Pablo Antolin y reforma previsional: “En términos generales está en línea con lo que dice la OCDE”

El economista principal de la unidad de pensiones privadas de la OCDE considera que la propuesta del gobierno aborda varias de las recomendaciones del organismo multilateral.


El sistema de pensiones chileno, en general, le parece adecuado al economista principal de la unidad de pensiones privadas de la OCDE, Pablo Antolin, quien si bien ve espacio para mejoras, considera que se abordan de manera adecuada en la reforma impulsada por el gobierno. Respecto a las recientes críticas al sistema de licitaciones para nuevos afiliados, también cree que son abordadas en la propuesta, aunque no le queda claro exactamente como lo van a resolver. Por otra parte, Antolin llama la atención por la inercia de los individuos en el sistema, que al no cambiarse han impedido que el sistema de licitaciones baje lo suficiente las comisiones que cobran las AFP.

¿Cuál es la evaluación general que hacen del sistema de pensiones chilenos?

-El sistema chileno está en concordancia con los mensajes principales de la OCDE. Primero es un sistema que combina un componente público, que es el Pilar Solidario, con un componente de capitalización, que es el sistema de AFP. Segundo, el sistema de cuentas individuales, conjuntamente con el australiano, es uno de los que cumple muchas de las recomendaciones de la OCDE, que están recogidas en la hoja de ruta para mejor el diseño de planes de contribuciones individuales. Todo eso no quita que el sistema chileno, como cualquier otro sistema de pensiones, se pueda mejorar.

¿Qué cambios consideran relevantes?

-Hay que contribuir más, porque con tasas de 10% es difícil alcanzar tasa de reemplazo que la gente espera. Lo segundo en función del aumento de la esperanza de vida, por consiguiente – como se dice en todos los países de la OCDE – hay que pasar más años ahorrando para financiar un número mayor de años en la jubilación.

También, como lo he recalcado, hay que extender y aumentar el pilar solidario, porque toda persona, en este caso todos los chilenos que llegan a la edad de jubilación tienen que estar protegidos por encima del nivel de la pobreza y cada país decide cuál es ese nivel. Lo otro es que las AFP, junto con el regulador y el gobierno, podrían hacer un poco más para reducir el costo del manejo de los activos.

Considerando esta lista de mejoras que consideran pertinentes ¿cómo evalúan la reforma propuesta por el gobierno?

– Puedo hacer un balance general, porque la propuesta se acaba de entregar al Congreso por lo que acabamos de recibirla. Obviamente, grosso modo, sabemos de qué se trata. Propone aumentar las contribuciones, por consiguiente la reforma va en línea con uno de los puntos que hay que mejorar en el sistema. También propone aumentar y extender el Pilar Solidario, por consiguiente en línea con lo que dice la OCDE. La propuesta también habla de ofrecer opciones para reducir los costos y manejar los activos de las AFP. De esta manera, en términos generales la reforma está en línea con lo que dice la OCDE. Obviamente, como siempre se dice, es en los detalles donde uno puede comenzar a tener divergencias y es eso lo que estamos comenzando a mirar.

¿Hay algún detalle que haya llamado la atención?

– Una cosa que nos ha llamado la atención es que la mejora del diseño de la licitación se está abordando, en la línea que nosotros sugeríamos. Sin embargo, hemos visto que hay muchas opciones, entonces no está claro cuál de las opciones aprobará el Congreso.

¿Puede ahondar en los problemas que observa en las licitaciones?

– Como vimos hace dos años una AFP puede entrar en la licitación ofreciendo un precio bajo y llevársela, pero como en las próximas licitaciones todas las compañías o AFP que concurren tienen que hacer una oferta de costo más baja que la última, se vuelve muy difícil si alguien entra con un precio por debajo de mercado. El hecho de exigir cada año un precio menor al anterior puede crear un problema de ruptura de mercado, es decir que nadie entre en la licitación, que es lo que ha ocurrido últimamente. Entendemos que eso se quiere corregir con la reforma, pero no queda claro en la propuesta es que se presentan tres opciones y no se sabe con cuál se quedará el Congreso.

En el capítulo de licitaciones de su último informe dicen que las AFP no se sienten presionadas para reducir sus tarifas. ¿Es por esta ruptura de mercado?

– Las licitaciones sí han producido una reducción de los costos. El problema es que los que ya están en una compañía no se cambian a la que es más barata. Hay una inercia, que es un problema de comportamiento. Entonces, lo que intentamos decir que la licitación está reduciendo los costos, pero no lo está haciendo todo lo que se podría si los individuos actuaran más racionalmente y se fueran a la compañía que está dando un costo más barato.

¿Cómo salir de esa inercia?

-Información y más información. Es la única forma.

¿De quién es la responsabilidad de dar esa información?

– Esa tarea le corresponde a las AFP, al gobierno, al regulador, a los organismos internacional y a la prensa; todos estamos en eso. Es un problema difícil de resolver porque hay que proveer información de manera sencilla y fácil, para que entiendan los individuos, y repetitivamente.

En Chile uno de los mayores problemas del sistema son las lagunas. Muchos individuos no cotizan y muchas empresas no cumplen con pagar la cotización de los trabajadores. ¿Cómo abordar esa realidad?

– Ese es un problema que tiene dos componentes que no tienen nada que ver con la pensiones, por consiguiente no puedo opinar públicamente al respecto. Es un problema del mercado del trabajo y de un problema del cumplimiento de la ley, por lo tanto, son problemas que oficialmente no puedo abordar.

¿El análisis de la OCDE se basa en el funcionamiento ideal del sistema más allá de lo que ocurra en el sistema laboral, pese a que esto incide en la cotización de los trabajadores?

– Sí tiene una incidencia en la cotización, eso no lo niego, pero es un problema del mercado del trabajo y que, por lo tanto, los expertos en eso tiene que dar su opinión. Yo no puedo, porque soy el encargado de pensiones.

Seguir leyendo