8 mil millones de humanos: ¿qué tan diferente sería el mundo si los neandertales siguieran vivos?

Recreación hiperrealista del rostro de un neandertal en un museo de Croacia. Foto: Reuters

Las cosas también podrían haber sido diferentes si los entornos no hubieran generado tantos déficits repentinos, como fuertes declives en plantas y animales, en muchas ocasiones.


En términos evolutivos, la población humana se ha disparado en segundos. La noticia de que ahora ha alcanzado los 8 mil millones parece inexplicable cuando piensas en nuestra historia.

Durante el 99% del último millón de años de nuestra existencia, las personas rara vez se encontraban con otros humanos. Solo había alrededor de 10.000 neandertales viviendo en un momento dado. Hoy en día, hay alrededor de 800.000 personas en el mismo espacio que ocupó un neandertal. Además, dado que los humanos viven en grupos sociales, el siguiente grupo de neandertales más cercano probablemente estaba a más de 100 km de distancia. Encontrar un compañero fuera de su propia familia fue un desafío.

Los neandertales estaban más inclinados a permanecer en sus grupos familiares y eran más cautelosos con las personas nuevas. Si hubieran superado a nuestra propia especie (Homo sapiens), la densidad de población probablemente sería mucho menor. Es difícil imaginarlos construyendo ciudades, por ejemplo, dado que estaban genéticamente dispuestos a ser menos amigables con aquellos más allá de su familia inmediata.

Las razones de nuestro espectacular crecimiento demográfico pueden estar en los primeros días del Homo sapiens, hace más de 100.000 años. Las diferencias genéticas y anatómicas entre nosotros y especies extintas como los neandertales nos hicieron más similares a las especies animales domesticadas. Grandes rebaños de vacas, por ejemplo, pueden tolerar mejor el estrés de vivir juntas en un espacio pequeño que sus ancestros salvajes que vivían en pequeños grupos, separados entre sí. Estas diferencias genéticas cambiaron nuestras actitudes hacia las personas fuera de nuestro propio grupo. Nos volvimos más tolerantes.

Como los Homo sapiens tenían más probabilidades de interactuar con grupos fuera de su familia, crearon un grupo genético más diverso que redujo los problemas de salud. Los neandertales de El Sidrón en España mostraron 17 deformidades genéticas en solo 13 personas, por ejemplo. Tales mutaciones eran virtualmente inexistentes en poblaciones posteriores de nuestra propia especie.

Recreación de cera de un neandertal en el Museum Mettmann. Foto: Reuters

Pero las poblaciones más grandes también aumentan la propagación de enfermedades. Los neandertales podrían haber vivido vidas más cortas que los humanos modernos, pero su relativo aislamiento los habrá protegido de las enfermedades infecciosas que a veces acabaron con poblaciones enteras de Homo sapiens.

Poner más comida en la mesa

Nuestra especie también puede haber tenido tasas de reproducción entre un 10% y un 20% más rápidas que las especies humanas anteriores. Pero tener más bebés solo aumenta la población si hay suficientes alimentos para que coman.

Nuestra inclinación genética por la amistad se formó hace unos 200.000 años. A partir de este momento, hay evidencia arqueológica de las materias primas para hacer herramientas que se mueven por el paisaje de manera más amplia.

Desde hace 100.000 años, creamos redes a lo largo de las cuales podían propagarse nuevos tipos de armas de caza y joyas, como cuentas de concha. Las ideas se compartieron ampliamente y hubo agregaciones estacionales donde el Homo sapiens se reunía para rituales y socializar. La gente tenía amigos de los que depender en diferentes grupos cuando les faltaba comida.

Y es posible que también hayamos necesitado más contacto emocional y nuevos tipos de relaciones fuera de nuestros mundos sociales humanos. En un mundo alternativo donde prosperaron los neandertales, es menos probable que los humanos hayan fomentado las relaciones con los animales a través de la domesticación.

Cambios dramáticos en el entorno

Las cosas también podrían haber sido diferentes si los entornos no hubieran generado tantos déficits repentinos, como fuertes declives en plantas y animales, en muchas ocasiones. Si no fuera por estos cambios fortuitos, los neandertales podrían haber sobrevivido.

Compartir recursos e ideas entre grupos permitió a las personas vivir más eficientemente de la tierra, distribuyendo tecnologías más efectivas y dándose comida en tiempos de crisis. Esta fue probablemente una de las razones principales por las que nuestra especie prosperó cuando el clima cambió mientras otros morían. Los homo sapiens se adaptaron mejor a condiciones climáticas variables y riesgosas. Esto se debe en parte a que nuestra especie podría depender de las redes en tiempos de crisis.

Durante el apogeo de la última edad de hielo hace unos 20.000 años, las temperaturas en toda Europa eran de 8 a 10 ℃ grados más bajas que en la actualidad, y las de Alemania se parecían más al norte de Siberia ahora. La mayor parte del norte de Europa estuvo cubierta de hielo durante seis a nueve meses al año.

Las conexiones sociales proporcionaron los medios a través de los cuales los inventos podían propagarse entre grupos para ayudarnos a adaptarnos. Estos incluían lanzadores para hacer que la caza sea más eficiente, agujas finas para hacer ropa ajustada y mantener a las personas más calientes, almacenamiento de alimentos y caza con lobos domesticados. Como resultado, más personas sobrevivieron a la rueda de la fortuna de la naturaleza.

Los homo sapiens generalmente tenían cuidado de no consumir en exceso recursos como ciervos o peces, y probablemente eran más conscientes de sus ciclos de vida que las especies humanas mucho más antiguas. Por ejemplo, las personas en la Columbia Británica, Canadá, solo capturaban machos cuando pescaban salmón.

En algunos casos, sin embargo, estos ciclos de vida eran difíciles de ver. Durante la última glaciación, se extinguieron animales como los mamuts, que vagaban por enormes territorios invisibles para los grupos humanos. Hay más de cien representaciones de mamuts en Rouffignac en Francia que datan del momento de su desaparición, lo que sugiere que las personas lamentaron esta pérdida. Pero es más probable que los mamuts hubieran sobrevivido si no hubiera sido por el surgimiento del Homo sapiens , porque habría habido menos neandertales para cazarlos.

Demasiado inteligente para nuestro propio bien

Nuestro gusto por la compañía del otro y la forma en que pasar tiempo juntos fomenta nuestra creatividad fue lo que hizo a nuestra especie. Pero tuvo un precio.

Cuanta más tecnología desarrolla la humanidad, más daña el planeta el uso que hacemos de ella. La agricultura intensiva está drenando nuestros suelos de nutrientes, la sobrepesca está destrozando los mares y los gases de efecto invernadero que liberamos cuando producimos los productos de los que ahora dependemos están provocando un clima extremo. La sobreexplotación no era inevitable, pero nuestra especie fue la primera en hacerlo.

Podemos esperar que la evidencia visual de la destrucción en nuestro mundo natural cambie nuestras actitudes con el tiempo. Hemos cambiado rápidamente cuando lo necesitábamos a lo largo de nuestra historia. Después de todo, no existe el planeta B. Pero si los neandertales hubieran sobrevivido en lugar de nosotros, nunca hubiéramos necesitado uno.

*Penny Spikins, profesora de Arqueología y Origen Humano, U. de York

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.