Gobierno anunció plan de hasta US$11.750 millones con foco en salud, empleo, ingresos laborales y pymes

El Presidente Piñera informó, entre otras medidas, un proyecto de ley para proteger los ingresos laborales de los trabajadores que no pueden hacer teletrabajo. Además, habrá flexibilidad en temas tributarios.




Luego de varios días de análisis, este jueves finalmente el gobierno entregó su plan económico para hacer frente a la crisis causada por el coronavirus en Chile.

En una ceremonia encabezada por el Presidente Sebastián Piñera, se realizó el anuncio del inédito plan, que involucra recursos por hasta US$11.750 millones, equivalentes al 4,7% del PIB anual de Chile.

“Hoy anunciamos un nuevo plan de fortalecimiento de nuestra economía frente a la crisis del coronavirus, el que va a fortalecer la capacidad de enfrentar las necesidades sanitarias, económicas, sociales que la pandemia del coronavirus está significando y que probablemente va a agravarse hacia el futuro”, indicó Piñera.

Además, agregó que “es un plan robusto frente a circunstancias muy complejas, y estos recursos van a permitir financiar muchos gastos que necesitamos para proteger la salud y la vida de nuestros compatriotas, van a permitir obtener recursos para facilitar la creación de empleos, proteger los empleos existentes, completar los ingresos y apoyar a las pymes, y también recursos para que los municipios puedan cumplir la labor social que les corresponde”.

En tanto, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, subrayó que “la primera prioridad es atender la emergencia sanitaria, pero también tenemos una urgencia en el plano económico, y en esta materia nuestro objetivo es evitar que un shock temporal como el Covid-19 tenga efectos adversos que sean de carácter permanente sobre el empleo y las pymes”.

Medidas

Reforzar el Presupuesto del Sistema de Salud. El presupuesto de Salud Pública será suplementado con el 2% constitucional para atender los gastos que se deriven de la emergencia sanitaria. Esta cifra es cercana a los US$1.400 millones. El gobierno puntualizó que esta cifra se suma al fondo especial anunciado el fin de semana.

Ingresos familiares. Las medidas propuestas para proteger los ingresos de los hogares son las siguiente: (a) un proyecto de ley de protección a los ingresos laborales, el cual permitirá la suspensión temporal de las funciones de los trabajadores que no puedan realizar teletrabajo, así como el pago de sus remuneraciones por parte de su empleador. En estos casos, se mantendrá el vínculo contractual y todos los derechos laborales correspondientes, pero el trabajador pasará a recibir ingresos desde el seguro de cesantía de acuerdo a las reglas del mismo bajo criterios más flexibles de elegibilidad. El empleador mantendrá la obligación de pagar las cotizaciones previsionales y de salud del trabajador. El Fisco enterará hasta US$2.000 millones para garantizar la sostenibilidad del fondo de cesantía solidario. (b) Se puso discusión inmediata al proyecto de protección al empleo que permite la reducción de la jornada laboral, compensando la disminución de la remuneración con recursos del fondo de cesantía solidario. (c) Para los trabajadores informales se impulsará un bono equivalente al bono de Subsidio Único Familiar (SUF), lo que considera recursos por US$130 millones. (d) Se creará un fondo solidario de US$ 100 millones para atender emergencias sociales derivadas de las caÍdas de ventas del microcomercio local.

Además, para la protección del empleo. Respecto de este punto, el gobierno dividió los anuncios: medidas tributarias y otras de liquidez, de corte más administrativo:

Medidas tributarias: anunció (a) la suspensión de los pagos provisionales mensuales (PPM) del impuesto a la renta de empresas por los próximos 3 meses. Esta medida permitirá a 700 mil empresas disponer de más recursos en su flujo de caja (compromete recursos por hasta US$2.400 millones). (b) Postergación del pago del IVA de los próximos 3 meses para todas las empresas con ventas menores a 350 mil UF, posibilitando su pago en 6 o 12 cuotas mensuales a tasa de interés real 0%, dependiendo de su tamaño. Esto inyectará liquidez por hasta US$1.500 millones a 240.000 empresas. (c) Anticipación a abril la devolución de impuesto a la renta a las pymes con ventas de hasta 75.000 UF anuales (involucra US$770 millones). (d) Postergación hasta julio de 2020 del pago de impuesto a la renta de las pymes de acuerdo con lo que declaren en la operación renta. Esto les significará liberación de recursos en caja por US$ 600 millones. (e) Postergación pago de contribuciones de abril para empresas con ventas inferiores a 350 mil UF y para personas con propiedades con avalúo fiscal inferior a $133 millones. La contribución postergada será pagada en tres cuotas, junto con las siguientes tres cuotas de contribución, con una tasa de interés real 0% (involucra recursos por US$ 670 millones). (f) Reducción transitoria del impuesto de timbre y estampillas a 0% para todas las operaciones de crédito durante los próximos seis meses (costo fiscal de hasta US$420 millones).

(g) Medidas de alivio para el tratamiento de deudas tributarias con la TesorerÍa General de la República focalizadas en las pymes y personas de menores ingresos y, además, flexibilidad para celebrar convenios de pago de deuda tributarias con la Tesorería, sin intereses, ni multas. Todos los gastos de las empresas asociados a enfrentar la contingencia sanitaria serán aceptados como gasto tributario y se otorgarán mayores flexibilidades en los plazos para presentar declaraciones juradas asociadas a la operación renta de este año.

Otras medidas de liquidez anunciadas. El gobierno informó que se acelerarán los pagos a provedores del Estado. Así, a principios de abril se pagarán al contado todas las facturas emitidas al Estado que estén pendientes de pago, lo que generará una liquidez inmediata por unos US$1.000 millones. Además, se indicó que toda factura que se emita en adelante al Estado será pagada antes de 30 días (US$500 millones mensuales). Además, se informó una nueva capitalización a BancoEstado por US$500 millones, recursos que se destinarán principalmente a otorgar financiamiento a las personas y las pymes, incrementando la capacidad crediticia del banco en unos US$4.400 millones.

Comenta