OIT: 10 pasos para el retorno seguro y saludable al trabajo

02 DE MARZO DEL 2018 TEMATICA DE GENTE CAMINANDO POR FUERA DE EDIFICIOS DE OFICINAL SANTIAGO, CHILE FOTO: LUIS SEVILLA FAJARDO PEATONES - TRANSEUNTES - BARRIO FINANCIERO - HABLANDO POR CELULAR - SANTIAGO

Desde la organización mundial del trabajo destacan la importancia del diálogo social en el retorno a la actividad laboral, el establecimiento de fases y garantizar las medidas de desinfección, higiene y monitoreo para garantizar una reapertura segura de las empresas.




Con el inicio del desconfinamiento, y la vuelta al trabajo de muchas industrias, la implementación de protocolos y medidas de seguridad se ha vuelto un tema indispensable para las empresas.

La OIT, a través de la especialista principal en seguridad y salud, Carmen Bueno, dispuso un plan para las empresas en el que destacan diez pasos que garantizan el retorno seguro a la actividad laboral y que fueron expuestos en el ciclo de charlas del Organismo Técnico Intermedio para Capacitación (OTIC) de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

En este se jerarquizan por efectividad las medidas para mitigar la posibilidad de nuevos brotes y contagios que pongan en riesgo la vida de las personas y, por supuesto, la misma medida de reactivación.

Las más efectivas a realizar por parte de los trabajadores pasan por la implementación de teletrabajo para eliminar el riesgo de infección; la integración de medidas de ingeniería, barreras y arreglos de ventilación; medidas organizativas en la redistribución de los puestos; medidas administrativas de limpieza y desinfección y, en el eslabón menos efectivo, pero igual necesario y eficaz al ir acompañado del resto, la protección personal.

10 pasos para el retorno seguro y saludable

1. Garantizar el dialogo social: Establece unos lineamientos básicos que sean aterrizados por las empresas en sus respectivos lugares de trabajo. Es una oportunidad de instaurar las medidas para la vuelta. Asimismo, es importante promover el rol activo de los comités paritarios de higiene y seguridad y que formen parte de las conversaciones todos los niveles de la compañía.

2. Decidir quién regresa al trabajo y cómo: Destaca el establecimiento de enfoque de retorno por fases, que comience desde una CERO en la que acuda únicamente el personal crítico y necesario. Eventualmente, y con la implementación de medidas necesarias, se incorporarían más trabajadores, siempre y cuando, no pertenezcan a grupos como adultos mayores o con condiciones de salud preexistentes.

3. Garantizar el distanciamiento y evitar la interacción física: Promover el teletrabajo donde sea posible, y donde no, redistribuir los puestos de trabajo y los procesos para reducir el contacto entre las personas a través de la implementación de medidas de ingeniería y organizacionales. De igual forma, es importante establecer y revisar el aforo máximo de los lugares de trabajo y, por supuesto, la ventilación. Asimismo, las empresas deberían garantizar el distanciamiento no solo en los lugares de trabajo, sino también en los desplazamientos a este. De ser posible, ofrecer un transporte propio que garantice un roce menor con otras personas y evite aglomeraciones. De no poderse, se debería entregar flexibilización y turnos que permitan el distanciamiento necesario.

4. Implementación de medidas de limpieza y desinfección de forma regular: Es importante generar consciencia y campañas que promuevan la mantención de este protocolo. Asimismo, sostiene la relevancia en la formación del personal para el correcto uso de productos y evitar posibles intoxicaciones.

5. Implementación de medidas de higiene personal: Facilitar que las personas tengan a disposición productos y espacios para mantener la higiene necesaria y evitar el contagio.

6. Proveer equipos de protección y previsión personal: No solo entregar, sino capacitar sobre su uso mantenimiento y almacenamiento.

7. Monitorear de manera constante el estado de salud: Recordar el constante autochequeo de síntomas en las personas y tener en consideración las medidas y protocolos a tomar en el caso de detectar posibles infectados.

8. Medidas para afrontar los riesgos psicosociales: “Habrá una consecuencia para las que quizás no tengamos vacuna, como lo son los riesgos para la salud mental de las personas”, destacó Bueno. Ante esto, la importancia de considerar otros riesgos asociados a la pandemia es indispensables para las empresas.

9. Actualizar los planes de emergencia y evacuación: Sobre todo en un país sísmico como Chile, al redistribuir los puestos de trabajo para garantizar la distancia social, es necesario que se actualicen los planes de emergencia y evacuación del edificio en casos de situaciones de fuerza mayor.

10. Monitoreo constante: Una vez implementado los pasos para la vuelta segura y saludable al trabajo, es necesario mantener una vigilancia constante del correcto mantenimiento y gestión de estos. Asimismo, seguir de cerca los ciclos de mejora continua que actualicen constantemente las medidas de control que deben implementarse.

De igual forma, Bueno destacó la necesidad de que las empresas no solo informen a los trabajadores, sino que los formen en el ámbito de la adopción de los protocolos necesarios para minorizar el riesgo de contagio en esta reactivación y reapertura de las empresas en el país.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.