Qué pasó cuando se redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas: no hubo destrucción de empleo

Trabajadores-Aceite-de-Oliva-21

Un estudio del economista Rafael Sánchez -actual Coordinador Laboral del Ministerio de Hacienda- muestra que en el período de implementación de esa rebaja (que se concretó en 2005) no hubo impacto en los trabajadores ya contratados. Con todo, afirma que hoy el escenario es distinto, por automatización e inmigración.




El proyecto de la diputada Camila Vallejo, que rebaja la jornada laboral de 45 a 40 horas ha generado un fuerte debate, respecto de los efectos que una medida de este tipo podría tener.

Sin embargo, esta no es la primera vez que se discute una rebaja en la jornada laboral y, a pesar de que son contextos laborales y económicos distintos, es relevante ver lo que pasó la última ocasión que hubo un recorte de este tipo.

En septiembre de 2001, el Congreso aprobó una reforma laboral que, entre otras cosas, redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas semanales. Esta medida entró en vigencia en enero de 2005, es decir, hace más de 14 años.

El doctor en Economía de la Universidad de Warwick, Rafael Sánchez, publicó en 2013 un paper sobre los efectos en el empleo de esta medida. La investigación, titulada "Do reductions of standard hours affect employment transitions?: Evidence from Chile", se publicó en la revista europea Labour Economics cuando Sánchez trabajaba en la Dirección de Presupuestos (Dipres) y en la Universidad Adolfo Ibáñez. Hoy, el economista es el Coordinador Laboral del Ministerio de Hacienda.

En primer lugar, el paper no encontró que las firmas tuvieran un comportamiento de anticipación a la nueva normativa, por ejemplo, bajando salarios. Esto, a pesar de que la entrada en vigencia de la medida se conocía con años de anticipación.

Además, se detectó que la reducción de horas trabajadas no tuvo un efecto significativo en el empleo, aunque impulsó las remuneraciones por hora. "Encontramos que los individuos afectados por la reducción de horas trabajan menos horas y reciben mayores salarios por hora", sostiene el documento.

Matices

El autor del estudio, señala a PULSO que "el paper muestra que existiría un salario por hora mayor, pero esto no implica necesariamente mejores condiciones para los trabajadores, puesto que podría haber ocurrido ajustes en otros ámbitos que no son abordados en el paper. Por ejemplo: que las nuevas contrataciones hubieran partido con salarios más bajos o reajustes salariales menores a los que habrían sido en ausencia de la baja de jornada".

Asimismo, afirma que el contexto del mercado laboral de inicios de los 2000 es distinto al actual, el que "está bajo la presión de dos fenómenos que hace 15 años no estaban presentes: la gran llegada de migrantes -cerca de un millón en solo cuatro años- y la automatización de muchos empleos, cuya consecuencia aún no es posible cuantificar".

"El paper se centra en estudiar los efectos en la destrucción del empleo y, por lo tanto, lo único que se puede inferir es que para ese período no hubo efectos en la destrucción de empleos en aquellos trabajadores que estaban empleados en 2001", dice Sánchez.

El gobierno ha sido contrario al proyecto de ley actual que rebaja la jornada a 40 horas semanales, porque asegura que tiene impacto en el mercado laboral. Por el contrario, ha puesto el acento en su propia reforma laboral, que incorpora más flexibilización y que genera un régimen de 180 horas mensuales.

En ese sentido, Sánchez afirma que "cuando se discute una política laboral, uno de los peores errores que se comete es asumir que el mercado del trabajo es homogéneo, cuando en realidad existen diversas realidades de empresas y trabajadores. Por lo tanto, una rebaja homogénea (sin flexibilidad) y forzada de horas de trabajo, podría ser perjudicial para muchos trabajadores y empresas. En este sentido, el proyecto del gobierno da cuenta de esa diversidad".

Comenta