Mexicana Alsea, que opera la cadena Starbucks, suspende el contrato de sus trabajadores en Chile

Starbucks

“Para cuidar la fuente de trabajo de todos nuestros colaboradores es que como Alsea hemos determinado acogernos a la ley Protección del Empleo cuando ésta entre en vigencia”, informó la compañía, que además opera P.F. Chang’s, Chili’s y Burger King.




La empresa gastronómica mexicana Alsea, que en Chile opera 198 locales de las cadenas Starbucks, P.F. Chang’s, Chili’s y Buguer King, informó a sus trabajadores de su decisión de suspender los contratos laborales durante la emergencia y acogerse a la nueva Ley de Protección del Empleo, que permite a los colaboradores acceder a los recursos del Seguro de Cesantía mientras dure la actual crisis sanitaria.

Según la compañía, su objetivo es “resguardar que podamos seguir teniendo el vínculo contractual con todos ellos, seguir pagándoles sus cotizaciones y obligaciones previsionales, y cuando esta emergencia pase poder volver a reintegrarlos a sus funciones laborales cotidianas”.

Desde Alsea aseguraron que, además de pagar las cotizaciones previsionales y mantener el vínculo contractual durante abril se adicionará un pago extra de un 10% equivalente al sueldo base y su gratificación a cada trabajador, de manera de acercar “lo más posible” su sueldo al que reciben en régimen.

Efecto en la industria

En la compañía comentaron a PULSO que, al igual que el resto de la industria gastronómica, se han visto seriamente afectados por la crisis sanitaria, lo que los ha llevado a cerrar casi la totalidad de las tiendas en el país, asumiendo un perjuicio económico. Al mismo tiempo, se congelaron las inversiones en aperturas, contrataciones e incrementos salariales.

“Todo esto nos ha llevado a revisar minuciosamente nuestros planes y abocarnos a dar continuidad a nuestra operación a través de distintas medidas de ahorros y restricciones presupuestarias”, comentaron. A ello se suma la aplicación de “un exhaustivo plan de ahorro en gastos no esenciales, un proceso acotado de desvinculaciones a nivel corporativo y una reducción de sueldos voluntaria para algunos colaboradores”.

“Se han detenido, además, temporalmente, las inversiones en nuevas tiendas y nuevas contrataciones, congelándose aumentos salariales o cualquier gasto que implique afectar aún más la salud financiera de la empresa en este periodo”, complementaron.

En relación con la continuidad de sus trabajadores una vez que la crisis quede atrás, aseguraron que ya se está trabajando en el plan de acción para cuando todo vuelva a la normalidad.

“Estamos muy pendientes de los avances de esta contingencia sanitaria para adoptar medidas oportunas para resguardar siempre el trabajo de nuestros colaboradores. Cuando volvamos a operar todos los trabajadores de Alsea volverán a integrarse a sus funciones de manera normal, fue precisamente ese motivo lo que nos impulsó a tomar esta medida, garantizar que nuestros trabajadores siguieran con su fuente laboral intacta”, subrayaron desde la operadora gastronómica.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.