Más técnico y estratégico: cómo está cambiando el perfil de los gerentes de sustentabilidad

La pandemia, las crisis sociales y los efectos del cambio climático están poniendo a los líderes de las áreas de sostenibilidad de las empresas en un rol de mayor decisión. Los asuntos públicos van en retirada y la ingeniería está ganando terreno.




La Bolsa de Santiago acaba de sellar una alianza con la organización Climate Bonds Initiative (CBI) para fomentar el aumento de la emisión de bonos verdes en Chile. Por otro lado, un reciente estudio desarrollado por EY reveló que el 28% de los directorios de las grandes compañías chilenas ven como una prioridad para este año incorporar los elementos ambientales, sociales y de gobernanza corporativa (ASG) dentro de su hoja de ruta.

Estas son solo algunas señales de cómo el área de sustentabilidad de las empresas nacionales cobra cada vez más importancia en la estrategia del negocio. No solo la preocupación por el cambio climático ha sido un aliciente. A nivel local, las problemática social de los últimos años, más una pandemia que cambió las miradas, también han influido. En este contexto, ¿qué están buscando las organizaciones en sus líderes de sustentabilidad? ¿Ha cambiado este perfil en los últimos tres años?

Pedro Fernández, executive manager de DNA Human Capital, estima que, claramente, la pandemia afectó al cargo, como a muchos otros dentro de las empresas. “Sin embargo, donde más ha variado el perfil del gerente de sustentabilidad es en lo relativo a los planes de descarbonización de las organizaciones. El nuevo rol debe tener un foco mucho más medioambiental, sobre todo por los temas de la huella de carbono. Se necesita para el cargo un alto nivel académico”, comenta, y agrega: “Pero sobre todo, muchas ganas de cambiar la compañía desde dentro”.

Independientemente de la persona en particular, Fernández cree que la importancia está en que son las mismas empresas las que le están dando mucho más peso a esta área, potenciándola e incluyéndola en las decisiones clave.

Un estudio realizado a principios de año por Acción Empresas, CLA Consulting, Irade y la Cámara de Comercio de Valparaíso, reveló que si bien las empresas chilenas no han aumentado los presupuestos destinados a las áreas de sostenibilidad, sí han incorporado resultados de su gestión en la toma de decisiones. Las prioridades en sostenibilidad en 2020 y 2021 se modificaron bastante, según indica el informe, poniendo a la cabeza el cambio climático y los vínculos con los territorios.

Incluso, Acción Empresas desarrolló otro estudio junto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre la realidad de líderes y las áreas de sostenibilidad en grandes empresas nacionales, “y los resultados muestran un drástico cambio en el rol”, explica Marcela Bravo, gerenta general de Acción Empresas, y prosigue: “Esas áreas hoy están a una línea del gerente general, reportan directamente al directorio, integran mesas de comités ejecutivos y han intensificado sus tareas de cara a las normativas locales y globales en esta materia. Estos dos estudios nos indican que hay una tendencia importante de transformación en el rol, que pasó de corporativo a estratégico y, por otra parte, nos señala que los obstáculos siguen estando en asociar el impacto directo de los criterios ASG en los resultados financieros”.

Más que reciclaje

Haciendo un poco de historia, a nivel de grandes compañías, el concepto de “responsabilidad social empresarial” (RSE) fue una especie de antecesor a lo que hoy se conoce como sustentabilidad. Al respecto, Álex Godoy, director ejecutivo del Magíster en Gestión de la Sustentabilidad de la Universidad del Desarrollo (UDD), indica que hace unos 15 años las profesiones más comunes para dirigir este tipo de áreas eran del sector comunicaciones, ingeniería comercial o abogados. Es decir, más relacionadas a los “asuntos públicos”.

“Hoy, como se ha complejizado el panorama, se requiere de conocimientos técnicos más allá de las relaciones con las comunidades. El perfil ha ido cambiando hacia profesionales de la ingeniería civil o ingeniería industrial, que aparte de manejar áreas de negocios, conocen también el área de procesos productivos”, dice Godoy, quien además es director del Centro en Sustentabilidad UDD. Y agrega: “En otras palabras, cuando se habla de economía circular, un gerente de sostenibilidad no solo puede referirse al reciclaje, sino también a temas de rediseño productivo, reemplazo de materiales o reingeniería de la cadena logística, entre otros temas”.

En la misma línea, Carolina Contreras, gerenta de División de Robert Half Chile, señala que las empresas están buscando profesionales “como ingenieros comerciales, por ejemplo, para asumir cargos en gerencias de sustentabilidad, por su capacidad de elaborar proyectos, su familiaridad con cifras y presupuestos”.

Incluso, según datos recopilados por Robert Half en 2021, el 52% de los ejecutivos que tiene influencia en el proceso de reclutamiento o tiene un rol de gestión de equipo en la empresa donde trabaja, cree que las empresas ya se dieron cuenta de que las prácticas ASG pueden ser un factor de competitividad para la atracción y retención de talentos.P

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.