Ministro de Obras Públicas y aeropuertos: “Hemos ido retrasando licitaciones para dar más tiempo a los interesados”

Ante la baja de ingresos de los terminales aéreos, Alfredo Moreno dice que es algo que preocupa, pero recuerda que son inversiones de largo plazo. Respecto al puente Chacao, asegura que las obras siguen y que se trabaja en llevar al papel lo acordado el año pasado.


No solo las aerolíneas enfrentan problemas en la industria aeronáutica. También ocurre lo propio con los aeropuertos, que han visto caer sus ingresos casi en su totalidad. El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, aseguró en entrevista con Pulso TV que en la cartera están mirando este tema con preocupación, pensando en que existe una agenda de licitaciones de ampliaciones de aeropuertos que podría verse complicada.

Además, indicó que están evaluando medidas y que, por ahora, el plan es ganar tiempo para que los grupos interesados puedan mirar las propuestas de mejor forma.

Además, advirtió que, más allá de que la agenda esté enfocada en el coronavirus y sus efectos, no hay que perder de vista el grave problema de la sequía, pues se espera que este 2020 sea otro año seco.

¿Cómo está viendo la crisis hídrica?

-Si no tuviésemos el coronavirus, probablemente de lo que estaríamos hablando es del agua. Llevamos 11 años de sequía, el año pasado fue duro y, en este, los caudales de los ríos están 20% o 30% más abajo de lo que estaban el año pasado. Hoy día está pegando muy fuerte en el abastecimiento de agua potable de las ciudades. Hemos logrado que no haya ningún racionamiento, como lo ha habido en las sequías anteriores en Chile.

¿Existen riesgos reales de racionamiento?

-Sí, existen en la medida que no se hagan todas las cosas que estamos haciendo. Las fuentes de agua para las ciudades están muy estresadas, particularmente en Santiago y Valparaíso. Por eso estamos trabajando con todos los recursos, de manera de iniciar la temporada primavera-verano con las mayores reservas de agua posibles. Lo fundamental es con cuánta agua podamos partir en los embalses, por eso estamos usando prácticamente todo el Maipo en llenar el embalse El Yeso, y en el caso de Los Aromos, estamos ocupando el 40% del Aconcagua en eso. Estamos usando todos los mecanismos posibles.

¿Cuál será el rol del Ministerio de Obras Públicas en el proceso de reactivación?

-En cuanto la pandemia nos permita trabajar de una manera más amplia y con menos restricciones, en nuestra opinión se va a requerir un gran aporte en inversión estatal porque la privada naturalmente va a tener dificultades. (...) durante todo este tiempo nos hemos movilizado en tener listos todos los proyectos, porque uno no saca nada con decir ‘hay que gastar’. No queremos que la gente esté barriendo las calles, lo que queremos es que haya proyectos que, además de generar actividad, también mejoren la calidad de vida y productividad de nuestro país. Obras útiles, infraestructura de autopistas, carreteras aeropuertos, embalses. Es decir, una cantidad de proyectos en los que hemos estado trabajando para que estén disponibles en el momento oportuno.

Considerando el desfavorable escenario macroeconómico que se observa hacia adelante, ¿cómo está viendo los planes de inversión?

-Nosotros estamos sacando ahora el plan de infraestructura de los próximos 30 años. Esto se hizo en el pasado y, como dio buenos resultados, los estamos volviendo a replicar. Es bueno tener ese faro que marque hacia dónde hay que ir, y así no invertir en cosas que no sirven. En simple, esto muestra lo clave que es la inversión en infraestructura para que Chile logre el crecimiento que esperamos tener en los próximos 30 años.

¿Qué medidas están evaluando ante la crisis de los aeropuertos?

-En el caso de los que ya están licitados, naturalmente toda esta baja en la actividad impacta a todo lo que tenga que ver con el negocio aeroportuario, y esta es una realidad universal y sobre la que poco se puede hacer. Lo que sí estamos haciendo es trabajar con los concesionarios, de manera tal de reducir los costos en donde no sea necesario. Por ejemplo, es lo que estamos haciendo ahora con el aeropuerto de Santiago, donde hoy día solo se está ocupando el 5%, pero sabemos que eso en ningún caso compensa la caída en los ingresos que evidentemente se tiene. Hay millones de problemas que se generan cuando una actividad cae en un 95%.

Como está pasando con muchas otras actividades, la solución es que se termine la pandemia y se nos permita ir reactivando esto. Ya hay algunas líneas que han dicho que van a reactivar sus vuelos y, en la medida en que eso pase, la situación se va a ir mejorando.

¿Y en lo que refiere a los nuevos aeropuertos?

-Hemos ido retrasando un poco las licitaciones, de forma tal de dar un poco más de tiempo a los grupos que lo están mirando. Los que estamos mirando en este momento, son los aeropuertos que son bastante seguros, por ejemplo, el caso de Punta Arenas, donde la conexión es vital. Lo mismo pasa con Balmaceda. Es decir, estamos en una situación donde esos aeropuertos son importantes, pero, aun así, estamos siempre mirando qué modificaciones podemos hacer al modelo de negocios. Hay también que pensar que todas estas son inversiones a largo plazo. Quien licite uno de estos aeropuertos va a comenzar a operar en muchísimos meses más.

¿En qué va la construcción del puente Chacao? ¿Quedó atrás el conflicto con Hyundai?

-El puente Chacao ha seguido construyéndose en forma completamente normal. Tenemos un acuerdo que estamos poniendo en el papel y por eso hemos sido muy prudentes de no darlo a conocer, pero en los términos generales tenemos hace tiempo un acuerdo que, como digo, tiene que transferirse en uno completo y total que sea revisado por todas las instancias del gobierno y Contraloría.

Comenta

Imperdibles