datos de transacciones internas de la firma de investigación Kaleidoscope. Más de 8,5 millones de acciones fueron vendidas el año pasado por personas con información incumbente en estas empresas, en comparación con 4,7 millones de acciones en 2019.

En términos de dólares, gran parte de las ventas se realizaron en una sola empresa, Moderna, fabricante de una de las dos vacunas Covid-19 autorizadas para su uso en los Estados Unidos, los ejecutivos y un director vendieron más de US$ 321 millones de sus acciones en más de 700 transacciones. Los insiders de Merck & Co. vendieron US$ 58 millones de sus acciones. En Novavax Inc., los ejecutivos vendieron más de US$ 40 millones de sus papeles después de que la vacuna de la compañía alcanzara hitos en agosto y septiembre.

Merck, que en mayo pasado dijo que estaba buscando dos vacunas, descartó esos esfuerzos el mes pasado después de que los datos mostraran respuestas inmunes decepcionantes. Novavax anunció resultados positivos de sus ensayos clínicos el mes pasado.

Algunas de las ventas hacia fines del año pasado llamaron la atención de los funcionarios gubernamentales, y el entonces director de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) pidió nuevas restricciones a los planes de compensación bajo los cuales se realizaron muchas de las ventas.

Los expertos en compensaciones corporativas dicen que este tipo de ventas son la consecuencia natural de un cambio a largo plazo hacia el uso de acciones para una mayor participación en el pago de los ejecutivos, con el fin de vincular el pago al desempeño, en este caso, el desarrollo de vacunas que salvan vidas. Los altos funcionarios de la empresa, al igual que otros inversores, pueden no estar dispuestos a dejar ganancias sobre la mesa, siempre y cuando se adhieran a las reglas de uso de información privilegiada, dicen algunos consultores.

“Este es el comportamiento que esperaría ver en la mayoría de estas empresas”, dijo Ben Silverman, director de investigación de InsiderScore, que analiza las transacciones de los incumbentes corporativos. Si bien Silverman describió algunas de las ventas como agresivas, dijo que no es inusual, particularmente para empresas jóvenes como Moderna, cuyos ejecutivos han visto cómo el valor de sus participaciones ha aumentado drásticamente.

Algunas de las ventas fueron parte de planes de inversiones preestablecidos antes de la pandemia. El resto fue principalmente parte de planes comerciales preestablecidos que se cambiaron o adoptaron después de que se inició el desarrollo de la vacuna. Estos cambios permitieron más ventas en la segunda mitad del año cuando salieron noticias positivas sobre las vacunas.

Los planes de negociación preestablecidos a menudo se establecen para permitir que los funcionarios que puedan tener acceso a información no pública puedan vender acciones sin exponerse a cargos de uso de información privilegiada. Los llamados planes 10b5-1 pueden establecer precios u otros umbrales que terminan en ventas automáticas cuando se alcanzan. Algunos planes requieren un “período de enfriamiento” entre el momento en que se implementa el plan y la primera operación.

Novavax dijo que sus ejecutivos se adhieren a las leyes de venta de acciones de la empresa y han vendido una fracción de sus participaciones totales en la compañía. Pfizer no respondió a las solicitudes de comentarios. Merck no proporcionó ningún comentario.

Las empresas no están obligadas a divulgar estos planes, aunque a menudo lo hacen cuando una transacción está vinculada a un plan con el fin de brindar protección legal al vendedor, dijo Silverman.

“Como inversionista, lo que debe buscar es ese comportamiento oportunista en el que la gente apunta a precios específicos, aumentando el ritmo de venta a un precio más alto o estos ejemplos donde hay cambios significativos en el comportamiento”, dijo.

Los ejecutivos venden acciones por una variedad de razones que pueden no estar relacionadas con los desarrollos en sus empresas, incluida la diversificación, la planificación patrimonial y la reserva de dinero para la matrícula universitaria.

En Moderna, el 17% del monto en dólares de las transacciones, o alrededor de US$ 56 millones, fue parte de los planes comerciales 10b5-1 establecidos antes de 2020 que no se actualizaron el año pasado, según un análisis del Wall Street Journal de las presentaciones de valores. Algunos ejecutivos de Moderna modificaron sus planes comerciales de 10b5-1 o establecieron otros nuevos en marzo, mayo y junio del año pasado, después de que comenzaran los ensayos de la vacuna y después de que la compañía recibiera fondos del gobierno para acelerar su desarrollo.

Un portavoz de Moderna dijo que todas las ventas de ejecutivos se realizan según los planes comerciales 10b5-1. En agosto, ejecutivos y directores acordaron no entrar en nuevos planes, agregar acciones a planes existentes o participar en ventas adicionales no programadas, dijo el portavoz. En diciembre, la compañía volvió a permitir la venta de acciones a través de planes comerciales preestablecidos nuevos o modificados, luego de la divulgación de las cifras de eficacia de su vacuna Covid-19.

El presidente ejecutivo Stéphane Bancel vendió US$ 98 millones de sus acciones el año pasado. Había estado vendiendo un promedio de 86.000 acciones al mes el año pasado hasta junio, después de lo cual el ritmo de venta de acciones se duplicó. Las ventas de Bancel representaron menos del 10% de sus participaciones, dijo la compañía.

En noviembre, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, vendió alrededor de US$ 5,6 millones en acciones de la empresa, aproximadamente el 60% de sus participaciones en ese momento, el mismo día en que la compañía anunció resultados positivos de su vacuna Covid-19, que la FDA autorizó para uso de emergencia en el Estados Unidos en diciembre. Pfizer dijo en ese momento que la venta era parte de la planificación financiera personal de Bourla y se basaba en un plan 10b5-1. Bourla autorizó la venta en febrero de 2020 y renovó la autorización en agosto con términos idénticos de precio y volumen, dijo la compañía.

Las ventas de acciones de alto precio en Pfizer, Moderna y otros lugares han sido objeto de escrutinio por parte de algunos inversores y funcionarios gubernamentales. En noviembre, el jefe de la SEC pidió nuevas restricciones al comercio y las inversiones bajo estos planes. “Para los altos ejecutivos que usan planes 10b5-1 para vender acciones, creo que es apropiado un período de enfriamiento desde el momento en que se implementa el plan o se cambia materialmente, hasta la primera transacción”, dijo el presidente de la SEC Jay Clayton, en una audiencia del Senado.

El presidente y director ejecutivo de Merck, Kenneth Frazier, vendió US$ 23 millones en acciones en noviembre, mientras que la vacuna candidata de la compañía estaba en un ensayo clínico. Sus operaciones no se atribuyeron a un plan comercial, a diferencia de todas sus otras transacciones de papeles desde octubre de 2015. La liquidación representó el 40% de sus acciones adquiridas en ese momento.

Los ejecutivos de Novavax vendieron US$ 23 millones en acciones en agosto, un día después de que la compañía anunciara el comienzo de la segunda fase de su ensayo clínico. Las ventas de agosto no se atribuyeron a un plan de negociación en las presentaciones de valores.

A finales de septiembre, los ejecutivos de Novavax vendieron otros US$ 19 millones en acciones días después de ingresar a la fase tres del ensayo clínico para su vacuna candidata. Las presentaciones de valores de la última semana de septiembre vincularon las ventas a un plan comercial, pero no revelaron cuándo se estableció el plan.

Los expertos de Moderna y Pfizer que establecieron planes comerciales preestablecidos el año pasado tuvieron períodos de enfriamiento de menos de tres meses. Los expertos de Novavax no revelaron las fechas para la adopción de sus planes de inversión preestablecidos. La mayoría de las ventas incumbentes de Merck no estaban vinculadas a dichos planes comerciales, y las que sí lo estaban no incluían fechas para los planes.

El portavoz de Moderna dijo que la compañía requiere que cualquier plan 10b5-1 nuevo o revisado esté sujeto a un período de enfriamiento significativo antes de que se pueda activar cualquier transacción bajo esos planes, pero no dijo cuánto tiempo.

—Theo Francis contribuyó a este artículo.

Escriba a Inti Pacheco a inti.pacheco@wsj.com

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.