M3storage: el matrimonio perfecto entre ladrillos y bytes

Dom Teysseyre llegó a Chile desde Argentina arrancando de los problemas económicos derivados de la crisis subprime. Le costó tres años levantar un negocio de “minibodegas”. Pero la optimización de los espacios y la digitalización del servicio marcó una diferencia con respecto a lo que se estaba haciendo en todo el mundo en dicha industria. Hoy, M3storage está en varios países y está preparando una ronda de financiamiento para invertir US$ 100 millones en los próximos cinco años.




El francés Dom Teysseyre (52) llevaba varios años viviendo en Buenos Aires, trabajando en un área dedicada al financiamiento para la adquisición de aviones para líneas aéreas. Su esposa e hijos son argentinos. Pero luego de la crisis subprime del 2008 la economía del país transandino se vio golpeada. Teysseyre miró primero hacia Europa. Sin embargo, los problemas económicos estaban golpeando aún más fuerte al Viejo Continente. Fue cuando cambió la vista hacia el oeste.

“Llegamos a Chile el 2010 y había un dinamismo impresionante. Decidimos mudarnos con la idea de invertir en el rubro inmobiliario, pero en el área de bodegaje”, comenta este francés, que además practica automovilismo, participando en distintas carreras GT3 y GT4 en Chile y Brasil.

“A principio no fue fácil porque yo no conocía a nadie en Chile. Tuve que demostrar muchas cosas para poder conseguir el terreno, construir las primeras bodegas y echar a andar la operación. Nos demoramos cerca de tres años”, reconoce.

El lugar elegido fue Enea, cerca del aeropuerto internacional. Hasta ahí no parece un emprendimiento muy innovador, pero la cara tecnológica y startup comenzó cuando decidieron hacer algo diferente.

“No encontré en ninguna parte del mundo un ERP (software de administración empresarial) que pudiera hacer lo que queríamos, que era ofrecer el arriendo de minibodegas igual como un hotel. O sea, un sistema de check-in y check-out totalmente online. La idea es que un cliente pueda tener en su celular el detalle completo de la propuesta, además de contratar y pagar todo online. Y eso no existía en ninguna parte del mundo en ese entonces. Recién hace unos seis meses se está transformando en una especie de estándar del sector de self-storage”, explica el CEO de M3storage. “Ha sido un proceso lento, pero hemos digitalizado por completo a esta industria”, agrega.

Paralelamente, hicieron un trabajo de optimización “física” de las bodegas y se pusieron a construir un segundo centro, ubicado en un edificio en el sector oriente de Santiago. “Fue cuando el proveedor de todo lo que es puertas y divisiones para las bodegas viajó desde Estados Unidos y nos comentó que no existía en el mundo algo como lo que habíamos hecho con respecto a la optimización de los espacios e integración a un edificio tradicional, sin tocar su estructura ni estética. Además, todo era modular y podía trasladarse. Nos recomendó participar de un concurso internacional sobre self-storage, el cual ganamos. Fue una validación de que estábamos en el camino correcto, lo que se complementa con nuestra plataforma online”, señala Teysseyre.

Para hacerse una idea, es la única empresa que ofrece un servicio full check-in y check-out con integración de controles de accesos por llave digital. Esto le permite al usuario compartirla con otras personas y abrir las puertas de su bodega desde su celular, sin contacto. Incluso, registraron una patente industrial que entrega una solución constructiva de almacenamiento en altura, como también de las únicas “estaciones pick-up” con integración digital por API (software para integrar en las apps) en carritos de compras.

Trabajan con malls y centros comerciales como Mallplaza, GPA Malls, Parque Arauco, De Moda, en Colombia; fondos de inversiones como BTG Pactual y PEI; edificios icónicos como el World Trade Center, en Sao Paulo; inmobiliarias como Eurocorp o Vitacon y retailers como Carrefour y Grupo Éxito, además de operadores de estacionamientos.

La última milla

Con la pandemia, el negocio de esta empresa ha crecido, en parte, por el aumento del e-commerce, además de la mejora en la tecnología, que permite hacer todo en línea. De hecho, actualmente están a un ritmo de un aumento del 12% en las ventas en Chile, Colombia y Brasil. Hasta la fecha han tenido cerca de 5.000 clientes, de los cuales 2.000 son empresas. En el resto hay de todo: desde alguien que necesita un espacio mientras se muda hasta una familia que quiere guardar sus bicicletas. La flexibilidad va desde espacios de 1m2 hasta 300 m2.

Por eso, Dom Teysseyre estima que están dando un nuevo paso donde “la logística cambia, especialmente dentro de la ciudad. El cliente no espera, hay que estar cerca”. La idea es aumentar la cantidad de espacios en diferentes lugares de las ciudades, de tal forma que, dado el aumento del comercio electrónico, “la última milla sea realmente la última milla. La idea es que cuando alguien compre un producto, el comercio pueda hacer al instante el packaging y dar el tiempo de entrega exacto, acortando la última milla. Ese es el gran desafío nuestro como empresa de storage, ayudar al e-commerce a agilizar su logística”.

Y justamente para lograr un espíritu más “startupero”, están trabajando en una ronda de inversión y hablando con varios venture capital.

Este ingeniero comercial prefiere no comentar el monto, pero revela que proyectan un programa de inversiones por US$ 100 millones para los próximos cinco años. “Nos acaba de seleccionar del ICEX España (Instituto de Comercio Exterior) por nuestra tecnología. Eligieron a 5 aplicaciones entre 350 mil a nivel mundial, los que nos tiene muy contentos”, dice Dom Teysseyre, desde Madrid. Es que, justamente, se encuentra en esa ciudad afinando los detalles de lo que será el desembarco de M3storage en Europa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.