Posplebiscito: Rechazo a nueva Constitución inyecta mayor optimismo a inversionistas y altos patrimonios, pero se mantiene cautela por reformas

Panorámicas de Santiago Foto: Andres Perez 22 Abril 2022 Vistas Santiago, Ciudad, Edificios, Departamentos, Skyline, barrio financiero, panoramicas, Sanhattan, Providencia, Las Condes. Foto: Andres Perez

El resultado del plebiscito del 4 de septiembre pasado fue un “respiro” para muchos contribuyentes que planeaban cambiar de domicilio o seguir sacando capitales del país. Sin embargo, expertos creen que el resultado de la reforma tributaria aún es un factor de incertidumbre que afecta el ánimo de los inversionistas y frena un cambio más profundo en las expectativas.


La mañana del 5 de septiembre pasado una sensación de alivio y un discreto optimismo se instaló en el mercado financiero local. El holgado rechazo a la nueva Constitución de la noche anterior, si bien alejó los temores más profundos de los inversionistas y altos patrimonios del país sobre el futuro de la economía chilena, no pudo contener del todo las dudas sobre el rumbo que tomarán las reformas y el manejo del clima social y político que tendrá el gobierno en el resto de su administración.

Desde la segunda vuelta presidencial en adelante y tras evidenciarse la compleja ruta tomada por la Convención Constitucional durante los primeros seis meses de este año, las consultas de profesionales y altos patrimonios sobre los requisitos para cambiar de domicilio tributario hacia otros países y las decisiones de sacar los capitales al exterior se multiplicaron. De hecho, el último Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del Banco Central reveló una salida de capitales anualizada por US$ 19.200 millones asociada a hogares y empresas a marzo de este año, lo que graficaba la fuerte incertidumbre que reinaba entonces entre los inversionistas locales. Paralelamente, con Gabriel Boric en La Moneda, se conocían señales de los principales ejes de una ambiciosa reforma tributaria que pretendía a inicios del gobierno recaudar más del 4% del PIB y prometía castigar con fuerza la renta y el patrimonio de los contribuyentes de altos ingresos.

“Un grupo importante de contribuyentes estaba esperando el resultado del plebiscito de salida para tomar la decisión de irse de Chile y redomiciliarse en un país que pudiere darle más garantías para desarrollar sus negocios (...) Antes del plebiscito, el redomiciliarse era urgente. Todos los días se recibían llamadas y preguntas, y había gente ya haciendo gestiones. Después del resultado del plebiscito, empezó a bajar la presión a la espera de cómo evoluciona todo”, reconoce la abogada y asesora de empresas y grandes contribuyentes, Soledad Recabarren.

Del optimismo a la cautela

En el sector empresarial el abrumador triunfo del Rechazo hace tres semanas inyectó un cambio en las expectativas.

“La percepción desde el sector empresarial es positiva, porque lo que se demostró en la elección del día 4 de septiembre revela la sensatez y sabiduría del pueblo chileno en términos de que no va a permitir extremos de ninguna naturaleza. Eso da estabilidad, porque también genera un cambio en el eje político del gobierno y de su programa. Se rechazó una mala propuesta y lo que se quiere es una reforma que sea razonable y estable”, afirma el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, quien considera como marginal los intentos de algunos contribuyentes de salir de Chile en los meses anteriores al plebiscito.

Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

“Muchos de los capitales que salieron de Chile no son permanentes. Los capitales permanentes están invertidos en tierra, en fábricas, en galpones, en industrias, en supermercados, en minimarkets, en almacenes y nunca se han ido”, sostiene tajante el dirigente de la mayor multigremial empresarial del país.

En base a los equilibrios políticos que actualmente hay en el Congreso, Sutil proyecta que tanto las reformas que lleva adelante el gobierno, como los intentos de tener una nueva Constitución, estarán marcados por la moderación, el equilibrio y sin los ánimos refundacionales vistos antes del plebiscito.

Más cauto, Hugo Hurtado, socio líder de Tax & Legal y BPS de Deloitte, estima que luego del referéndum reciente existe un renovado optimismo en el mercado.

“Hemos notado mayor optimismo y menor preocupación respecto de nuestros clientes de altos patrimonios. Ellos esperan que el gobierno acuse recibo del amplio apoyo que recibió la opción que triunfó democráticamente el pasado 4 de septiembre y que esto se traduzca en reformas moderadas a nuestro sistema tributario”, afirma el abogado, quien asegura que el impuesto al patrimonio, la desintegración del sistema tributario y el impuesto a utilidades acumuladas contenidos en la reforma en curso, siguen siendo percibidos como “ideológicos” y deben ser revisados.

“(Hoy) se siguen evaluando opciones, pero no se han gatillado muchas salidas de capitales. Hay expectación respecto al enfoque que tomará el gobierno respecto de una nueva Constitución y a reformas estructurales de pensiones, tributarias, educación y salud. Algunos clientes han manifestado que no tienen problemas en pagar más impuestos a las rentas (sí al patrimonio) y si el gobierno toma un camino más moderado, apoyarían esos cambios manteniendo su domicilio en Chile”, añade el experto tributario y asesor de grandes contribuyentes.

Más escéptico, Nicolás Alegría, socio líder de Impuestos de Grant Thornton, precisa que no ha disminuido el interés por sacar capitales de Chile o cambiar domicilio tributario luego del plebiscito, debido a la incertidumbre que provocan la serie de cambios tributarios que lleva adelante el gobierno. Sin embargo, reconoce que el resultado del referéndum de septiembre generó plazos más flexibles en la toma de decisiones de los grandes contribuyentes, a la espera de mayores certezas en materia tributaria.

“Si bien el Rechazo podría haber entregado una sensación de mayor calma o estabilidad a los inversionistas y personas de alto patrimonio, creemos que la discusión del proyecto de reforma tributaria y, particularmente, la poca claridad en las indicaciones que podría incorporar el Ejecutivo al proyecto original, aún no han permitido generar ese efecto en los contribuyentes, pues aun no se ve una real estabilidad legal y económica en Chile”, reclama el experto de Grant Thornton, quien espera que las indicaciones a la reforma tributaria puedan incentivar la alicaída inversión en el país.

En lo que fue interpretado como una señal de flexibilidad, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, anunció la semana siguiente al plebiscito un paquete de 27 indicaciones a la reforma tributaria que se tramita en el Congreso, en áreas como incentivos a la inversión, agenda antielusión y evasión, sistema de impuesto a la renta, régimen para pymes e impuesto al patrimonio, las que ingresarían esta semana que viene al Congreso.

Seguridad y atractivo

Si bien la abogada Soledad Recabarren afirma que las empresas y los contribuyentes están a la espera de evaluar cuál será la nueva carga tributaria que deberán pagar luego de la reforma, explica que la decisión de buscar nuevos destinos también estuvo y está influida por factores como la seguridad.

“Hay dos factores importantes en la toma de decisiones. Está todo el tema de la seguridad (delincuencia) y tranquilidad familiar para desarrollar los negocios, lo que se moderó mucho con el triunfo del Rechazo. A su vez, les importa mucho saber cuánto pagarán finalmente en impuestos y evitar que estos sean expropiatorios”, añade Recabarren, quien reconoce que los altos patrimonios siguen muy preocupados por los efectos de la delincuencia en el país.

“Están atentos a la carga tributaria a la que quedarían sometidos en Chile, ya que muchas empresas con el impuesto a las utilidades retenidas quedaban con una carga cercana al 65% de su resultado, a lo que hay que sumarle el 22% de impuesto al retiro de utilidades (...) siguen interesados en ver cómo evoluciona la reforma tributaria, pero ya no con la urgencia que tenían antes de la votación de la propuesta de Constitución”, detalla la abogada.

Desde el mundo de las grandes operaciones financieras y empresariales, las lógicas tienden a tomar en cuenta muchos factores a la hora de decidir sus nuevos destinos, apunta Cristián Tapia, socio de Deal Advisory de KPMG en Chile. Reconoce que antes del 4 de septiembre muchos inversionistas y empresas se tomaron una pausa en decisiones clave para su futuro.

“Para los inversionistas los procesos de análisis y la toma de decisiones consideran cuatro, cinco o seis elementos. El triunfo del Rechazo fue un botón verde que probablemente representa una mayor claridad en el análisis sobre Chile. Sin embargo, quedan otros factores que se tienen que resolver y que pueden afectar la inversión (...) De todas formas, es muy probable que si hubiera ganado el Apruebo muchas de las transacciones que se estaban esperando no se hubieran hecho”, sostiene el experto de KPMG.

Coincide en que los focos de los inversionistas hoy están centrados en el resultado final de la reforma tributaria y, específicamente, en el royalty a la gran minería para el caso de las empresas de este sector.

Con todo, cree que Chile mantiene hoy fortalezas que lo hacen atractivo frente a otros mercados y que van más allá de esta coyuntura económica y política.

“En el país todavía hay fundamentales que lo hacen atractivo. Sigue existiendo interés en Chile, aunque con cautela. Sin embargo, esa cautela no te frena ni te limita. Las decisiones se están tomando”, concluye Cristián Tapia, de KPMG.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.