Pablo Granifo destaca la política monetaria independiente del Banco Central ante proceso de cambio constitucional

Pablo Granifo

“Las medidas tomadas por el BC son posibles en países con una inflación baja y estable, lo cual requiere necesariamente una política monetaria independiente como la de nuestro país”, afirmó.




El presidente del Banco de Chile, Pablo Granifo, valoró los resultados que la entidad obtuvo en el año de la pandemia, que permitieron tener una rentabilidad sobre capital y reservas de 13,1% en el marco de su carta a los accionistas en su memoria de 2020. Pero también aprovechó de destacar los fundamentos económicos del país de cara al proceso de cambio constitucional.

“Las medidas tomadas por el Banco Central son posibles en países con una inflación baja y estable, lo cual requiere necesariamente una política monetaria independiente como la de nuestro país. Esta situación debe llevarnos a valorar de especial manera los fundamentos que sostienen a nuestro país, ya que son ellos los que permiten una recuperación post pandemia y además proyectar el país hacia el largo plazo”, sostuvo el ejecutivo de confianza de Andrónico Luksic, miembro de la familia controladora -junto con Citi- del banco.

Y puso esta situación en perspectiva en un año especialmente cambiante. “Hoy más que nunca debemos tener estos elementos presentes, especialmente en el proceso de cambios constitucionales que se ha iniciado y que se extenderá al menos hasta 2022. Este camino representará un tremendo desafío para nuestra sociedad, sobre todo en cuanto a la necesidad de conciliar expectativas, presiones políticas y una economía que requiere retomar su capacidad de crecimiento y generación de empleos”.

Ante esto hace un llamado a que prevalezcan las visiones técnicas y de largo plazo, con el fin de lograr cambios sostenibles. “Pese al tremendo desafío, tengo la confianza de que Chile estará a la altura y seguiremos siendo un referente regional e internacional”, concluyó.

La banca

Respecto de la industria financiera, advirtió por la calidad de la cartera crediticia. “Las cifras de 2020 estuvieron afectadas por condiciones transitorias, como las medidas de apoyo fiscal, los retiros de recursos de las AFP y los refinanciamientos de créditos, entre otras. Por lo tanto, las cifras de morosidad no representaron fidedignamente el real deterioro subyacente de la economía”.

Es por eso que hubo un aumento relevante en provisiones adicionales de la industria en 2020, “anticipando potenciales deterioros durante el año en curso”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.