Nobel de Economía 2021 queda en manos de David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens

Twitter/@NobelPrize

Los tres ganadores son académicos de EEUU, y se adjudicaron el premio por su labor en los campos de la economía laboral y las relaciones causales, utilizando experimentos que se basan en situaciones de la vida real para revolucionar la investigación empírica.




Durante la mañana de este lunes la Real Academia de las Ciencias de Suecia finalmente informó quiénes fueron los ganadores del premio Nobel de Economía 2021: el reconocimiento quedó en manos de los economistas David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens, por su trabajo utilizando experimentos que se basan en situaciones de la vida real para revolucionar la investigación empírica.

El galardón, que formalmente se conoce como el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, es el último de los Nobel de este año. Los ganadores tendrán que repartirse la suma de 10 millones de coronas suecas, lo que se traduce en cerca de US$1,14 millones.

En concreto, Card, nacido en Canadá, se llevó la mitad del premio “por sus contribuciones empíricas a la economía laboral”, dijo la academia. En tanto, Angrist e Imbens compartirán la otra mitad “por sus aportes metodológicos al análisis de las relaciones causales”.

Los tres ganadores son académicos de EEUU, Card en la Universidad de California Berkeley, Angrist en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), e Imbens en la Universidad de Stanford.

“Los galardonados en ciencias económicas de este año han demostrado que muchas de las grandes preguntas de la sociedad pueden responderse”, dijo la academia en Twitter. “Su solución es utilizar experimentos naturales: situaciones que surgen en la vida real que se asemejan a experimentos aleatorios”.

Angrist e Imbens se especializaron en el desarrollo de dicha metodología, mientras que Card utilizó este enfoque para abordar cuestiones clave de la economía laboral.

Los ejemplos de investigación citados por la academia incluyen su análisis de la afluencia cubana al mercado laboral de Miami durante la década de 1980 después de que el entonces líder del país cubano, Fidel Castro, permitió que los ciudadanos que quisieran salir de la isla lo hicieran.

Otro estudio mencionado fue el artículo de Card junto con Alan Krueger, el difunto economista y antiguo asesor del presidente Barack Obama, que comparó los efectos de las políticas de salario mínimo en los restaurantes de comida rápida en Pensilvania y Nueva Jersey.

El premio está en línea con el enfoque que ha dado la academia en los últimos años sobre la aplicación de la disciplina económica en el mundo real.

Sin ir más lejos, el reconocimiento de 2020 fue para los matemáticos y profesores norteamericanos de la U. de Stanford Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, por sus “mejoras en la teoría de subastas y la invención de nuevos formatos de subastas”, según la Real Academia de las Ciencias Sueca.

Otros ganadores de este siglo han sido investigadores cuyo trabajo abarcó desde la desigualdad hasta el cambio climático.

“Estoy emocionado de compartir el premio”, dijo Imbens, quien es originario de los Países Bajos. “Solo soy muy afortunado de haber tenido muchos colegas excelentes haciendo un trabajo muy interesante”, añadió.

Los prestigiosos premios Nobel por logros en ciencia, literatura y paz se han otorgado desde 1901, aunque el premio de Economía, creado a través de una donación del banco central de Suecia en su aniversario 300, se incorporó posteriormente y se entregó por primera vez en 1969.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.