Ricardo Senerman, presidente de Inmobiliaria Sencorp: “Este momento crítico pasará y volveremos a la normalidad”

El presidente del Grupo Sencorp, Ricardo Senerman, empresa que desarrolla proyectos residenciales y de oficinas, es optimista. Cree que una vez superada la emergencia, la demanda, que hoy se ha visto afectada, retornará a niveles normales. Por ello, dice que no está dentro de sus planes, frenar proyectos. Eso sí, dice que probablemente tendrán retrasos en las entregas.




El presidente del Grupo Sencorp, Ricardo Senerman, empresa que desarrolla proyectos residenciales y de oficinas, es optimista. Cree que una vez superada la emergencia, la demanda, que hoy se ha visto afectada, retornará a niveles normales. Por ello, dice que no está dentro de sus planes, frenar proyectos. Eso sí, dice que probablemente tendrán retrasos en las entregas.

¿Cómo esperan que se comporte la demanda cuando todo esto pase?

—La demanda está fuertemente disminuida y en el corto plazo habrá un impacto en las ventas, pero, una vez superado este momento, creemos que se retomará el normal funcionamiento del sector. Lo importante, es ser capaces de encontrar nuevas soluciones y hoy, de cuidar la salud de las personas.

¿Qué impacto tendrá esta crisis para ustedes como empresa?

—Queremos verlo de manera positiva. Esta crisis nos puede ayudar a repensar algunas cosas. Las oficinas seguirán existiendo y no se acabarán, pero, habrá que innovar con buen diseño para desarrollar proyectos de oficinas para el futuro. La innovación para el sector residencial, especialmente en lo que a espacios comunes se refiere, será aún más necesaria.

¿Cómo evolucionarán los precios hacia adelante?

—Es difícil de determinar, habrá que trabajar con todos los actores, sin embargo, ya veníamos con márgenes estrechos y no vemos mucho espacio para reducción de precios.

¿En qué situación se encuentran los proyectos que actualmente estaban en obras?

—Primero, determinamos que asegurar a nuestros colaboradores era esencial, por eso, todas las personas de más de 60 años y con enfermedades crónicas, no estén hoy en obras. Además, hicimos cambios en los horarios, en los equipos de trabajo y disminuimos la cantidad de reuniones. Implementamos teletrabajo, aprovechando la tecnología que la compañía había implementado.

¿Prevén retrasos en las entregas? Y de ser así, ¿qué pueden hacer con el cliente?

—Lo más probable es que sí, tendremos retrasos. El estallido social y la crisis sanitaria (coronavirus) afectan, por ejemplo, el transporte y la provisión de materiales, elementos fundamentales para nuestro negocio. Sin embargo, quiero destacar el nivel de compromiso que hemos visto en todas las personas que hoy siguen trabajando, no sólo nuestros colaboradores, sino que de toda la industria. Es importante, para minimizar los retrasos, que el sector público agilice los trámites y también trabaje en modo colaboración.

¿Frenarán los proyectos que esperaban iniciar prontamente?

—Este momento crítico pasará y retomaremos la normalidad. Nuestros proyectos son de mediano y largo plazo, con etapas de entre 24 y más de 60 meses, por lo que frenar proyectos no está dentro de nuestros planes. Estamos optimistas, colaborando, siguiendo adelante con el trabajo y esforzándonos por cuidar los empleos.

¿Cuál es el plan de inversión que tienen previstos para los próximos años? ¿Se han replanteado inversiones?

—A comienzos del año pasado anunciamos un plan de inversión muy importante en alianza inmobiliaria con Metlife Chile Seguros de Vida e Inversiones Muni, para desarrollar proyectos en conjunto que proyectan ventas cercanas a los US$700 millones. Además, habíamos comenzado con Sura proyectos de oficinas. Estos y otros planes de negocio, donde tenemos socios estratégicos, como bancos y fondos de inversión, seguirán adelante como parte fundamental de nuestra visión de negocio.

Las medidas anunciadas por el gobierno para ayudar a la economía, ¿son suficientes?

—Creemos que las medidas van en la dirección correcta, porque cuidan a las personas y sus empleos. Si se llevan adelante con orden y responsabilidad, además de un espíritu colaborativo, donde existan acuerdos sectoriales, público–privados y transversales políticamente, podremos salir adelante.

Comenta