Salario mínimo: subsidio para mipymes será de $22 mil fijo por trabajador y decreciente para empresas medianas

El ministro de Economía, Nicolás Grau, aclaró que el mecanismo acordado se ingresará en el mismo proyecto del salario mínimo. Si bien la mayoría de los gremios representantes de las empresas de menor tamaño firmaron el acuerdo, la Multigremial y la Federación de Empresas de Turismo (Fedetur) se restaron.


El gobierno y los representantes de las micro, pequeñas y medianas empresas llegaron a un acuerdo en la fórmula y el monto del subsidio que se les entregará para hacer frente al alza del salario mínimo que, a agosto, llegará a $400 mil brutos.

Esto pese a que en los días previos la relación no fue de las mejores, puesto que los representantes de las pymes criticaron la exclusión de las negociaciones y que el Ejecutivo se centrara en conversar con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Por eso la intención de la jornada de este miércoles era lograr zanjar un entendimiento. Y así fue, pero el proceso de no fue fácil y la reunión, que comenzó cerca de las 13 horas, se extendió más allá de lo esperado, terminando pasadas las 17:30 horas.

Según lo explicado por el ministro de Economía, Nicolás Grau, y quién encabezó la cita en su cartera, el monto subsidiado será de $22 mil fijos por trabajador para todas las empresas micro y pequeñas. Luego, para las medianas, comenzará a decrecer según su tamaño. Así, las pymes deberán hacerse cargo de $28 mil del aumento de $50 que experimentará el salario mínimo, es decir, del 56%.

Dicho subsidio se mantendrá en tal valor hasta diciembre de 2022, en la medida que el salario mínimo sea de $400 mil. Ahora, si se gatilla el alza automática en enero a $410 mil, el subsidio se elevará a $32 mil. El plazo de vigencia del subsidio será hasta abril de 2023, fecha en que se debe volver a negociar el salario mínimo.

El monto que será entregado tendrá como universo inicial los trabajadores que tenían las empresas en los meses previos a mayo 2022 y que ganaban el salario mínimo. Grau aclaró que el mecanismo acordado para el subsidio a las pymes se ingresará en el mismo proyecto del salario mínimo.

Esta fórmula acordada es una modificación a la propuesta original del Ejecutivo, la cual consistía en que el subsidio sería variable mes a mes y que el monto exacto se fijaría en base a la inflación de cada mes. Así, la empresa cubriría el IPC, y el resto el fisco con el subsidio. Además, durante la jornada de negociación, de acuerdo a varios de los presentes, Economía presentó una primera cifra de $16 mil fijos como subsidio, la que no fue aceptada por las pymes, por lo que el gobierno realizó la nueva oferta de los $22 mil.

Hasta antes de este anunció el costo fiscal de esta medida era de US$44 millones. Si bien Grau no entregó la cifra nueva, sí anticipó que ahora será mayor a ese monto.

El ministro destacó que “este es un acuerdo que tiene una importancia histórica. Cuando se conversa con quienes están a cargo de emprendimientos, con quienes están ahí, mejora la política pública. El hecho de tener un gobierno que escucha y que tiene participación social y que escucha a los gremios, no es un asunto cosmético. Y sabemos que esto no se acaba acá: este es un punto de partida de una forma de hacer gobierno en que se colegisla, se codiseñan las políticas públicas en conjunto con los actores relevantes del sector”.

Sin embargo, si bien la idea era que el acuerdo fuera unánime, esto no se logró ya que la Federación de Empresas de Turismo (Fedetur) y la Multigremial Nacional no lo firmaron. En contrapartida, los que sí firmaron fueron la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech); Unión Nacional de Organizaciones Gremiales de Micro, Pequeña, Mediana Empresa y Empresarios; Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de Chile, (Unapyme); la Confederación Gremial Nacional Unida de la Mediana, Pequeña, Micro Industria, Servicios y Artesanado de Chile, (Conupia); Confederación Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Chile (Conapyme); Asexma; la Cámara Regional de Comercio de Valparaíso; Mipymes AG; Aneet Chile y Convergencia Nacional de Gremios Pyme y Cooperativas de Chile.

Desde las pymes, la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), valoró el acuerdo porque “llevamos dos años y algo más en una crisis económica derivada de la pandemia y de la crisis social. Para nosotros es muy importante que los trabajadores vayan mejorando su remuneración y sin duda, este subsidio es una ayuda importante en los próximos 12 meses”, dijo Marcos Rivas, su presidente.

Entre los críticos estuvo el presidente de la Multigremial, Juan Pablo Swett, quien señaló que “no estuvimos de acuerdo con la propuesta del ministro Grau, ya que el compromiso era que las pymes se hacían cargo de la inflación 2022 y el gobierno del aumento real del salario mínimo, con la fórmula las mipymes pondrán “$28 mil y el Estado sólo $22 mil”.

Con respecto, a la transitoriedad, añadió que “creemos que el subsidio debe prolongarse por mucho más tiempo que un año, porque si no en abril de 2023 las mipymes tendrán un aumento mucho más fuerte del salario mínimo del que no podrán hacerse cargo”.

Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta Ejecutiva de Fedetur, sostuvo que “no podemos entrar a discutir un aumento de salario mínimo cuando todavía nos falta recuperar más de 105 mil empleos y no hemos vuelto a la normalidad”.

Gabriel Vergara, CEO de Smart CFO, empresa que asesora a pymes en temas financieros, administrativos y tributarios, aseveró que “es fundamental el subsidio de $22 mil por trabajador que hoy anunció el gobierno. Los emprendedores han sido profundamente golpeados por los últimos años de pandemia”.

Y desde el sector político, el senador José García Ruminot (RN) añadió que “en un contexto de gran incertidumbre el acuerdo de reajuste de ingreso mínimo es una buena noticia, sin perjuicio de analizar los alcances con mayor precisión durante la discusión legislativa”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.