Transbank explica a sus accionistas el complejo escenario tras salida de Santander

Por estos días la compañía se ha estado juntando con los 12 bancos que conforman su propiedad. El mensaje ha sido que la tasa de intercambio fijada por las marcas de las tarjetas podría ser superior al que cobra la sociedad de apoyo al giro en algunos casos.


Meses llevan analizando los accionistas de Transbank el escenario que a partir del próximo año vivirá la compañía. La decisión de Santander era conocida en la industria, y los efectos que ella podría generar siguen siendo analizados.

Santander, el segundo mayor accionista de la sociedad de apoyo al giro, envió una carta el pasado 27 de septiembre notificando que no renovaría el contrato de adquirencia firmado en 1997, lo que se hará efectivo a partir del próximo año. Justamente en marzo próximo, el banco de capitales españoles debía firmar la renovación, pero el plazo para detallar su decisión vencía el 30 de septiembre.

Actualmente, Transbank actúa como operador y adquiriente, es decir, procesa las operaciones y a la vez afilia a los comercios para que estos acepten las tarjetas de los bancos a través de sus puntos de venta, o POS, por lo que cobran una comisión, o merchant discount.

Al no renovar el contrato, para Santander empezarán a regir automáticamente las tasas de intercambio establecidas por Mastercard y Visa, las cuales en algunos casos podrían ser superiores a las que hoy están implícitas en el merchant discount, o comisión que Transbank cobra a los comercios.

Eso significaría que el banco de capitales españoles podría salir a negociar uno a uno con las grandes empresas buscando beneficios para sus tarjetahabientes y cubrir ese mayor costo, abriendo más aún la competencia con sus pares, los que podrían a su vez tratar de mejorar esas ofertas.

Aunque para eso primero deberían revocar el contrato de adquirencia a Transbank. Es decir, un efecto en cadena.

Justamente dichas consecuencias son las que durante estos días ejecutivos de Transbank han salido a explicar a sus doce accionistas. De hecho, el domingo en PULSO el gerente general de la firma, Alejandro Herrera, señaló que “si se liberaran los precios y los bancos nos revocaran el mandato, hay más posibilidades de que los precios suban”.

En las reuniones se ha planteado que si las tasas de intercambio (cobradas por Mastercard, por ejemplo) son muy cercanas al merchant discount, que hoy está fijado por el acuerdo firmado con el TDLC, podría significar que el adquirente no pueda cubrir sus costos operacionales, llevando a las redes de adquirencia a buscar subir las comisiones.

Según el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC), hoy cerca del 90% de los comercios afiliados a la firma pagan prácticamente el merchant discount máximo para tarjetas de crédito. Y en la industria, varios reconocen que sólo los grandes comercios pagan por debajo de la comisión promedio.

De hecho, el mismo Javier Etcheberry, presidente de Multicacaja, ha señalado en varias entrevistas que las tasas de intercambio fijadas les impide competir con Transbank en las grandes cadenas, pues la firma de propiedad de los bancos cobra menos que dicha tasa.

Otro escenario, es que se busque renegociar las tasas de intercambio con las marcas.

El costo

Al interior de los bancos los análisis continúan, y una de las primeras conclusiones es la pérdida de valor de la firma. Hoy su patrimonio alcanza a los $67.281 millones, el que está compuesto por capital más utilidades retenidas. Ese debiera ser su valor libro, aunque en el mercado explican que su valor comercial, tras la salida de Santander, será muy distinto al que tendría con el banco adentro.

2019 era visto por los bancos accionistas como el año en que Transbank cambiaría, pues se conocía la decisión de Santander. Pero la real preocupación es si el banco de capitales españoles podría generar una reacción en cadena, donde los grandes bancos buscarían salir de la red de adquirencia, poniendo en juego su viabilidad como negocio.

Lo que si tienen claro, es que tras la implementación del switch de Visa (el de Mastercard ya está funcionando) la competencia será más completa. Y en 2019 también se podría pasar débito por los POS de Multicaja.

Seguir leyendo